martes, 24 de abril de 2018

De Aiete a Kanbo

Medios de comunicación y redes sociales han dado a conocer que la localidad de Kanbo ha sido elegida para que ahí se escenifique la culminación del comoponente de la desmovilización del proceso de DDR de la organización antifascista vasca ETA.

En Gara se ha publicado este artículo con información complementaria:


El próximo 4 de mayo la villa Arnaga de Kanbo será el escenario de un encuentro internacional que, a casi siete años de la Declaración de Aiete, está llamado a ser «un hito primordial» en la resolución del conflicto en Euskal Herria, según destacaron, ayer en Baiona, representantes del Grupo Internacional de Contacto, Bake Bidea y Foro Social.

Maite Ubiria Beaumont

Desde más de una hora antes de la cita fijada por el Grupo Internacional de Contacto, Bake Bidea y Foro Social, las inmediaciones del Hotel Le Bayonne de la capital labortana eran, ayer tarde, el punto de encuentro para un número inusitado de medios de comunicación.

Cámaras de televisión, equipos de grabación de imagen y sonido, y periodistas esperaban el inicio de una comparecencia que despertó una enorme expectación, en parte alimentada por las informaciones aparecidas en distintos medios en relación a la próxima comunicación por parte de ETA de las conclusiones del debate interno destinado a sellar su trayectoria.

A esa hora, algunos de los protagonistas de la comparecencia como el miembro del Grupo Internacional de Contacto, Raymond Kendall, el representante del Foro Social, Agus Hernan, la presidenta de Bake Bidea, Anaiz Funosas, el alcalde de Hiriburu y uno de los vicepresidentes de la Mancomunidad Vasca, Alain Iriart, y François Xavier Menous, este último en representación del diputado MoDem-LREM, Vincent Bru, se encontraban ya en una dependencia del hotel. Un poco más tarde se incorporaron a la reunión el primer vicepresidente de la Mancomunidad Vasca y alcalde socialista de Hendaia, Kotte Ecenarro, y finalmente llegó el presidente de la primera entidad institucional de Ipar Euskal Herria, Jean-René Etchegaray.

Con unos minutos de retraso todos ellos comparecieron ante un panel en el que se desvelaba el motivo de la convocatoria. Enmarcado aparecía el título en inglés del evento que tendrá lugar el 4 de mayo en la localidad labortana de Kanbo, y en un lateral su versión en euskara, francés y castellano. El Encuentro Internacional para avanzar en la Resolución del Conflicto en Euskal Herria se desarrollará en uno de los edificios más emblemáticas de la localidad balnearia, la villa Arnaga, que puede ser visitada como museo.

De Donostia a Kanbo

Dos electos que integraron la delegación de Ipar Euskal Herria en la Conferencia de Aiete, Jean-René Etchegaray y Kotte Ecenarro, fueron los primeros en tomar la palabra en un acto en cuyo inicio se advirtió al centenar de periodistas que se agolpaban en la sala de que no habría turno de preguntas tras las declaraciones, en euskara, francés y castellano de los intervinientes en la rueda de prensa.

El presidente de la Mancomunidad Vasca remarcó que, desde octubre de 2011, electos de distinto horizonte político han tratado de «mantener viva la llama de la esperanza» despertada por la Conferencia de Aiete y, de la mano de la sociedad vasca, han emplazado a los estados, para sumarse a «la búsqueda de una paz justa y duradera».

El alcalde baionarra destacó que, primero los acontecimientos de Luhuso, en diciembre de 2016, y luego el 8 de abril de 2017 en Baiona, «nos confirmaron en nuestra convicción de que el paso dado en Aiete iba en la buena dirección» tras lo que concluyó mostrando su confianza en los pasos a venir, «algunos de ellos en fechas próximas».

El alcalde de Hendaia, Kotte Ecenarro, le sucedió en el atril para glosar las dificultades que se han vivido desde Aiete y hasta hoy y también para volver la vista atrás sobre los sufrimientos del pasado, que, según remarcó, se trata de superar para dejar un mejor legado «a las nuevas generaciones».

El siguiente en tomar la palabra fue Raymond Kendall, miembro de primera hora del Grupo Internacional de Contacto (GIC) y en cuyo currículo figura, como él mismo se encargó de apostillar a Anaiz Funosas, el haber estado al frente de la Interpol «durante quince años».

Fue al veterano experto internacional al que le tocó enunciar, en francés, la declaración que luego leyeron, la propia Funosas, en euskara, y Agustín Hernan, en castellano. De su boca se escuchó, por primera vez, el anuncio oficial de la convocatoria del evento del 4 de mayo en Kanbo, el cual, según anticipan sus organizadores, será «un acontecimiento primordial para el avance del proceso hacia una paz definitiva».

Recordó Raymond Kendall que en 2011 impulsaron la Conferencia de Aiete, desde la confianza en que «era posible alcanzar una paz justa y duradera en el último conflicto armado de Europa».

«Desde entonces, la paz en Euskal Herria ha avanzado», leyó Kendall, para remarcar que «el pueblo vasco, la sociedad civil, los partidos políticos, las instituciones locales y regionales, todos ellos han demostrado liderazgo y han tratado de superar los obstáculos y dificultades para avanzar en su objetivo».

El miembro del Grupo Internacional de Contacto evitó detenerse en exceso en los obstáculos encontrados en este tiempo, principalmente de la parte de los estados, y prefirió, en cambio, elogiar «la capacidad de liderazgo» que, a su entender, ha demostrado «la sociedad vasca y sus representantes».

En ese mismo tono, en la declaración se afirma que «no ha sido fácil, no es fácil, pero los vascos han demostrado una clara determinación de avanzar en su propósito de alcanzar una paz justa y duradera».

Pasos cercanos

Tras remarcar en todo momento la referencia de Aiete y recordar como otro de los hitos relevantes del proceso de resolución en curso la jornada de desarme vivida hace un año en Baiona, los impulsores de la declaración, aun sin dar mayores detalles al respecto, se mostraron seguros de que «veremos más avances en un futuro próximo».

Desde esa confianza y «con la misma determinación con que hemos trabajado desde Aiete», en palabras de Funosas, llamaron a marcar la fecha del 4 de mayo en Kanbo, por entender que « hay condiciones para nuevos pasos relevantes que pueden contribuir a avanzar en nuestro último objetivo».

Por ello, de forma solemne, cursaron invitación pública a todas las organizaciones civiles y políticas vascas, así como a las instituciones del país, a tomar parte en el acto que se desarrollará en la villa Arnaga de la ciudad balnearia labortana, «con el propósito de establecer un nuevo jalón en el camino hacia una paz definitiva».

Electos llevaron la llama de Aiete y la mantendrán viva en Arnaga

De manera previa a la lectura de la declaración que sirve de carta de invitación al Encuentro Internacional para avanzar en la Resolución del Conflicto en Euskal Herria, Anaiz Funosas, presidenta de Bake Bidea, rindió elogio al papel jugado por los electos de Ipar Euskal Herria desde la Conferencia de Aiete. De ese compromiso partió, según explicó en su posterior intervención Jean-René Etchegaray, el respaldo por unanimidad que otorgó al proceso la Mancomunidad Vasca, desde el momento mismo de su nacimiento.

En un momento en que lo que está juego, según se subrayó al final de la comparecencia de ayer, es «renovar el compromiso con el logro de la paz en Euskal Herria», los electos, más allá de su color político, volverán a tener un lugar destacado en el encuentro previsto en Kanbo.

Si, tomando las palabras de Jean-René Etchegaray, a los electos de Ipar Euskal Herria les tocó «portar la llama de la esperanza» que prendió con la Conferencia de Aiete, de la que en octubre se cumplirán siete años, a los electos de Iparralde corresponderá también portar esa llama, ahora hasta la villa Arnaga, en Kanbo.

De hecho, algunos de esos electos harán doblete ya que, habiendo ya asistido a la conferencia de 2011, el 4 de mayo ejercerán de padrinos de un nuevo encuentro internacional que, por calendario, se sitúa en la recta definitiva hacia un nuevo ciclo político, derivado de la inminencia de la decisión de ETA, organización a la que, por cierto, los organizadores del nuevo encuentro internacional no se refirieron nominalmente en ningún momento de la comparecencia celebrada en Baiona.

En la presentación ante los medios de ese encuentro, se abogó por mantener hasta el final una «actitud de discreción», que se respaldó con el anuncio de que no habría declaraciones ni tampoco entrevistas ni al final del acto de ayer ni en los días que distan hasta la celebración del que en algunos medios se presenta como «Aiete II», dado el calado que se atribuye al evento.

No hubo detalles ni sobre el formato de la reunión ni sobre los invitados de relevancia que asistirán a la jornada. Sin embargo, sí se aportó una lista en la que figuran los electos de Ipar Euskal Herria que apadrinan la reunión en Arnaga. Además de Etchegaray, Iriart y Ecenarro, presentes en la comparecencia de ayer, en esa lista de apoyos al encuentro figuran Max Brisson, electo miarriztarra y senador de Les Républicains, Frédérique Espagnac, electa en Pau y senadora (PS), Florence Lasserre-David, electa en Angelu y diputada centrista (MoDem) adscrita a la mayoría de la République en Marche (LREM) , y Vincent Bru, exalcalde de la localidad que acogerá el evento y actualmente diputado centrista (MoDem) adscrito también a la mayoría del presidente francés, Emmanuel Macron.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario