domingo, 17 de noviembre de 2019

La Exhumación de Albert Rivera

Durante sus trece años en la política Albert Rivera hizo todo lo que consideró era necesario para hacer valer esa idea de España con ñ mayúscula.

Suponemos que tanto Juan Carlos I como Felipe VI le estarán agradecidos por los servicios prestados en su particular cruzada en contra de catalanes y vascos.

Pero por ahora, es necesario exhumarlo. Y donde lo vuelvan a inhumar, que lo cubran con las baldosas de Bilbo.

Las razones nos la da este artículo de El Nacional:


Nicolas Tomás

En la calle Alcalá de Madrid ya hacía tiempo que había ruido de sables. No eran pocas las voces que veían en el traslado de Inés Arrimadas a Madrid la voluntad de "matar al padre". Faltaba determinar el momento oportuno, un grave error, para decapitar al todopoderoso líder. Al final no ha hecho falta nada de todo eso. Hace una semana las urnas enviaron a Ciudadanos a la marginalidad política. Hoy Albert Rivera ya es un cadáver político, de quien ya casi nadie se recuerda, y Arrimadas parece ser la escogida para intentar reflotar un barco que se hunde como el Titanic. La orquesta, sin embargo, ha dejado de tocar.

La de Albert Rivera es la historia de un suicidio político. Tuvo en la mano una última oportunidad: poder conformar una mayoría de 180 diputados con Pedro Sánchez. La desperdició: optó por mantenerle el cordón sanitario que no le había puesto a la extrema derecha. Ha acabado pagando las consecuencias. Ya durante la precampaña electoral, el pánico reinaba en la dirección del partido, que tenían unos trackings internos pésimos. Empezaron la campaña aspirando a conservar una treintena. Pero ni siquiera eso. Las mismas encuestas de los grandes medios que año y medio atrás le situaban como primera bastante ahora le hundían en la irrelevancia. Había dejado de ser útil para el sistema, que ahora le ha dado la estocada. Lejos quedan las palabras del presidente del Banco Sabadell reclamando "una especie de Podemos de derechas".

Sus planes pasaban por emular la hazaña de Emmanuel Macron en Francia, pero se ha acabado pareciendo más al UPyD de Rosa Díez. Su apuesta por aliarse con la extrema derecha antes que con la socialdemocracia, que le ha costado el reproche del mismo partido de Macron, tiene parte de la explicación. Rivera intentaba vender que su partido era de "centro liberal", pero la realidad era otra. Según Sigma Dos, de los tres millones y medio votantes que ha perdido en estas elecciones, casi un millón se ha ido al PP y casi 400.000 a Vox. Sólo 200.000 optaron por el PSOE. Su votante no era de centro, porque el discurso del partido tampoco lo era

Quizás la idea de algunos intelectuales fundadores del partido era otra, pero Ciudadanos ha acabado siendo el gran precursor del españolismo. Ya nació así. Desde que tenía tres diputados en el Grupo Mixto del Parlament en 2006 hasta que consiguió 57 en el Congreso de los Diputados el pasado abril, Albert Rivera ha labrado una trayectoria política a base de catalanofobia. El procés fue su gran aliado para dar el salto a la política española, un viaje que llevó a su partido a atizar la crispación en pueblos como Altsasu o el Amer de Carles Puigdemont. Siempre ha preferido ser el pirómano antes que el bombero. La política de tierra quemada ha sido su estrategia hasta que la extrema derecha franquista que ha alimentado se la ha comido.

Por el camino ha construido un proyecto político basado en el caudillismo, que no sabe qué hacer con su marcha. Cuando este abogado que trabajaba en La Caixa fue escogido para llevar las riendas de la formación era más bien un parche para salir del paso. Pero, con el paso de los años, ha construido una organización política que giraba en torno a su figura. Ha eliminado toda disidencia interna, algunos marchándose por su propio pie y otros siendo apartados. El pasado julio llegó a ampliar la ejecutiva en 10 miembros, donde colocó a muchos perfiles afines y "leales", como los acabados de fichar Edmundo Bal y Marcos de Quinto. Cuando este lunes anunció que dimitía, directamente se disolvió la ejecutiva. Todo se sustentaba en su hiperliderazgo.

Los principios ideológicos, más allá de la cruzada contra el nacionalismo catalán y vasco, también han sido lo de menos; lo ha fiado todo a conseguir cuotas de poder. Una misma comunidad autónoma, la de Andalucía, la ha llegado a gobernar tanto con el PSOE como con el PP y el apoyo de Vox. Ha llegado a defender el no al aborto y todo lo contrario. Ha pasado de criticar el concierto económico a pactar una coalición con los foralistas de UPN y retirar la referencia a Navarra de su programa electoral.

En su primer cartel electoral, en 2006, ya lo advertía, pero han tenido que pasar trece años para descubrir que el Rey iba desnudo. Todo ha durado hasta que los mismos poderes que le hicieron soñar con ser presidente de España le han dejado caer. En la tierra que le vio crecer ha pasado de ganar las elecciones el 21-D a ser la octava el 10-N, por detrás del PP, la CUP y Vox.





°

sábado, 16 de noviembre de 2019

Egaña | Manzanas y Palomo

Desde el muro de Iñaki Egaña en Facebook traemos a ustedes este texto en el que queda bien claro el tema de la utilización de la tortura como pieza fundamental en la estrategia de terrorismo de estado implementado por Madrid en Euskal Herria:

Manzanas y Palomo
Iñaki Egaña

Hay una frivolización de la tortura, como si fuera un delito menor, alejado de los grandes crímenes y entendible en situaciones enconadas. Hay una banalización que la encuadra en un delito ajeno a la marcha democrática y la etiqueta como si se tratara de una excepción que confirma la regla de la inmaculada concepción.

Hay un manto sobre la tortura porque para que la misma se haya prolongado sistemáticamente durante tantas décadas, ha hecho falta la coparticipación, el apoyo explícito o implícito, de decenas de actores paralelos, desde agentes políticos a medios periodísticos. El secretario general de Amnesty Internacional señaló hace unos años que cuando un Gobierno permite su uso, “nadie está a salvo”. Muchos han sido los torturadores y quienes les han jaleado.

Y hoy, siglo XXI, con una supuesta profundización en el ejercicio de los derechos humanos, con esa pulcritud que nos lleva a afirmar que la ética forma parte de la ecuación política, la cuestión de la tortura sigue siendo una asignatura pendiente. Alguna institución, como el Gobierno de Gasteiz, ha realizado un informe, de gran valor simbólico sin duda, pero sin visos de continuidad. Con el agravante de que las terribles conclusiones de ese informe elaborado por el IVAC no van a tener consecuencias.

Es más, seguimos observando que conocidos torturadores siguen teniendo reconocimiento y apoyo corporativo, tanto desde instituciones españolas como vascas. Dos ejemplos para ilustrar la afirmación. El primero el de Melitón Manzanas, muerto por ETA en 1968. En 2001, 33 años después de su muerte, el Gobierno español le concedió una condecoración a título póstumo, la medalla al Mérito Civil. Esta condecoración fue considerada indigna por sus víctimas que alimentaron una asociación con el objeto de denunciar públicamente el premio.

De Melitón Manzanas no hay mucho que describir. Pero tiene mucha carga simbólica el que su nombre se haya estampado en la sede gubernamental donostiarra (comisaría de policía) a modo de homenaje, donde precisamente ejercía su labor. En los meses simultáneos a su muerte, Mertxe Antxeta, Javier Escalada, José Mari Quesada, Vicente Lertxundi y Antonio Goñi fallecieron a consecuencia de torturas. Cuatro de ellos en Donostia, donde por cierto no existe placa o referencia a cualquiera de ellos.

Pero sí, en cambio, una placa en honor del subinspector Antonio Palomo Pérez, también muerto en atentado como Manzanas, esta vez en 1976. Una placa que ha generado debate por tratarse de un atentado preconstitucional, amnistiado, de la época franquista y que ahora ha sido recuperado por la alcaldía donostiarra generando un enfado notorio entre las víctimas precisamente de la dictadura.

Antonio Palomo acompañaba en escolta a Juan María Araluce Villar. Su nombre aparece en diversos informes sobre la tortura conservados en el Archivo de los Benedictinos de Lazkao. Sé de buena tinta que alguna de sus víctimas ha escrito al alcalde donostiarra indignada por el tratamiento honorifico recibido por el comisario. Como en el caso de Araluce Villar, por comparación. Por mostrar una falsa equidistancia. No ha recibido respuesta alguna.

Hemos llegado a un punto donde la época franquista se equipara con la posterior. Y eso es un escándalo de gran magnitud, porque se hace el juego precisamente al franquismo, y por extensión a sus sucesores. En cierta ocasión, reunido con responsables gubernamentales autonómicos, les comenté que era sencillo ponerse de acuerdo en una lectura histórica, contextual y memorialística hasta 1978. Pequé de ingenuidad, porque tampoco esa sencilla lectura común es posible. Por la sencilla razón que incluso esos años son utilizados para enfrentar los proyectos revolucionarios de entonces, incluidos los de la izquierda abertzale, con el presente y el futuro político.

¿Se imaginan que los torturadores de Lauaxeta, Aitzol o Zugazabeitia fueron homenajeados? Yo tampoco. Pero hay, sin embargo, un ejercicio inmoral. Si las víctimas de esos torturadores no tienen que ver con los partidos históricos prohibidos por el franquismo (me refiero al PNV, PSOE o PCE), la lectura es distinta. Cuando las víctimas fueron de LKI, ETA, CAA, EMK, EGI, ORT… parece como si sus derechos descendieran, como si su proyecto de revolución social les hiciera acreedores de desgracias, como si sus verdugos únicamente cumplieran su papel. Como me dijo en cierta ocasión un vecino franquista: “ellos se lo buscaron”.

Y así se están validando versiones inverosímiles, se están dando por buenos los oficios policiales, se banaliza la tortura, se ahonda en la impunidad histórica y se asea el pasado, es decir, la dictadura y la sistemática conculcación de derechos humanos. En esta banalización, hace poco tuve ocasión de leer el informe del Gobierno vasco sobre la desaparición en marzo de 1973 de tres agentes de aduanas gallegos en Donibane Lohizune (José Fouz, Jorge García y Fernando Quiroga).

La fuente única de este informe, plagado de mentiras, era un famoso periodista llamado Alfredo Semprún que en las décadas de 1960 y 1970, fabulaba sus crónicas sobre Euskal Herria como si se encontrara en “El corazón de las tinieblas”. La credibilidad de Semprún, para el PNV de 1970 era cero. Al parecer, para el equipo de Jonan Fernández de 2019, es máxima. Y ese cambio, del blanco al negro, tiene como razón la reflexión anterior. Toda vale para denostar al adversario político, aunque provenga del enemigo político.

El uso permanente y continuado del pasado para atizar al adversario político (realizado por PNV, PSOE y PP) está creando este tipo de aberraciones. Y, al parecer, aún no hemos tocado fondo. Hay, evidentemente, muchas responsabilidades a repartir, muchos huecos que cubrir en la investigación. Pero hay otra serie de verdades que están asentadas hace tiempo: la tortura ha sido sistemática, los torturadores son la antítesis de la democracia y el franquismo fue una dictadura. Esas son las primeras tablas para medir el pasado.






°

El Athletic Enamora

Desde la página deportiva El Desmarque traemos a ustedes el comentario que Unai Ezenarro ha hecho de un reportaje muy particular:


Unai Ezenarro

El conocido diario inglés 'Financial Times' ha querido reflejar en sus páginas la singularidad del Athletic Club de Bilbao que con el tiempo debería ser reconocida en todas las esferas del planeta fútbol. "El Athletic ofrece una respuesta diferente. Está dirigido más por la fe que por la lógica", cuenta en sus líneas el periodista Murad Ahmed, que se trasladó a Bilbao y Lezama a ver in situ las cosas.

Con algún fallito en sus datos pero como no podía ser menos destaca que junto a FC Barcelona y Real Madrid nunca ha bajado de la máxima categoría, hoy LaLiga Santander, sus constantes apariciones en Europa o su reciente final con Marcelo Bielsa de la Europa League en 2012 ante el Atlético de Madrid.

Una idea única que sobrevive contra viento y marea. Explica que "lo han hecho produciendo constantemente algunos de los mejores jugadores de Europa. Como los casos recientes incluyen a Javi Martínez, del Bayern de Múnich, Aymeric Laporte del Manchester City y Ander Herrera del París Saint-Germain".

"Retener a jugadores como Iñaki Williams es primordial para el futuro del Athletic. El club se obliga a buscar y desarrollar futbolistas dentro de la población del País Vasco de tres millones, equivalente a que el Manchester United seleccione solo en el área del Gran Manchester", citan como ejemplo.

Y es que Iñaki Willaims, jugador muy seguido por la Premier League, les sirve de reclamo para sus lectores. "Félix conoció a su madre María, quien huyó de su natal Liberia debido a la guerra civil del país africano. La pareja emigró a España y, en 1994, Iñaki nació en Bilbao, donde heredó un derecho de nacimiento raro.

Durante más de un siglo, solo aquellos nacidos o criados en el País Vasco, compuestos por cuatro provincias en el noreste de España y tres en el suroeste de Francia, son elegibles para jugar en el Athletic. Es el único equipo del fútbol europeo de alto nivel que se limita a los jugadores locales

La regla, que se ha modificado con el tiempo para centrarse menos en los linajes vascos, está diseñada para mantener la identidad del equipo, no la composición racial", explican.

"El Athletic es un ciclo Sisifo de su propia creación"

"Dentro de limitaciones autoimpuestas, el Athletic siempre ha producido un equipo que puede defenderse contra los mejores conjuntos de España y de Europa. Sin embargo, la rueda deportiva sigue girando. El dinero está inundando las arcas de sus oponentes, de manera que hace que sea cada vez más difícil para el Athletic desafiarles".

Pero "de abajo hacia arriba, estamos haciendo todo bien y eso es algo que otros clubes no pueden comprar", les ha dicho Iñaki Williams. "Pueden tener otras cosas, pero no pueden comprar lo que tenemos", apunta el bilbaíno en un artículo en el que también se muestran declaraciones del presidente Aitor Elizegi, de Rafa Alkorta, Joseba Etxeberria o de Eli Ibarra.

El mantra de que el club es del pueblo vasco, por parte del pueblo vasco, para el pueblo vasco es atractivo. Convence a los jugadores de que el fútbol es más que un juego. Lleva a personas como Williams a rechazar el atractivo de los clubes más ricos. En cambio, busca la gloria para la región que aceptó a sus padres, para el club que desarrolló su talento y para los compañeros de equipo que ve como sus parientes.

"Al final de mi carrera quiero ser una leyenda como Iribar", dice Willy. “Creo que todos los que estamos aquí nos sentimos parte de algo. Sentimos que nos alcanza en un sentido importante, y nadie menosprecia a nadie. Esta es una familia. Creo que nuestros aficionados se dan cuenta de que el Athletic se trata de una familia, porque luchamos juntos como hermanos", resume el delantero.






°

No Perseguir la Realidad Cultural

Se han llevado un batacazo los pretorianos de Navarra Resta -UPN, PP y Ciudadanos- en lo que se refiere a su obsesión por borrar "todo lo vasco" en Nafarroa, hasta llegar al punto de pretender censurar libros.

Aquí lo que se nos reporta desde Noticias de Navarra:


PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E se niegan a perseguir los manuales que hablan de Euskal Herria como realidad cultural

A. I. R.

La mayoría del Parlamento de Navarra, la que forman PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E, se opuso ayer a derogar la orden foral 82/2016 con la que el Gobierno de Barkos, durante la legislatura pasada, borró del índice de “libros ilegales” -en palabras de Pedro González (Navarra Suma), promotor de la moción- la lista de manuales en euskera del modelo D que el último Gobierno de UPN sacó de la gratuidad y del circuito educativo por no respetar la realidad institucional de Navarra, al incluir mapas y referencias a Euskal Herria, entre otras.

Las fuerzas que suman 30 de 50 escaños rechazaron el primer punto de una moción presentada por la derecha, que sí que logró aprobar el segundo epígrafe, en el que Navarra Suma acusaba a la inspección educativa de no haber fiscalizado, durante la legislatura pasada, varios manuales del modelo D sobre los que ahora el Gobierno debe “comprobar si se adecuan al currículo navarro y a la realidad institucional de la Comunidad Foral”. El PSN presentó una enmienda in voce para intentar eliminar del segundo punto el reproche hacia la inspección educativa, pero Navarra Suma se opuso a la tramitación misma de la enmienda y el PSN terminó por abstenerse. 

En esencia, el principal argumento que empleó la mayoría parlamentaria para oponerse fue que Navarra Suma incurre en un doble rasero con los libros de texto: quiere fiscalizar cuántos hablan de Euskal Herria, por si ofrecieran una realidad institucional distorsionada, pero no se queja tanto de otros manuales que abundan en roles machistas o que, directamente, caen en formulaciones cercanas al racismo. González dijo que, por supuesto, Navarra Suma también está en contra de esos episodios, y de otros en los que a su juicio se aborda mal la historia del terrorismo en Navarra. Pero que simplemente piden en su moción que se cumpla la ley.

Chirrió un poco que González, ex alto cargo en Educación con UPN, insinuase -si se quiere, de lejos- que se empieza permitiendo mapas de Euskal Herria en libros de texto y se termina con el totalitarismo metido en la escuela. Citó hasta a Hannah Arendt, filósofa alemana represaliada por los nazis, en un recurso que afearon Jabi Arakama (Geroa Bai) y Bakartxo Ruiz (EH Bildu). Arakama lo vio “ventajista”, teniendo en cuenta que UPN propone una “censura apriorística” de textos pero deja pasar “textos machistas”, lo que a su juicio evidencia que la derecha quiere “prohibir los símbolos que no le gustan” aunque sean mapas climáticos o de uso del euskera, y que en la “persecución de derechos de las minorías” llevan incluso “ventaja a Vox”. 

Ruiz tildó de “comparación desafortunada” el recurso a Arendt, consideró que es un viejo tema sobre el que vuelve la derecha y señaló la paradoja de que Iribas ordenase la retirada de los libros mientras Wert proclamaba que “hay que españolizar a los alumnos”. Afeó que solo se pongan en entredicho unos temas y no otros y defendió un sistema “que no sea de censura”. Jorge Aguirre, del PSN, contextualizó la presencia de mapas de Euskal Herria normalmente vinculados a “referencias culturales”, y recomendó a Navarra Suma “ampliar miras”, al tiempo que les criticó que no sean “tan beligerantes contra otros discursos”. Mikel Buil (Podemos) apenas se pronunció para oponerse a la moción y Marisa de Simón (I-E) consideró que no compete a un partido determinar qué libros pueden usarse o no, sino a la inspección educativa que a diario “hace su trabajo con rigor”.






°

Criminalizan el Ospa Eguna

Bombas o votos.

Sin violencia todo es posible.

Ocho años después, nada de nada, todo atado y bien atado.

Que si los ongi etorriak, que si los Ospa Eguna.

No les importa el deseo de la sociedad vasca de vivir en paz, sin una presencia policial sofocante. Ellos a lo suyo, a darle continuidad a una anacrónica presencia colonial que controle a la población por conducto del miedo. 

Vuelven a cargar en contra de Altsasu, sí, esa localidad con siete jóvenes en la cárcel a cambio de un tobillo roto y una camisa blanca impoluta.

Aquí lo que nos reporta Naiz:


El juez de la Audiencia Nacional española Ismael Moreno ha enviado al juzgado de Altsasu la causa abierta contra el Ospa Eguna de este año al entender que puede haber un «delito de odio», castigado con entre uno y cuatro años de prisión. Descarta «enaltecimiento del terrorismo» o «humillación a las víctimas», como pretendía DyJ.

La asociación ultra Dignidad y Justicia (DyJ) solicitó a la Audiencia Nacional que prohibiera la celebración del Ospa Eguna de este año en Altsasu, celebrado el pasado 31 de agosto, una petición que contaba con el apoyo de la Fiscalía pero que el juez Ismael Moreno rechazó.

El juez, sin embargo, ordenó a las FSE que vigilaran el acto, por si se cometiera algún delito. Ahora, «del examen de las diligencias practicadas», ha concluido que podría haberse incurrido en un «delito de odio», por lo que ha remitido la causa al juzgado de Altsasu.

Moreno ha descartado que se produjeran delitos de «enaltecimiento del terrorismo» o «humillación a las víctimas», como pretendía DyJ.

En su resolución, el juez indica que Ospa Eguna se celebra con «comidas populares, bailes o pasacalles con notable participación popular pero siempre con una idea subyacente y un propósito claro, el de ir creando o alimentando un clima contrario y de rechazo a la Guardia Civil con el fin de que abandone el País Vasco y Navarra».

Refiere que durante el Ospa Eguna de agosto se colocaron pancartas y carteles en los que «se vertían severas injurias contra el citado Cuerpo y pancartas de grandes dimensiones», y en las que «se reproducían serigrafías de guardias civiles junto a los textos habituales de la campaña ‘Alde Hemendik’».

El juez reproduce en su auto el informe de la Guardia Civil sobre el Ospa Eguna en el que se señala que Ospa mugimendua se ha convertido en el principal motor del «incesante hostigamiento» a los miembros de la Guardia Civil, sus familiares y allegados, promoviendo y divulgando el odio, no solo a través de las redes sociales o internet, sino también mediante la constante aparición de pintadas, carteles, pancartas o pasquines en numerosas calles de la localidad», y que esas expresiones se «proyectan con más notoriedad si cabe ante la convocatoria del Ospa Eguna».






°

Firmas por el Referendum Vasco

La plataforma ciudadana Gure Esku Dago ha anunciado su nueva iniciativa en favor del derecho a decidir por parte de la ciudadanía de Hego Euskal Herria.

Aquí lo que nos informa Noticias de Gipuzkoa:


La plataforma aspira entre mayo y junio a la “mayor recogida de firmas de Euskal Herria”

J. Arretxe

Gure Esku anunció ayer que entre mayo y junio desarrollará una recogida masiva de firmas a favor de un referéndum que responda al “deseo mayoritario de ser soberanos y poder decidir sin restricciones”. Los portavoces de la plataforma, Amalur Alvarez y Josu Etxaburu, la dinámica busca, más allá de recoger firmas, celebrar actos y acciones porque es momento de “cohesionar la sociedad, construir redes y cooperar a través de la iniciativa ciudadana”.

“La mayoría social cree que el futuro político de cada comunidad debe estar en manos de sus ciudadanas y ciudadanos”, se mostraron convencidos Alvarez y Etxaburu, que expresaron su deseo de “ver esa amplía mayoría articulada”.

“La iniciativa tendrá como eje principal una recogida de firmas, con el objetivo de expresar que queremos decidir sobre nuestro futuro vía referéndum;y, para ello, realizaremos una fase de movilización que, en un principio, será de un mes, entre mayo y junio”, explicaron los portavoces en un encuentro informativo celebrado en Donostia. El objetivo es “llenar todo Euskal Herria, pueblo a pueblo, de actos y con ello recogeremos las firmas de los y las ciudadanas y así visibilizaremos todos los que somos”.

Los dirigentes de Gure Esku se mostraron “convencidos” de que esta iniciativa de la recogida de firmas se convertirá en “la mayor realizada en Euskal Herria”. “Son tiempos para trabajar poniendo el foco en Euskal Herria: cohesionar la sociedad, construir redes y cooperar a través de la iniciativa ciudadana”, explicaron, antes de añadir que “hoy, más que nunca, es el momento de aferrarnos a nuestras reivindicaciones”.

En su comparecencia, también reflexionaron sobre la situación en Catalunya, tras las sentencias por el caso del procés y tras unas elecciones generales que pueden derivar en un Gobierno conformado por el PSOE y Unidas Podemos. “La situación de España -la realidad del Congreso y del Senado-, no pueden marcar nuestro camino”, aseguraron, que para “ser dueñas de nuestro futuro debemos abrir paso a la voluntad ciudadana”, afirmación que sustentaron en el resultado del pasado 10-N.

“La situación en Catalunya es muy diferente: es urgente una salida política. La clave reside en respetar la voluntad del pueblo catalán, y darle salida mediante el diálogo político”, defendieron Alvarez y Etxaburu.

Nueva fase, mismo camino

Gure Esku Dago dio por cerrada la fase de las consultas con la celebrada en Donostia e Irun hace casi un año, el 18 de noviembre de 2018. En esa dinámica que se desarrolló en decenas de municipios durante los últimos años participaron de manera activa algo más de 218.000 ciudadanos vascos.

A partir de ahí, la plataforma entonces liderada por Angel Oiarbide y por Zelai Nikolas abordó un proceso de reflexión que derivó en el acto que celebró en el Palacio Euskalduna de Bilbao, donde además de presentar los nuevos ejes y el nuevo nombre -sin Dago-, también hizo pública la nueva dirección, encabezada por Alvarez y Etxaburu.






°

viernes, 15 de noviembre de 2019

El Régimen del '78 en La Habana

Felipe Borbón alias el VI se encuentra de visita oficial en Cuba.

Con el candor y desparpajo que le caracteriza -recordemos su alocución tras el 1-O- el nieto político del brutal dictador Francisco Franco Bahamonde ha tenido ha bien decirle a la delegación cubana que le recibió en La Habana que las cosas en la isla, en lo que se refiere a la democracia, no marchan del todo bien pero que él, magnánimo, les puede mostrar el camino.

Aquí nos lo cuenta Público:


Felipe VI, durante un discurso junto al presidente de Cuba, ha asegurado que los españoles "han vivido sus mejores años como un país plenamente democrático", sin hacer mención a su posición como monarca no votado por los españoles.

Los reyes se encuentran visitando Cuba, una visita un tanto precipitada e inoportuna. En esa visita, Felipe VI ha invitado al presidente de Cuba a "una cena de devolución" en el Palacio de los Capitanes Generales, donde ha dado lecciones de democracia, poniendo de ejemplo la Transición que lo perpetuó.

El rey Felipe VI ha declarado ante el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que los españoles han "aprendido" de la Constitución de 1978 y de la propia historia española que "es en democracia como mejor se representan y se defienden los Derechos Humanos, la libertad y la dignidad de las personas", sin hacer mención alguna a su posición y a como los españoles nunca le han legitimado.

La visita a Cuba había sido pospuesta por los monarcas en dos ocasiones por la situación política de Catalunya. Esta vez, el día después de las elecciones ha sido el elegido por la monarquía para viajar a Cuba y celebrar una visita calificada como "histórica", que también vuelve a ser inoportuna por la fácil politización que se ha hecho por parte de los partidos de derecha PP, C’s y Vox.

Los reyes han ofrecido "una cena de devolución" en Cuba

En concreto, este miércoles por la noche (durante la madrugada del jueves en España), los reyes han ofrecido lo denominado como "una cena de devolución" a Díaz-Canel y su esposa, Lis Cuesta en el Palacio de los Capitanes Generales. Allí, el rey ha expuesto la experiencia española "sobre la base del respeto" poder "acompañar" el "proceso de cambio en el que está inmersa Cuba".

Felipe VI ha asegurado que la experiencia de España parte "de una Constitución basada en el pacto, la negociación, e inspirada en el consenso y la reconciliación" y que en ese marco, "refrendado por el pueblo español en el ejercicio de su soberanía", los españoles "han vivido sus mejores años como un país plenamente democrático".

A pesar de haber mencionado constantemente a la Constitución de 1978 y a su implicación en la democracia española y por consiguiente en el derecho a decidir de los españoles sobre sus gobernantes, no ha mencionado el hecho de que la institución de la monarquía se ha consolidado en España sin la legitimación en las urnas de los propios españoles.

Por otro lado, en un discurso marcado por la relación entre España y Cuba, el rey ha comentado que "la evolución, la adaptación y el cambio son inevitables" y que "nada queda congelado en el tiempo y que quien se resiste a su paso pierde la oportunidad de colaborar en el diseño del futuro".

El CIS sigue sin preguntar por la monarquía

Abril de 2015 fue la última vez en la que el Centro de Investigaciones Sociológicas preguntó a los españoles sobre la monarquía y su valoración. El CIS obvia este tema y no realiza ninguna cuestión sobre la monarquía.

Los ciudadanos no tienen así la oportunidad ni de valorar la institución, ni a Felipe VI,  ni al resto de la familia real, por lo que aún se desconoce el grado de aceptación que tiene la casa real entre los españoles.






°

Subir la Guardia

Gara dedica su editorial a advertir a los habitantes de la CAV sobre el peligro de caer en la autocomplacencia en lo referente la oferta de opciones de derecha dentro del abanico político... no se pueden echar las campanas al vuelo, al final de cuentas el PP siempre sí ha logrado un diputado lo cual pone de manifiesto que todavía hay un porcentaje de la población que se deja llevar por la flauta de Hammelin de Madrid.

Aquí el texto:


El recuento final de las elecciones del domingo con el escrutinio del voto de los residentes ausentes ha terminado dando al PP un diputado que pierde el PNV. De este modo, los jeltzales se quedan como antes mientras que el PP consigue en Bizkaia a su único diputado en Vascongadas. Este cambio nos señala una realidad que había quedado oculta por el hecho de que las fuerzas de la derecha española no hubiera logrado representación en la CAV: la pervivencia de la ideología de ultraderecha. Y sin negar que Vox lleva esta al paroxismo, nadie en Euskal Herria piensa que PP y Cs sean de centro.

El oasis vasco que venden las instituciones es, también desde este punto de vista, una ficción. Este escaño ha aplacado cierta euforia contenida e incluso cierta superioridad moral que se había extendido en nuestra sociedad y que a medio plazo podía resultar bastante peligrosa, ya que solo conduce al autoengaño. Conviene no olvidar que de repetirse los resultados del domingo en la próximas elecciones autonómicas, Vox obtendría representación en la Cámara de Gasteiz. En este contexto, el profesor de la UPV-EHU Igor Ahedo señalaba en las redes sociales que la incertidumbre provocada por la crisis del modelo neoliberal da alas en todo el mundo, y también en Euskal Herria, a los discursos xenófobos, al machismo, al populismo punitivo y a la lógica de la «guerra entre pobres», elementos que se propagan a través de discursos y políticas mal enfocadas.

Por tanto, en ningún momento se puede bajar la guardia contra el fascismo. El tratamiento de algunos medios hacen de las ayudas sociales o las ocupaciones, o los intentos de algunos políticos de capitalizar ciertos acontecimientos han de ser sistemáticamente denunciados. Por otra parte, un tejido de relaciones sociales denso –el poderosos movimiento feminista vasco, por ejemplo, ha limitado mucho las reacciones machistas en nuestro país– y unas políticas públicas más justas son los mejores antídotos contra los miedos de los que se alimentan las fuerzas reaccionarias.






°

Egaña | El Runrún del Big Bang

Cosas de la vida, de la diplomacia y de lo políticamente correcto... resulta que el monarca borbónico franquista después de honrar a un independentista al que unos militares españoles le arrebataron la vida se puso a dar clases de democracia a los habitantes del país anfitrión.

Sí, el mismo monarca que el 3 de octubre de 2017 validó la brutal represión sufrida por el pueblo catalán dos días antes.

Particular monarquía.

Así que, para alimentar la reflexión, desde su perfil de Facebook traemos a ustedes este texto de Iñaki Egaña:


Iñaki Egaña

Hace ahora poco más de medio siglo, unos científicos descubrieron sorprendidos que una especie de eco les llegaba desde cualquier parte del universo. De día, de noche, apuntaran sus aparatados donde apuntaran. La Vía Láctea, nuestra Esne Bidea, había sido el origen de su investigación que resultó superada. No supieron interpretar el sonido continuado, el runrún permanente, lo que dio origen a multitud de teorías.

Hasta que la comunidad científica fue asentando y compartiendo sus conclusiones que se convirtieron en convicciones. El eco permanente era el vestigio de la formación del universo, de la explosión inicial, el Big Bang, que tuvo lugar hace nada menos que 13.800 millones de año. La detonación debió de ser de una magnitud colosal para que, aún hoy, podamos percibirla.

Mientras astrofísicos, astrónomos, y algún que otro filosofo despistado andaban dictando sus hipótesis, en la zona occidental del sur de Eurasia, en una población con un nombre tan fácil de memorizar como Burgos, un grupo de militares españoles disfrazados de jueces sentenciaban sobre la actuación de una cuadrilla de jóvenes vascos (tres mujeres y trece hombres) que, según fiscalía, “intentaban alterar, incluso por la fuerza y la revolución social, las estructuras sociológico políticas establecidas, implantando una nueva concepción de la vida”.

Aquel llamado Proceso de Burgos, del que asimismo ha pasado casi medio siglo, sentenció a cerca de 600 años de cárcel a los imputados y condenó a seis de ellos a nueve penas de muerte. Tres debían ser ejecutados por partida doble. La respuesta popular e internacional y el secuestro paralelo al juicio de un cónsul alemán en Donostia, hecho que forzó a negociar a Willy Brant, canciller alemán, con Franco dictador español, la clemencia con los condenados, aligeró las penas. Franco indultó a los condenados a muerte.

Aquella campaña supuestamente “antiespañola” tuvo diversas ramificaciones, entre ellas que la elite política española pidiera el boicot a los productos franceses, trasladando su apuesta a la masa ciudadana. Sin embargo, la principal cuestión que España manifestó hacia su interior y exportó hacia Europa era que el trato recibido no era de recibo. ¿Por qué? Porque España era un “estado de derecho”. Y en ello Franco tenía razón, España era un estado de derecho, con sus leyes, sus magistrados, sus policías, etc. ¿Democracia? También, aunque con el calificativo de “orgánica”.
Así que toda la defensa de la diplomacia española en Europa y todos los discursos del régimen a lo largo de España, en los actos de desagravio convocados entonces y que movilizaron a cientos de miles de personas, tuvieron como eje la cuestión citada del “estado de derecho”. La ley estaba para cumplirla.

Desde hace unos años, en esta ocasión sin unidades astronómicas de por medio, hombres y mujeres de un territorio también en el suroeste de ese gigantesco continente que es Eurasia, han reivindicado su derecho a decidir. Ese territorio, lo habrán adivinado, se llama Catalunya. Por respuesta han recibido todo tipo de oprobios, entre ellos el boicot a los productos elaborados entre sus límites, y la marcha de algunas empresas, enamoradas de aquella máxima felipista (Felipe II), de “el imperio donde no se pone el sol”.

La defensa argumental de Madrid, como en 1970, es que España es un estado de derecho. No se han atrevido a decir que sigue siendo un “estado de derecho ininterrumpido”, pero sospecho que lo piensan. Es cierto, nuevamente. España se ha dotado de unas leyes determinadas, severas o no, pero leyes a fin de cuentas. Salirse de ese estado de derecho “obliga” al castigo, a la prisión. En esta ocasión, la pena de muerte está abolida, por lo que los acusados catalanes no tuvieron que esperar el indulto o la presión del canciller alemán para evitar ser decapitados. Los tiempos cambian.

¿Cómo es posible que dos periodos supuestamente antagónicos –dictadura, democracia- susciten los mismos argumentos represivos? Porque por encima de sistemas, regímenes, o modelos políticos, hay una máxima inmutable desde que el papa Alejandro VI y la Casa Trastamara se confabulasen para crear ese reino que llaman España. Y perdonen la pésima redacción, pero el título es el original recogido por la Constitución española: “La indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”.

Y así, para desgracia de tantos pueblos que vieron en España el título de una gran prisión. Una propiedad de una monarquía que ni siquiera tuvo su origen en territorio peninsular y que, con la ayuda de una secta religiosa, hizo del expolio un derecho natural.

Desde aquel fraude monumental que llamaron “Reyes Católicos”, el runrún histórico del Big Bang tuvo otro sonido de acompañamiento, la nobleza de “ser español” que ha atiborrado a los receptores de ondas y que ha desconcertado a los investigadores de otras latitudes. El runrún español, de naturaleza incierta, de base golpista, de expansión universal, ha estado durante siglos en el ambiente que nos ha rodeado.

Una cacofonía sostenida, que nos helaba el cogote, que nos hacía temblar de terror en otros momentos. Que recorrió las cumbres andinas, los puertos caribeños, los corales oceánicos, las callejuelas de la Boca, los cerros orientales y los canales de Flandes. Pero que, por razones de lógica política, esos sonidos dejaron de transmitir su eco, su runrún, que primero se volvió intermitente y luego desapareció para siempre.

Aún subsiste, sin embargo, esa frase de la vigencia de “estado de derecho” acompañada de un murmullo permanente que se desliza por territorios peninsulares con la cadencia del eco trasero del Big Bang. Un martilleo que, como sucedió en los cerros orientales o en las canales de Flandes, ha comenzado a perder fuerza, a convertirse en intermitente. Nuestra esperanza, la mía al menos, es que desaparezca de una vez. Para quedarme únicamente con el eco del Big Bang. Con un runrún ya es suficiente.






°

jueves, 14 de noviembre de 2019

La Derecha Burguesa Vascongada

Certeros como acostumbran ser, los compañeros de Borroka Garia da! han publicado en la páguna de La Haine este análisis del panorama político en Hegoalde tras el 10N, enmendando las planas a ciertos merolicos.

Lean ustedes:


Borroka Garaia   

Antes de analizar cualquier coyuntura, habría que analizar la realidad y a dónde se dirige. No es que las elecciones no sean reales, sino que la realidad material, y las fuerzas dominantes que operan sobre ella son mucho más reales.

En el reino de españa, es decir, en el estado burgués español actual, que es el que fue diseñado por el franquismo, domina la oligarquía española en dependencia del bloque capitalista occidental y más a grandes rasgos del capitalismo global. Para decirlo en breve y en corto: todo lo que sucede al interior del estado español pasa por la intervención del capitalismo.

Puede resultar entrañable el pensar que votando en unas elecciones españolas estás decidiendo tu futuro e incluso tu gobierno , y doblemente entrañable si eres vasco o vasca. Pero tanto aquí como en casi cualquier otro lugar, las decisiones fundamentales y los recorridos los traza el poder económico que luego se diversifica en todos los frentes, desde el militar al cultural. Posteriormente serán los partidos los que gestionen esa realidad material ya acotada. Los partidos en el estado español , más que cumplir una función política, tendrían una función cultural representativa de los diferentes poderes reales. Esto cumple también una doble función al legitimar y generar consensos sociales para que el régimen español se autoreprodruzca. Al fin y al cabo, la graduación del consenso y la graduación represiva son las dos caras de la misma moneda que necesita la democracia burguesa española. Si una cara encuentra grietas, la otra se hace más visible y entra en acción.

Lo que ocurre es que este análisis general sin dejar de ser cierto, contiene otras subdivisiones sin las cuales no se pueden entender realidades concretas, como por ejemplo la de la nación vasca. En Hego Euskal Herria existe una oligarquía española (tanto interna como externa) en la que sus partidos representativos y de sus fracciones subsidiarias diferentes del capital son por ejemplo PSOE o PP pero eso no es toda la historia.

En la Euskal Herria occidental tras la invasión de las “provincias vascongadas” que elimina los últimos rastros del fuero es donde hace que se abra la puerta al “desarrollo” capitalista donde adquiere mayor dinamismo, y la sociedad comienza a diversificarse como sociedad burguesa (con la aparición de todo un conjunto de clases sociales propias, especialmente con el surgimiento del proletariado); frente al otro punto, Iruñea, que sigue dormitando en las estructuras de la sociedad tradicional. En uno emerge una burguesía (junto con sus capas subalternas burguesas) en el otro siguen dominando las capas terratenientes; en ambos, las clases dominantes son “españolas” (por interés), su proyecto político fraccional no discute el régimen de dominio, que el Estado (español) representa, se acomodan a él. En realidad, tanto la derecha de la CAV como de la CFN son un mismo ente, pese a que el recorrido histórico le haya hecho a una tomar un barniz “vasquista” y a la otra de “navarrismo” encuadrado en el españolismo. Si Iruñea hubiera sido donde hubiera emergido el capitalismo, probablemente tendríamos hoy a un UPN de barniz “vasquista” y a un PNV de barniz “vasquista-español”.

En cualquiera de los casos lo que se hace de vital importancia entender es que el “capitalismo vasco” independientemente de sus barnices identitarios, a parte de ser partícipe y beneficiario del conglomerado burgués español, tiene una entidad propia. Unos intereses propios: Concierto-Convenio, autonomía, UE y pertenencia al estado español. Esos factores son los que le aseguran su dominio y beneficio al interior de Hego Euskal Herria.

El fascismo no es un producto de “los fascistas” ni de los “partidos ultraderechistas”. Sino que es una graduación que en momentos determinados el capitalismo de estado necesita, siendo lo otro una consecuencia. Y en esto como en todo, hay que ir a las causas y la raíz, no quedarse como las vacas mirando al tren. Las causas están en el propio estado.

En Euskal Herria cuando el fascismo se expresa es por una razón; cuando necesita hacer un repaso para reventar a la clase trabajadora vasca y sus reivindicaciones populares. La segunda opción, que no se ha dado, sería cuando una fracción grande del capital necesita hacer algún ajuste y servirse de esa graduación represivo-fascista para equilibrar alguna lucha inter-burguesa. Lo que esto significa que partidos como VOX en nuestra realidad concreta actual no tienen espacio para existir no porque las vascas y vascos seamos los elegidos de Mari sino porque ya existe PNV o UPN así como el resto de la derecha hoy electoralmente hegemónica en toda Euskal Herria. O traducido; los grupos representativos del poder económico y sus intereses están ya representados y todos ellos salvaguardan los mismos objetivos: Concierto-Convenio, autonomía, UE y pertenencia al estado español. Desde el PP pasando por el PSOE y llegando hasta el PNV o UPN. Así de sencillo. Esto, aunque parezca paradójico en realidad también expresa la propia existencia de la nación vasca, y en este caso el de una burguesía cobarde que nunca se elevó a clase nacional. O dicho de otra forma, que la clase trabajadora vasca está subordinada al estado capitalista / fascista, y no hay peor idiota que el idiota político que no lo detecta en toda su extensión y encima es capaz desde la más absoluta autocomplacencia infundada de hablar de otras clases trabajadoras por encima del hombro o del Ebro.

Que en “Euskadi no hay derecha”, “Que en Euskal Herria no hay trifachito” son auténticas bombonas de oxígeno para la derecha y burguesía vasca y concretamente para la fracción más dominante, pues basa precisamente su dominación en la tracción de la clase trabajadora, ya que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Si el poder económico y todo lo que supone no quiere ni oír hablar de la autodeterminación, basar tus perspectivas autodeterminadoras en las fracciones de ese poder no es solo un callejón sin salida sino que va en camino contrario, es decir en el camino autonomista como defensa de la derecha y la burguesía local.

De hecho, el día que la clase trabajadora vasca se independice completamente de esa tracción, las cosas se pondrán serias de verdad por mucho que el fascismo aumente entonces que lo hará, entre otras cosas porque ese es el único factor en nuestra realidad concreta que no solo nos abrirá las puertas a la independencia sino también al socialismo teniendo la única forma que puede tener, la de la ruptura.






°

Absuelven a Aspiazu y a Arzalluz

Verlo para creerlo.

Lo que ustedes están por leer ha sucedido en muy pocas ocasiones en el estado español en lo que a la estrategia punitiva en la ZEN atañe.

Aquí lo que nos da a conocer Público:


La Audiencia también absuelve al etarra Asier Arzalluz del asesinato cometido el 7 de noviembre de 2001, al considerar que no hay pruebas suficientes para considerarles autores de los disparos.

La Audiencia Nacional ha absuelto al exjefe de ETA Garikoitz Aspiazu Rubina, alias Txeroki, y al también etarra Asier Arzalluz del asesinato del juez José María Lidón, cometido el 7 de noviembre de 2001, al considerar que no hay pruebas suficientes para considerarles autores de los disparos.

Los magistrados de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal entienden que en el juicio no se practicó "prueba suficiente" como para enervar la presunción de inocencia de los dos etarras. Para Txeroki, la Fiscalía pedía 30 años de cárcel, mientras que durante la vista oral retiró la acusación respecto a Arzalluz. La acusación popular, que ejercía la familia de la víctima, solicitaba 30 años para cada uno.

La absolución, explica el tribunal, es "consecuencia de la aplicación recta e imparcial" de la normativa contenida en la Constitución, el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y aunque no obvia que la víctima era un "compañero", pues era magistrado, esto no se puede ver empañado por sentimientos de "compasión o venganza".

Juicio justo y con garantías

"La absolución es fruto del imperio de la ley atendiendo los legítimos derechos de las víctimas y necesariamente los de los procesados a un juicio justo, contradictorio, con plenitud de garantías y a la presunción de inocencia", explica la sentencia.

"Es esta justicia que atiende a las víctimas y respeta los derechos que nuestro sistema de Derecho otorga a los acusados lo que ha permitido, permite y permitirá luchar efectivamente junto con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado contra la lacra del terrorismo no sólo en el ámbito nacional, sino que se extienda de forma globalizada", añaden los magistrados.

Después de analizar toda la prueba, la sentencia recalca el déficit del que adolecen los informes de inteligencia de la Ertzaintza y de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, así como la pericial de inteligencia, como para acreditar la autoría de los dos etarras.

En lo que se refiere a los testimonios que ofrecieron durante el juicio tanto la viuda de Lidón como su hijo Iñigo, en los que aseguraron que habían identificado a Txeroki como el presunto asesino años después del crimen y tras verle en televisión, la Sala no considera fiables ni uno ni otro.

Es más, el tribunal ha incluido en la sentencia las comparecencias prestadas anteriormente por la viuda y el hijo en las que no pudieron identificar a los autores del atentado, declaraciones prestadas en 2001, dos días después del asesinato, en 2002 y posteriormente en los juicios celebrados por estos hechos.

No le reconocieron hasta al menos 2008

Tanto la viuda como el hijo del magistrado declararon primero en comisaría y tres meses después del asesinato en sede judicial que no habían podido identificar a los responsables. En dos ocasiones habían participado además como testigos en juicios a personas del mismo comando de ETA, en 2005 y 2008, y tampoco dieron más detalles que la primera escueta descripción con contradicciones en los matices.

Según sus testimonios, madre e hijo reconocieron a Txeroki como el más alto de los dos cuando años después le vieron bajar de un avión en un Telediario. Ambos coincidieron en que fue un momento de shock. Cenaban juntos viendo la televisión y ahí, al verle de cuerpo entero y en las fotografías que ilustraban la información, se miraron y se dijeron: "Sí, es él". Sin embargo, difieren en las fechas en que ocurrió: ella cree que fue en el año 2008 y él sostiene que en 2011.

"La valoración en conciencia de la prueba por el tribunal no es incompatible con que los testigos crean que Garikoitz Aspiazu Rubina fuera uno de los autores, cuando el reconocimiento es tan tardío, de una persona públicamente conocida, sobre la que la Policía sospecha como hipótesis de trabajo, y se tardan seis o tres años en comunicar a la autoridad judicial que se le ha reconocido por imágenes de televisión, no viniendo avalada o corroborada por ninguna otra prueba", explica la sentencia.

Para el tribunal que preside el magistrado Alfonso Guevara, "la creencia subjetiva de las víctimas no transforma necesariamente su testimonio en creíble o fiable en orden a enervar el derecho constitucional de presunción de inocencia".






°

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Maravillaremos al Mundo

Desde Noticias de Navarra traemos a ustedes este interesante texto acerca de conceptos que a menudo son tergiversados en detrimento de los derechos civiles y políticos de las naciones sin estado:


Borja Irizar Acillona

Los Estados que conocemos en la actualidad, fueron creados durante el siglo XIX, con excepción de Inglaterra, luego Reino Unido, que contenía una forma de Estado desde finales del siglo XVII. Alemania 1871, España 1841, Italia 1871, Bélgica 1830 son algunos ejemplos. Su creación producto de la aparición del nacionalismo como movimiento social organizó un nuevo mapa político europeo. En ese proceso, muchas de las naciones europeas históricas, dotadas de todos los elementos característicos de la definición tradicional de nación, fueron absorbidas como partes indivisibles de un todo, que se consideraba único y prevalente. Los vascos no fuimos una excepción.

El nacionalismo basó su éxito, en la sustitución de las identidades colectivas religiosas y lealistas, propias de toda la edad media y los siglos XVI a XVIII, por otras nuevas. Siendo creadas estas, en la necesidad de formular conceptos de legitimación política más complejos, pero más asimilables y transversales a la sociedad. Y en ese afán legitimista inventaron, reescribieron y tergiversaron la historia, adueñándose de ella para dibujar una continuidad en el tiempo. Esto perdura hasta hoy en día cuando vemos una réplica de la nave de Elcano del siglo XVI, con una gran bandera de España, símbolo del Estado español de mediados del siglo XIX. Quizá hayas leído eso de que “España tiene 500 años”. En 1519 no existía el título de rey de España, ni una entidad jurídico política llamada España. Los reinos peninsulares no compartían ni la moneda, y un aragonés era tan extranjero en la legislación castellana como un sardo o un romano.

En la Europa del siglo XXI vivimos este particular mapa político creado durante el siglo XIX y parte del XX. Vivimos además realidades políticas como la Unión Europea. Una forma de cesión de soberanía entre Estados con el fin de crear un espacio de legalidades y derechos comunes. El espacio europeo se construye en la definición de ser, en el tiempo, un sustituto natural de la soberanía de los Estados. Si bien no avanza. Tras su establecimiento como un marco comercial ideal, que incorpora la libertad de movimientos de los trabajadores y una moneda única, los ciudadanos europeos no tienen nada más en común, ni una simple y básica fiscalidad, ni apenas un cuerpo de derechos, ni una forma de gobierno, ni de relación de estos con los ciudadanos. Ha habido dos hechos que han supuesto un gran desánimo en los valedores de la construcción europea. La respuesta al problema catalán y el Brexit. El problema catalán, internacionalizado a raíz de las desagradables cargas policiales del 1-O, la UE ha ponderado el derecho político del Estado miembro sobre el derecho colectivo de los ciudadanos. Lo ha hecho de forma demasiado parcial y clara. Era sin duda el momento de que la UE ponderará a sus ciudadanos sobre sus Estados. Un momento crucial para tomar un papel conciliador, mediador y de árbitro. El Brexit ha supuesto otro terrible desencanto. Ha dejado claro que la UE no consigue pasar de ser un club de Estados, de comensales que se cabrean y se van, y carece, por el momento, de la más mínima capacidad de autocrítica y restructuración.

La UE tiene grandes dificultades para avanzar, pero la más grande de todas la representa los propios Estados que la forman. No puede haber una Europa de ciudadanos mientras los Estados sometan a los mismos a políticas personalistas o vetos caprichosos por intereses propios. Europa es además un lugar de una gran ambigüedad. Los Estados los son todo y las personas nada. Un Estado miembro puede hacer casi todo con respecto a sus ciudadanos y sus minorías, sin que la UE pueda ejercer ningún control. El famoso "Respeto al Estado miembro" es un cheque en blanco, que puede ser negro para el ciudadano europeo. Un ciudadano puede ser libre en toda Europa menos en un Estado que tenga a capricho coartar su libertad. Los derechos crecen y decrecen en viajes en vehículo de 20 minutos e incluso algo tan básico como los derechos lingüísticos, sólo existen según donde pises. El idioma estonio e irlandés con menos de un millón de hablantes son oficiales ¿Y.… el euskera o el catalán? No, no lo son. Sí en la Unión Europea solo existes si eres un Estado ¿Como vas a renunciar a serlo?

Hay una Europa posible y es la de las eurorregiones. Definámoslas como entidades políticas que dispongan de capacidades legislativas sobre un buen número de decisiones que afecten a sus ciudadanos. Estando estas capacidades íntimamente ligadas a la cultura propia y la tradición social y económica incluyendo una cota amplia de poder legislativo y judicial. Entidades con una forma de soberanía propia, pero no ejercida en exclusiva y que desde luego no ostentan las capacidades de veto de un Estado. En términos contables una eurorregión debería tener mucho más poder que una Comunidad Autónoma y menos que un Estado. Y claramente debería tener una dimensión demográfica y geográfica mucho menor a la de un Estado como Alemania, Francia o España. Podríamos entender que en el actual Estado español caben 5 o 6 eurorregiones, al igual que en Francia, Italia o Alemania. Las eurorregiones representarían el mapa político que el nacionalismo del siglo XIX no dejó dibujar. Serían una construcción natural, cultural y antropológica, dentro de un orden artificial, la UE, necesario para el progreso social en un mundo globalizado.

Los vascos necesitamos redefinir en nuestro saber social nuestra definición. Lo vasco, ¿Qué es? Si abordamos la definición creada por terceros étnica y exclusivista, no haremos sino dividirnos y debilitarnos. Lo vasco, es un concepto social y antropológico que pervive en diversas formas en los territorios habitados por los vascos desde tiempos remotos. En todos ellos se respira un continuum cultural que nunca en la historia, al menos desde el siglo II a. C., ha sido únicamente vasco. Sino que ha sido una realidad antropológica que ha desarrollado versiones mejores de sí mismo en la mezcla con otras culturas y pueblos. No es un concepto cuantificable ni calificable. No hay mejores vascos, ni gente más vasca que otra. Hay gente que disfruta elementos que podríamos considerar Euskaros y más antiguos como un Aurresku, un Irrintzi o el propio idioma vasco, pero no son más o mejores vascos que la Jota, la Pelota o el idioma Gascón. Son nuestras creaciones. El idioma Gascón no es un invento de los romanos, sino la forma en la que los vascos hablaban el latín. Nuestro futuro pasa inexorablemente por construir ideas que configuren una identidad vasca heterogénea, pero fuerte. La identidad social vasca no puede estar construida alrededor del origen, la lengua o la cantidad de cultura vasca que conocemos. Nuestra identidad debe crecer alrededor de una fuerte determinación, de una cercanía a un modo de pensamiento y comportamiento determinado. De personas que más que coincidir en lo que son, coinciden en lo que no son. Una identidad social que es el cimiento de un futuro espacio político común para los vascos.

Existen en nuestra tradición hechos políticos y sociales en los que los vascos también desplegamos una gran diversidad, los mismas Bizkaia, Navarra, Álava, Gipuzkoa, La Rioja o “Pays Basque”, son tan diversos como lo son entre ellos, y poseen un fuerte componente identitario en base a su pasado. Fueron las creaciones que dieron cobijo a las tradiciones sociales convertidas en leyes (fueros). Pero si observamos nuestro pasado con la inteligencia y sabiduría del joven anciano, que es el pueblo vasco, ¿Cuántas oportunidades perdidas hay, en la negación de la realidad de cuanto perdemos separados y cuánto podemos crear juntos? Los vascos no debemos obviar nuestras territorialidades. Ser ellas ámbitos de decisión y elementos soberanos que por libre adhesión decidan la forma de un proyecto común. Pero no pueden ser utilizadas como forma de negación y oposición, “No soy vasco porque soy Navarro”. Hay una forma de ser vasco en la navarridad de un tudelano tan legítima como en la vizcaindad de un bermeotarra.

Por tanto, nuestro futuro pasa por mirar la inmensidad que nos rodea. Somos 3 millones en un mundo de 7.000 millones, el 0,042%. Debemos encontrarnos en una definición de lo vasco que todos podemos asumir. Los últimos 200 años han convertido el natural sentimiento vasco, presente desde Navarra a Álava y a las faldas de la sierra de la Demanda, en algo viciado y concreto. Ausente de la universalidad de nuestro propio desempeño en la historia. Es el momento de afrontar que nuestro mejor futuro, pasará por constituirnos en una entidad política que nos de espacio y visibilidad en el mapa europeo. Sea en la forma de un Estado tradicional o como una soberana eurorregión dentro de la evolución natural de la UE. Quizá no podamos jamás ser un Estado al uso, quizá sean estos ya ideas caducas. Pero podemos reunir todos los elementos de Estado en una eurorregión creada desde la determinación de ser una sociedad unida en la riqueza de su diversidad que comparte bienes sociales. No seremos un imperio, ni falta que nos hace. Pero podemos fundar un imperio de las personas y maravillar al mundo como predijo Shakespeare sobre Navarra o aprecio John Adams en Bizkaia.






°

Szpunar Avala a Junqueras

El caso de conculcación de derechos políticos perpetrado por el régimen borbónico franquista en contra del pueblo catalán en general y de Oriol Junqueras en particular ha dado un giro que no va a gustar para nada ni al monarca 155 ni a su camarilla de palafreneros.

Aquí lo que da a conocer Público:


Aunque las conclusiones del Abogado General no son vinculantes para los jueces del TJUE, en la mayoría de los casos las sentencias finales siguen la línea marcada por el primer dictamen.

La inmunidad de Oriol Junqueras comenzó el pasado 26 de mayo, cuando fue elegido diputado del Parlamento Europeo. Esto es, antes de ser condenado por el Tribunal Supremo a 13 años de cárcel por sedición y malversación, con la inhabilitación para ejercer cargo público que implica la pérdida de su condición de eurodiputado. Esta es la conclusión del Abogado General de la Unión Europea Maciej Szpunar que ha remitido al Tribunal de Justicia de la Unión (TJUE).

De prosperar esta posición jurídica -algo habitual en las sentencias del TJUE con las conclusiones de los abogados generales- el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras debería ser reconocido como eurodiputado desde el mismo 26M, porque su escaño depende únicamente de sus electores y no de trámites posteriores, como cumplir todas las formalidades para recoger el acta.

Ahora bien, el Abogado General advierte en su escrito de que su inhabilitación por la condena en la causa del 'Procés' ocurrió el mismo día en que este jurista presentaba sus conclusiones, lo que implica que la Justicia europea no es competente para responder a la cuestión que planteó el Tribunal Supremo.

Inmunidad hasta que fue condenado

"Dado que la elegibilidad al Parlamento depende del derecho nacional, también se ve afectada por la inhabilitación absoluta. Por ello, la privación de esta elegibilidad debe conllevar la anulación del mandato", sostiene el Abogado General en su dictamen remitido al TJUE.

Maciej Szpunar insiste que, ante la sentencia del pasado 14 de octubre, no tiene sentido "examinar si procedía concederle el permiso" a Junqueras para salir de prisión y acceder al acta de eurodiputado ya que "su eventual promesa o juramento sería, en todo caso inoperante" a la vista de que ha sido condenado.

En sus conclusiones aborda que, conforme a la Ley de Enjuiciamiento Criminal española, un diputado electo no puede ser procesado sin autorización del Parlamento. Y que el Protocolo sobre los privilegios y las inmunidades de la Unión "establece que las autoridades nacionales del Estado miembro en el que el diputado en cuestión ha resultado electo están obligadas a abstenerse de adoptar cualquier medida que pueda obstaculizar esos trámites y a suspender las medidas que ya estén en curso, salvo que hayan obtenido la suspensión de la inmunidad por el Parlamento".

"Círculo vicioso"

Una persona que ha sido oficialmente proclamada electa al Parlamento europeo por la autoridad competente del Estado miembro en el que fue elegido adquiere "únicamente por ese hecho y desde ese momento" la condición de miembro de la Eurocámara, según el letrado.

En su dictamen, el Abogado añade que la inmunidad de los eurodiputados se activa formalmente con la apertura del primer periodo de sesiones del nuevo Parlamento electo, en este caso el pasado 2 de julio, aunque arranca desde la proclamación.

Es más, Szpunar duda que sea conforme al Derecho europeo el que España exija acatar la Constitución, pero sobre todo rechaza que sea un requisito para adquirir la condición de eurodiputado y, "en particular la inmunidad".

El razonamiento basado en que la condición de diputado "solo corresponde a quien, con toda tranquilidad, ha empezado a ejercer sus funciones conduce a un círculo vicioso: la persona electa no puede hacer valer su inmunidad al carecer de la condición de diputado, pero sin esa inmunidad no puede cumplir la obligación que le permitiría adquirir tal condición y la inmunidad", expone el jurista polaco.

El 14 de junio pasado, el Supremo rechazó que Junqueras saliera de la prisión para recoger el acta de diputado y consideró que su desplazamiento a Bruselas como un "irreversible peligro" para la resolución del juicio. La cuestión prejudicial fue planteada al TJUE por el Supremo tras un recurso de súplica presentado por la defensa de Junqueras contra esta decisión.

"Impedir -agrega el Abogado General- que quien ha sido legalmente electo para un cargo público preste la promesa o el juramento exigido para asumir el cargo es un método perfecto para privarle del cargo en cuestión, pese a la voluntad de quienes tienen la competencia legal para investirlo".

Aunque las conclusiones del Abogado General no son vinculantes para los jueces del TJUE, en la mayoría de los casos las sentencias siguen la línea marcada por el primer dictamen.

La defensa del líder independentista sostiene que Junqueras está protegido por la inmunidad que le corresponde a un eurodiputado desde que obtuvo un escaño en las elecciones de mayo al Parlamento europeo, pero tanto el Supremo, la Junta Electoral Central y las instituciones europeas consideran que no le asiste tal protección puesto que no pudo recoger el acta.

La postura de Szpunar deviene de una solicitud del Tribunal Supremo a la corte situada en Luxemburgo, después de que accedieran elevar la cuestión al TJUE planteada por la defensa de Junqueras en un recurso de súplica.






°

Cronopiando | Bolivia

Esta mañana les compartimos la opinión de Koldo Campos inspirada en los hechos recientes acaecidos en el estado plurinacional de Bolivia:


Koldo Campos Sagaseta | Cronopiando

Sí, es verdad, como dicen los grandes medios cuando la violencia viene de abajo, la violencia no es buena, provoca sufrimiento, dolor, también la ruina de un país. “Protestas en Chile dejan ya 23 muertos”, “Protestas ocasionan muertos y heridos en Ecuador”. Y es que los muertos no los provoca la brutal represión del gobierno chileno o ecuatoriano sino las protestas. Obviamente, las protestas tampoco son buenas, ocasionan sufrimiento, dolor, también la ruina de un país... pero como, desgraciadamente, las oligarquías latinoamericanas y el miserable mundo del negocio, no acaban de entenderlo y con los auspicios del régimen estadounidense se dedican a dar golpes de Estado cuando las urnas no les garantizan el poder, tienen mi comprensión y todas mis bendiciones cristianas y paganas, quienes en Bolivia crucifiquen a ese evangélico fascista y paramilitar de apellido Camacho y arrasen los cuarteles de los golpistas; y mi bendición también para quienes revienten a Piñera, a Bolsonaro, a Guaidó, a Duque, a Moreno y demás asesinos patrocinados por la OEA y Estados Unidos, hasta que el sufrimiento y el dolor les resulte tan insoportable a esos canallas que terminen renunciando a su maldita violencia, hasta que la ruina les sea tan dolorosa a esos miserables oligarcas, que nunca más se les ocurra dar un golpe de Estado.

(Preso politikoak aske)






°