sábado, 11 de julio de 2009

Largo Silencio Cómplice

Algo nos hace suponer que esta será la gota que derramará el vaso y que a partir de hoy la cúpula católica vasca pasará a formar parte del "entorno de ETA" por "contaminación sobrevenida". Jon Juaristi y sus grupos de choque/ONGs así como Fernando Savater y su cofradía de intelectuales fascistas exigirán que Herr Ratzinger excomulgue a estos religiosos "violentos". Pérez Rubalcaba lanzará amenazas y al final Estrasburgo dictaminará que todo es por el "bien de la sociedad". Al final Fraga será canonizado por Moratinos en África y la Una Europa Bajo Dios respirará aliviada.

Lean ustedes lo que han hecho los obispos de la CAV gracias a esta nota publicada en Gara:

Los obispos piden perdón por el silencio de la Iglesia ante los fusilamientos franquistas

Los obispos de Bilbo, Donostia y Gasteiz han pedido hoy perdón por "el injustificable silencio de los medios oficiales de nuestra Iglesia" ante la ejecución de catorce curas vascos por las tropas franquistas en el transcurso de la guerra de 1936.

GASTEIZ-. Los obispos de Bilbo, Ricardo Blázquez y Mario Iceta; de Donostia, Juan María Uriarte; y de Gasteiz, Miguel Asurmendi, han celebrado hoy en la catedral nueva de Gasteiz una eucaristía en memoria de los catorce religiosos que fueron ejecutados por el bando franquista entre 1936 y 1937, a la que han asistido familiares y amigos de los curas fallecidos, además de representantes institucionales.

La misa ha estado presidida por el prelado de Gasteiz, quien se ha encargado de leer la homilía respaldado por más de 200 sacerdotes, en la que se ha leído uno a uno el nombre de los catorce religiosos que "no contaron en su día con una celebración pública de exequias" y cuyos nombres "fueron relegados durante años al silencio".

"Hoy saldamos una deuda que teníamos contraída", ha subrayado.

"No es justificable, ni aceptable por más tiempo, el silencio en el que medios oficiales de nuestra Iglesia han envuelto la muerte de estos sacerdotes. Tan largo silencio no ha sido sólo una omisión indebida, sino también una falta a la verdad, contra la justicia y la caridad", ha señalado Asurmendi en la homilía.

Por ello, en nombre de la Iglesia vasca, ha pedido perdón "con humildad a Dios y a nuestros hermanos" tras subrayar que el acto de hoy "tiene una dimensión de reparación y reconocimiento, de servicio a la verdad para purificar la memoria".

El obispo ha indicado que la Iglesia vasca no busca "reabrir heridas", sino "ayudar a curarlas o a aliviarlas".

"Queremos contribuir a la dignificación de quienes han sido olvidados o excluidos y a mitigar el dolor de sus familiares y allegados. Queremos pedir perdón e invitar a perdonar", ha subrayado.

Con la mirada puesta en el futuro, el obispo de Gasteiz también ha pedido a Dios que conceda a la sociedad vasca "la luz y la fuerza necesarias para rechazar siempre la violencia como medio de resolución de diferencias y conflictos".

Tras la comunión, el sobrino de uno de los presbíteros ejecutados ha cantado unos bertsos en recuerdo de todos ellos.

Concentración de Ahaztuak

Junto con el reconocimiento de hoy, se publicará en el boletín oficial de cada diócesis una reseña con los datos de la vida y muerte de los doce curas que "fueron ignorados", y sus nombres serán incluidos en los registros y libros parroquiales de sacerdotes fallecidos, junto a los de los dos religiosos ejecutados que sí fueron inscritos en su día –Martin Lekuona Etxabeguren y Gervasio Albizu Bidaur–.

En la entrada de la catedral se han concentrado representantes de Ahaztuak 1936-77 para mostrar su apoyo a la misa, que han acogido positivamente, pero a la que no han entrado por considerar que la catedral no es el lugar más idóneo, ya que en una pared tiene esculpida una gran águila imperial, símbolo del franquismo.

Mientras tanto la Iglesia Católica apoya el golpe de estado en Honduras, y es que estos señores no aprenden.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario