miércoles, 29 de julio de 2009

Acoso a la Solidaridad

Esta es la editorial de Gara con respecto a la estrategia represiva relativa a la solidaridad para con los presos políticos vascos:

Crece el acoso a la libertad de expresión

El Ayuntamiento de Iruñea anunció ayer que ha interpuesto una denuncia por «enaltecimiento del terrorismo» contra dos peñas sanfermineras a partir de un informe de la Policía Municipal de la capital navarra que mantiene que el contenido de las pancartas de ambas peñas podrían incurrir en un delito de «enaltecimiento del terrorismo». Una de las pancartas reclamaba la vuelta a casa del preso político Iñaki Marin y la otra daba la bienvenida a Mikel Gil, excarcelado recientemente.

Se sucede así el enésimo capítulo de un tema que, si no fuera tan grave, podríamos tachar de culebrón de verano: la persecución de todas las formas de solidaridad con los prisioneros vascos. El modus operandi se repite en todas y cada una de las actuaciones: voces políticas o mediáticas desatan su verbo contra cualquier símbolo, declaración o acto de apoyo a los presos; el recado es recogido desde las instancias institucionales o judiciales y, finalmente, entran en acción las fuerzas policiales para cerrar el circo de la criminalización y terminar de cercenar el derecho a la libertad de expresión.

Poco importa la evidencia jurídica -y, desde luego, y la más importante, la evidencia social- de que exhibir imágenes de ciudadanos presos nunca puede ser un delito, ni tampoco que todo un juez de la Audiencia Nacional como Santiago Pedraz -poco sospechoso de connivencia o «enaltecimiento del terrorismo»- rechace por segunda vez en poco tiempo la prohibición de actos que denuncien la política de dispersión. Lo que realmente les interesa es repetir la cantinela una y otra vez hasta que termine por calar y un juez, Pedraz u otro, ceda, acceda o se sume a la presión. En esas andan, y, de paso, mientras se hable de eso, no hay crisis ni corrupción, o por lo menos llegan a parecer asuntos menores. En esas andan, decíamos, también formaciones como el PNV, que ayer se sumaba sin rubor a la retirada de fotos de presos en bloque tras aparentar la semana pasada que ponía en duda la legalidad de la iniciativa. ¿Es ésta su forma de «adecuarse» a la actual situación política?

Y como la cosa no va a terminar con las fotografías, aquí tienen el texto de Maite Soroa acerca del siguiente objetivo:

Maite SOROA | msoroa@gara.net

Existir la ikurriña, proetarra

Se han empeñado en la batalla de las fotografías de presos y las pancartas contra la dispersión, pero basta rascar un poquito para ver que de lo que e trata es de volver a los tiempos de la «extraordinaria placidez» del franquismo. Lo exponía, sin disimulos, Pascual Tamburri ayer en «El Semanal Digital», quien recordaba que la Fiscalía en Nafarroa «ha ordenado la inmediata y urgente retirada de estas pancartas y símbolos de apoyo a ETA» porque «la colocación de estos símbolos puede ser constitutiva de un delito de enaltecimiento del terrorismo».

Se preguntarán las lectoras y lectores por los terroríficos affiches y símbolos. No se angustien, Tamburri lo aclara en un pispás: «Es decir, que esos símbolos que a lo largo de cuatro décadas han estado presentes en la vida de muchos vascos y navarros son ilegales y se relacionan con ETA (...) Cientos de policías y de guardias civiles arriesgaron sus vidas para quitar esos símbolos de opresión y de crimen a comienzos de la Transición. Bastantes murieron o fueron heridos. Ciertamente los precedentes no invitaban al optimismo, porque mientras que había hombres de España jugándose el tipo por hacer cumplir la Ley algunos políticos pequeños, como el después tristemente fallecido Tomás Caballero, la violaban en las instituciones; y así se convirtió la bandera vizcaína del PNV en un símbolo tolerado y después legal. Lógicamente es complicado después de eso pedir a la gente que se arriesgue a morir por retirar un símbolo que algún político calculador o acomplejado podrá legalizar o tolerar después. Por eso, porque siempre hay un Rodolfo Martín Villa para un descosido, esos símbolos están ahí. Siempre han estado, incluso aunque menos en los mejores años de Aznar». No se lo pierdan. ¡La ikurriña! ¡El símbolo proetarra a barrer es la ikurriña!

Y pide más el fachongo. Pide carta blanca: «Ahora se ordena de nuevo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que procedan a su retirada y que practiquen 'las indagaciones necesarias para identificar a los autores de su colocación'. Bien. Pero para pedir a esos hombres y mujeres esa tarea hace falta unidad de la clase política, respaldo absoluto y sin fisuras a las personas de uniforme y seguridad de que no habrá, esta vez, pasos atrás. Tolerancia cero. Órdenes parecidas ya se dieron y algunos murieron, para que después unos símbolos se consintiesen, otros se coronasen y en suma pocas cosas cambiasen. Eso no puede volver a suceder». Ya ven por dónde vienen los tiros.



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario