martes, 30 de octubre de 2018

El 4 de Noviembre en Altsasu

Traemos a ustedes el posicionamiento de Utzi Altsasu Bakean con respecto a las convocatorias a acudir el 4 de noviembre en respuesta al anuncio por parte de partidos y organizaciones de la derecha española más rancia de visitar la entidad en dicha fecha. El mismo ha sido publicado en la página de Ahötsa junto con un comunicado:


La asamblea de vecinos que bajo el lema Utzi Altsasu Bakean ha tratado de dar una respuesta unitaria a la convocatoria ultra de Ciudadanos, Vox y PP ha convocado una manifestación para el sábado día 3 y un acto por los derechos civiles y políticos que se desarrollará desde las 10.00 del domingo y culminará con una fiesta que se extenderá a todo el pueblo después de que los ultras abandonen Altsasu. Han realizado un especial llamamiento a no caer en provocaciones.

En una multitudinaria rueda de prensa, la iniciativa vecinal Utzi Altsasu Bakean ha informado hoy de las dos convocatorias que han logrado consensuar tras varias asambleas populares. La semana pasada, varios cientos de personas se reunieron para ver cómo era la mejor manera de hacer frente a la visita ultra de Cs, VOX y PP.

Tras analizar varias propuestas, que incluían tratar de impedir el acto o dejar el pueblo vacío, se decidió buscar una tercera vía para demostrar públicamente la oposición del vecindario a los ultras pero sin caer en provocaciones y evitar enfrentamientos, al entender que es eso precisamente lo que buscan con el acto de España Ciudadana.

En este sentido, se hizo la propuesta de realizar una manifestación el sábado a las 17.30 y un acto por los derechos y las libertades el domingo a partir de las 10.00 en la plaza de la Casa de Cultura con actuaciones artísticas e incluso una parodia, evitando en todo momento el enfrentamiento con el amplio dispositivo de la Guardia Civil que se espera.

La propuesta fue aceptada por la asamblea, pero se ha producido de forma pararela otra convocatoria bajo el lema "Mila bira, mila kolore, faxismoaren kontra" que no fue consensuada en esta asamblea y que tiene previsto dar comienzo a las 10.00 en la zona del cementerio. Los impulsores de esta convocatoria han difundido un mensaje en el que afirman que los ultras "no son bienvenidos" y hacen una llamamiento "a toda Euskal Herria, a los movimientos populares, colectivos y personas de todos los rincones" a acudir el domingo a Altsasu "para hacer frente al fascismo en todos sus frentes". También han explicado en un extenso comunicado el por qué de las dos convocatorias y cómo se han fraguado ambas.


Sobre los llamamientos a venir el 4 de noviembre a Altsasu

Antes que nada, pedir perdón por la confusión que se ha creado y por si este texto explicativo es difícil  de  entender.  Pero  los  mensajes  que  se  han  propagado  a  raíz  de  nuestra  convocatoria  han dejado muchos matices por aclarar y mentiras para desenmascarar. Ha sido todo muy enredado.

Además de la intención de venir al pueblo de C’s, Vox y PP, se ha extendido una polémica bastante considerable a la hora de decidir qué hacer y que no ante esto. Se han hecho bastantes asambleas, cerradas y abiertas, para debatir sobre esto.

La primera asamblea abierta se hizo el pasado martes (2018/10/23). A ella aparecieron sobre todo jóvenes, pero también personas de otros rangos de edad. Entre ell@s miembros de Sortu. Est@s nos dijeron que habían hecho una reunión anteriormente y tenían la idea de hacer una asamblea ese jueves  (2018/10/25)  con  el  nombre  de “Asamblea  de  Pueblo”,  además  de  apostar  por  una manifestación el 3 de noviembre. También pidieron que lo decidido en esa asamblea del martes se trasladara a la otra asamblea del jueves, cara a conseguir una convocatoria unitaria. Los miembros de este partido político plantearon que, evidentemente, si no se daba un acuerdo en la asamblea del jueves, cada un@ haría su camino.
En  esta  asamblea  del  martes  había  diferentes  posiciones:  salir,  no  salir,  como...  Después  de  un largo debate, esta fue la decisión:

- Hacer un planteamiento que evitara la confrontación física y, dentro de este, llevar adelante un planteamiento que condicionara al máximo posible el acto de C’s, Vox y PP. Estar alrededor de la plaza, dejando claro el rechazo al acto.

Tomada esta decisión, bastantes personas que participaron en esta asamblea también participaron en la  asamblea  del  jueves.  Con  intención  de  llegar  a  un  consenso  y  a  proponer  el  planteamiento contemplado.

En  la  asamblea  del  jueves  se  reunieron  alrededor  de  100  personas.  Y  en  esta  se  expusieron diferentes planteamientos. Se hablaron temas muy diferentes; A qué venían, si eran fascistas o no... Un@s planteaban que tenían legitimidad para hacer el acto, otr@s que no, que lo que representaban estos partidos no se podía aceptar en el pueblo. Había consenso en el sentido de que no se debía caer en provocaciones y que no se tenía que buscar la confrontación directa.

En esta asamblea, con respecto que hacer o dejar de hacer el domingo, había tres ideas mayoritarias:

1) Dejar el pueblo vacío (Quedándose en casa, yendo a otro sitio...)

2) Salir este día, pero el acto fascista por un lado y la movilización por otro. En puntas diferentes del pueblo.

3) Salir ese día y demostrar, cerca de la plaza, a l@s fascistas que no eran bienvenidos. No dejarles espacio.

En esta asamblea no se dio un acuerdo entre los que defendían estas 3 líneas diferentes, y, por lo tanto, se planteó atrasar a otro día la asamblea. Mientras tanto, se creó un grupo de trabajo para intentar unificar estas 3 ideas (Tarea difícil, como es evidente). En este grupo se reunieron personas que apoyaban las 3 ideas diferentes.

También se discutió cuando hacer la próxima asamblea, había dos propuestas: Hacerla el siguiente día, viernes o el lunes siguiente. Hubo 41 votos partidarios de hacerla el lunes y otros 41 de hacerla el viernes. Al final se llamó para el viernes.

El viernes eran ferias en el pueblo, y a la hora de la asamblea, 20:30, había diferentes actos. A esa hora acababa la concentración por la libertad de los jóvenes de Altsasu, y comenzaba el pintxopote del Gaztetxe con un concierto. También había comenzado en el frontón una gala de boxeo en la que luchaba un joven del pueblo. Por lo que la participación de la asamblea tubo una bajada importante, de  alrededor  de  la  mitad  (50  más  o  menos),  además  de  aumentarse  la  media  de  edad considerablemente.

En esta segunda asamblea, una de las personas que participo en el grupo de trabajo que buscaba unificar las 3 ideas, explico lo comentado en la reunión. Lo que presento era una mezcla entre la 2)ª y la 3)ª propuesta. Pero fue planteado de manera tal que, a nuestro entender, el planteamiento no representaba los mínimos y la filosofía de la 3)ª idea.

Siendo así, y para acelerar el ritmo de la asamblea, y a pesar de que no nos parecía correcto, se propuso votar las diferentes propuestas.

Ante esto, parte de la gente que participaba en la asamblea (minoría, en honor a la verdad) expuso que ese planteamiento propuesto no llegaba siquiera a los mínimos que planteaban. Y que siendo así, no podían hacer suya la propuesta. Se expuso que se respetaba la decisión que se tomara, pero que  no  se  daban  las  condiciones  para  llevar  adelante  una  convocatoria  unitaria.  Dicho  eso,  se explicó que no condicionaría la votación y se dejó de participar en la asamblea.

Por lo tanto, no se pudo unificar la decisión que se tomó en la asamblea del martes con la del viernes. Por lo que, los que estábamos de acuerdo con la asamblea del martes hicimos pública la convocatoria de anteayer (2018/10/29) y los que estaban de acuerdo con la decisión del viernes han sacado la convocatoria de ayer (2018/10/30).

Hasta aquí, creemos que queda claro cómo se han desarrollado las diferentes asambleas.

Después  de  esto,  se  nos  ha  achacado  por  qué  participamos  en  una  asamblea  en  la  que  no  nos veíamos obligados a asumir como nuestra la decisión de ella. Y la respuesta está en la manera de entender la función de esa propia asamblea.

Nosotr@s  teníamos  ya  un  planteamiento,  pero  como  priorizábamos  una  respuesta  unitaria,  nos mostramos dispuest@s a adaptar nuestro planteamiento.

Fuimos a eso, a INTENTAR llegar a un consenso.

Pero al haber perspectivas tan dispares, y viendo que en la convocatoria que se planteaba no se daban los mínimos planteados en la asamblea del martes, entendíamos que no había capacidad de sacar adelante una respuesta unitaria.

Por último, entendemos que es positivo que las dos convocatorias sean lo más fuertes posibles. Por nuestra  parte  creemos  que  al  fascismo  no  hay  que  dejarle  un  ápice  de  espacio,  no  creemos  que tengan  legitimidad  para  venir  al  pueblo  a  criminalizarnos  y  a  expulsar  su  basura.  Por  lo  que llamamos  a  venir  el  4  de  noviembre  a  Altsasu,  cada  un@  a  la  convocatoria  que  se  sienta  más comod@.

¡Nosotr@s nos vemos a las 10:00 en Txioka (Cementerio)!

Mil vueltas, mil colores ¡Contra el fascismo!

Plataforma Popular
ALTSASU FAXISMOAREN KONTRA
31 de octubre de 2018






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario