jueves, 11 de octubre de 2018

El GIC Baja la Persiana

El proceso de paz unilateral labrado con uñas y dientes por la indómita sociedad vasca no se hubiese logrado sin el acompañamiento de personas muy reconocidas en el ámbito internacional por su legado en favor de la resolución de conflictos. Lo logrado, sin lugar a dudas, dinamitó la estrategia genocida del régimen español en sus propios cimientos. El derrumbe arrastró consigo el muro de mentiras y medias verdades construido por Washington para ocultar el serio déficit democrático de un estado que es hoy tan fascista como en 1939.

ETA ha sido congruente con sus principios revolucionarios y manteniendo la palabra empeñada ha culminado los componentes de Desarme y de Desmovilización, sorteando los múltiples obstáculos que Madrid fue colocando en el camino. El tercer paso es el más duro, el más difícil, pues requiere de la voluntad política de una metrópoli traumatizada por su gradual e inexorable tránsito hacia la periferia política y geoestratégica europea.

Así pues, las condiciones actuales ya no son las adecuadas para el trabajo que el GIC ha venido desarrollando así que tal como lo hizo la CIV con anterioridad, sus integrantes han decidido poner punto final a sus trabajos.

De eso nos habla esta nota publicada por Naiz:


Después de siete años y medio de trabajo de facilitación, el Grupo Internacional de Contacto liderado por Brian Currin ha anunciado hoy que pone fin a su labor al considerar que «gran parte del mandato ha sido completado». Hará balance en una visita a Euskal Herria la próxima semana.

Ramón Sola

El Grupo Internacional de Contacto (GIC), creado el 14 de febrero de 2011 para «agilizar, facilitar y posibilitar el logro de la normalización política en el País Vasco», ha anunciado hoy que pone fin a su actividad «al considerar que gran parte de su mandato ha sido completado».

En una nota de prensa, anuncia que la próxima semana, entre el martes 16 y el jueves 18, estarán en Euskal Herria tres de sus miembros para hacer balance final de su actividad ante la sociedad vasca, instituciones y representantes políticos. Se trata de Brian Currin, Alberto Spektorowski y Raymond Kendall.

En un anticipo de este balance, el GIC destaca que en estos siete años y medio «nos hemos esforzado en acompañar a la sociedad vasca en su camino hacia la paz y la resolución del conflicto. Para ello hemos visitado el País Vasco en numerosas ocasiones, manteniendo una intensa actividad de reuniones y diálogo discreto con los principales actores políticos. Asimismo, hemos tenido el honor de participar y contribuir a momentos decisivos en este camino hacia la paz, como fueron la Conferencia de Aiete en 2011 y la reciente disolución de ETA en mayo de 2018».

Anteriormente ya dio por finalizado su trabajo la Comisión Internacional de Verificación, coordinada por Ram Manikkalingam, y cuya labor también ha reflejado el apoyo de la comunidad internacional a este proceso. El GIC ha incidido en la faceta política y la CIV en allanar el camino al desarme.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario