miércoles, 10 de enero de 2007

Encontrado en Konponbidea

A ver que les parece, se los paso al costo:

La sede del Parlamento Europeo fue escenario de la presentación del «Friendship»

El grupo de apoyo considera clave el derecho a decidir de los vascos

En el mismo escenario en que anunciaron su constitución hace casi dos meses, en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas, once eurodiputados presentaron ayer el grupo de apoyo «al proceso de paz en Euskal Herria». En medio de una gran expectación, los dos presidentes de este «Friendship», el parlamentario de ERC Bernat Joan y su colega del PDS alemán Helmut Markov, sostuvieron que la clave de la resolución «pasa por un acuerdo multilateral que garantice que toda la ciudadanía vasca sea consultada». A su juicio, «la solución viene de profundizar en la democracia».

Once parlamentarios europeos, de diferentes ideologías y nacionalidades, han constituido un Friendship o grupo de apoyo a un eventual «proceso de paz en Euskal Herria». Un proceso de resolución del conflicto que, según han hecho constar en el manifiesto elaborado para la ocasión, debe pasar por «un acuerdo multilateral que garantice que toda la ciudadanía vasca, en el conjunto de su país, será consultada sobre las decisiones que impliquen a su futuro en la manera acordada por sus representantes sociales, políticos y sindicales».

De la mano de la Mesa para el Acuerdo, foro surgido a raíz de la firma del Acuerdo Democrático de Base por parte de más de medio centenar de agentes políticos, sociales y sindicales vascos, la sede del Parlamento Europeo en Bruselas acogió el pasado 30 de noviembre el anuncio de la creación de este grupo, y ayer se produjo su puesta de largo pública en la Eurocámara.

«Parte activa del proceso»

A la cita acudieron representantes de numerosos medios de comunicación, tanto del Estado español como del resto de Europa, quienes siguieron atentamente las explicaciones del parla- mentario de ERC Bernat Joan i Mari y su homólogo del PDS alemán Helmut Markov, encargados, en calidad de copresiden- tes del grupo, de dar a conocer sus principales objetivos y líneas de trabajo y de hacer público el manifiesto.

En ese texto, aquellos que han estampado su firma señalan que lo han hecho «movidos por la voluntad de ayudar y de ser parte activa del proceso de resolución política del conflicto que afecta al País Vasco», y expresan su deseo de que esa resolución se produzca «en base a un acuerdo político multilateral que haga posible el escenario de paz y democracia que todos y todas deseamos».

«Participamos de la idea de que la única solución válida para todos es la que se elabora entre todos y está a su vez basada en el diálogo y el acuerdo», señalan los firmantes, cuya predisposición y determinación fue aplaudida por los representantes de la Mesa para el Acuerdo Martin Aranburu y Arritxu Santamaría, que acudieron a Bruselas para asistir en primera persona a la presentación del grupo.

El mismo se denomina Towards a peace process in the Basque Country ­«Hacia un proceso de paz en el País Vasco»­, y se reunirá un martes de cada mes, siendo su primera cita el próximo 7 de febrero, según adelantó el parlamentario de ERC. Ese día, establecerán también el calendario para las próximas reuniones.

Además de Joan i Mari y Markov, los europarlamentarios que componen el grupo de apoyo son, por el momento, el sueco Jonas Sjostedt, del Vansterparteid, el holandés Erik Meijer, del SP, y Bairbre de Brun, del Sinn Féin, todos ellos ­junto a Markov­ miembros del grupo parlamentario GUE-NGL. También está el eurodiputado del Partido Verde francés Gerard Onesta, Alyn Smith e Ian Phudgton, del Scotish National Party, el independiente flamenco Bart Staes, el galés Jillian Evans, y la letona Tatjana Zdanoka. Estos seis, al igual que el representante de ERC, son miembros del grupo parlamentario Verdes-Alianza Libre Europea. Onesta es, además, uno de los vicepresidentes de la Eurocámara.

«La única solución válida»

Todos ellos sostienen que la solución del conflicto que vive Euskal Herria «conlleva el reconocimiento de todos los derechos, individuales y colectivos, de todas las personas que viven en el conjunto del país, independientemente de que estén tutelados por la administración española o francesa».

Consideran, a este respecto, que «la única solución política válida y real viene de profundizar en la democracia y la justicia, de forma que posibilite el reconocimiento de Euskal Herria como sujeto político y la aceptación del derecho que asiste a todos y todas las ciudadanas del País Vasco a decidir sobre su futuro».

Este manifiesto, cuyos principios sus promotores se han comprometido a difundir y defender, no sólo en el Parlamento, sino también en otros ámbitos como la Comisión Europea, el Consejo de Ministros y el Consejo Europeo, señala que el acuerdo multilateral antes aludido debe ser fruto de «un proceso basado en el diálogo y la negociación», y agrega que, desde su punto de vista, «será ineludible que aquel acuerdo político alcanzado por vía democrática sea refrendado por medio de una consulta a la población de toda Euskal Herria».

Estos electos, que han manifestado su disposición a viajar a tierra vascas para ejercer de observadores, opinan también que el acuerdo debe producirse en «un contexto de paz», en el que sean respetados todos los derechos civiles y políticos, y que, a su vez, su contenido deberá ser respetado por los diferentes estados que componen la Unión Europea.

De hecho, sostienen que, más allá de ser un derecho, el implicarse en la resolución democrática es una obligación, «un deber social, sindical y político», que debe ser compartido por todas las partes afectadas, desde un simple ciudadano europeo hasta los representantes de la sociedad vasca, pasando por los estados español y francés.

Durante la rueda de prensa, los impulsores de la iniciativa expresaron su confianza en que un apoyo de la Eurocámara «contribuirá a facilitar el buen desarrollo del proceso». «Es cierto que para que salga adelante un proceso verdaderamente democrático hace falta tiempo, pero estamos ante una buena oportunidad, hay movimientos y vemos que se puede avanzar», valoró el eurodiputado alemán.

Su homólogo catalán agregó que «pondremos todo nuestro empeño en trabajar codo con codo con la sociedad civil vasca en vistas a contribuir a favor de un auténtico proceso de paz en el País Vasco».

«La paz en Euskal Herria conlleva la paz en la UE»

Los parlamentarios que por el momento han formalizado su adhesión a este grupo de apoyo finalizan el manifiesto elaborado con motivo de su constitución afirmando que «no podemos olvidar que la paz en Euskal Herria conlleva a su vez la paz en el seno de la UE». Un toque de atención para quienes pretenden desentenderse de lo que califican como «problemas internos» de un Estado.

Los miembros de la Mesa para el Acuerdo han visto «una predisposición inmejorable»

Junto a Martín Aranburu, Arritxu Santamaría acudió como representante de la Mesa para el Acuerdo a Bruselas para asistir en directo a la presentación pública del grupo de apoyo de la Eurocámara.

Un acontecimiento cuya importancia subrayó Santamaría, quien saludó que se haya constituido a nivel europeo «un grupo que ayudará a abrir un proceso de paz en Euskal Herria» y que, además, «garantizará el buen desarrollo y la transparencia del mismo», tal como ya se comprometieron hace dos meses.

«Tienen una importancia fundamental y estratégica», valoró al finalizar la presentación, y agregó que «el conflicto está situado en dos estados diferentes que están en la Unión Europea, y por ello es importante que todas las instituciones euro- peas tomen parte, apuesten firme y promuevan y ayuden a la resolución del conflicto en Euskal Herria». A este respecto, opinó que «esto sucederá si estos eurodiputados y los grupos de opinión trabajan en ello».

En declaraciones a GARA, Santamaría explicó que han visto «una predisposición inmejorable» por parte de los integrantes del grupo, y subrayó que su labor informativa y de respaldo a una solución democrática al conflicto irá más allá del Parlamento.

Adelantó también que tras el acto de ayer comenzarán a desarrollar un trabajo «sistemático», y expresó su confianza en poder ampliar el número de componentes del grupo, «más cualitativamente que cuantitativamente», especialmente entre los miembros del Grupo Socialista y del Grupo Liberal.

Manifiesto del grupo de apoyo al proceso de paz en euskal herria

Este es el contenido literal del manifiesto elaborado por el Friendship o grupo de apoyo a un proceso de paz en Euskal Herria, con motivo de su presentación pública en el Parlamento Europeo:

«Los eurodiputados que firmamos este manifiesto, lo hacemos movidos por la voluntad de ayudar y ser parte activa del proceso de resolución política del conflicto que afecta al País Vasco. Deseamos que la culminación de este conflicto se produzca en base a un acuerdo político multilateral que haga posible el escenario de paz y de democracia que todos y todas deseamos

Participamos de la idea de que la única solución válida para todos es la que se elabora entre todos, y está a su vez ba sada en el diálogo y el acuerdo.

Participamos de la idea de que la solución conlleva el reconocimiento de todos los derechos, individuales y colectivos, de todas las personas que viven en el conjunto del país independientemente de que estén tutelados por la administración española o francesa.

Creemos que la única solución política válida y real viene de profundizar en la democracia y la justicia de forma que posibilite el reconocimiento de Euskal Herria como sujeto político y la aceptación del derecho que asiste a todos y todas las ciudadanas del País Vasco a decidir sobre su propio futuro.

Coincidimos en que la clave de la resolución del conflicto vasco pasa por un acuerdo multilateral que garantice que toda la ciudadanía vasca, en el conjunto de su país, será consultada, sobre las decisiones que impliquen a su futuro, en la manera acordada por sus representantes sociales, políticos y sindicales. Este será el fruto de un proce- so basado en el diálogo y la negociación, y desde nuestro punto de vista será ineludible que aquel acuerdo político alcanzado por vía democrática sea refrendado por medio de una consulta a la población de toda Euskal Herria.

Consideramos también que este acuerdo se deberá producir en un contexto de paz en que sean respetados todos los derechos civiles y políticos y en consecuencia deberá ser, a su vez, respetado por los diferentes estados que componen la Unión Europea.

Todos y todas debemos entender que la participación en la resolución de un conflicto por las vías democráticas no es un derecho, sino una obligación, un deber social, sindical y político compartido e ineludible para todas las partes implicadas, que en nuestro caso van desde el o la simple ciudadana hasta la Unión Europea, pasando por los estados francés y español, además del conjunto de representantes del Pueblo Vasco.

Así pues, como resultante de las diferentes reflexiones arriba mencionadas, hemos decidido crear un Friendship de apoyo al proceso de paz en el País Vasco que se denominará «Towards a peace process in the Basque Country». Este grupo de apoyo actuará en el marco del Parlamento Europeo y su objetivo será el de hacer un seguimiento y en su caso ayudar en el proceso de resolución del conflicto político y armado que sufre Euskal Herria. No debemos olvidar que la paz en Euskal Herria conlleva a su vez la paz en el seno de la Unión Europea».


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario