jueves, 14 de febrero de 2019

El Martirio de Amurrio

Traemos a ustedes este revelador texto acerca del sitio vascongado-españolista a Amurrio por conducto de Naiz:


Joxe Blanco Gómez

Amurrio es un coqueto pueblo de la Araba cantábrica que con alrededor de 10.000 habitantes, es el tercer municipio más poblado del herrialde. Situado en el Alto Nerbioi, entre Laudio y el enclave bizkaitarra de Urduña, ocupa una buena extension de la cuadrilla de Aiara (o la comarca natural conocida actualmente como Aiaraldea) gracias a ser un municipio que consta de varias juntas administrativas o concejos. Alguno de estos pueblos hacen muga con Burgos en las sierras de Arando y Gorobel, y es precisamente en uno de ellos, en Delika, donde se precipitan las aguas del recién nacido Nerbioi en una de la más grandes cascadas del sur de Europa. Sin duda, el conjunto de los circos de Delika y Tertanga, es uno de los parajes más espectaculares de todo Euskal Herria.

Amurrio ha sido un pueblo tranquilo, de una idiosincrasia especial, que lo ha llevado a pasar bastante desapercibido. Desde la mediocridad característica de la cabecera de comarca (Laudio) era un pueblo aburrido, con poco movimiento, ambiente y movida. De ahí lo del verbo “amurrirse”. También se le ha tildado de "socialdemócrata", por la aparente paz social, nivel de vida y costumbres de sus ciudadanos. En cambio, la realidad es bien distinta, pues este pueblo dispone de un envidiable tejido asociativo, en torno a la cultura, el deporte, el medio ambiente, la solidaridad…que ha propiciado un abanico de dignas infraestructuras al efecto. Todo ello ha convertido a Amurrio en referente gracias a su dinamismo cultural, social y deportivo. Durante varias legislaturas gobernó EA en el Ayuntamiento y en las dos últimas, PNV ha sido quien ha estado en la alcaldía.

Sin embargo en estos 2 últimos años, Amurrio ha salido de su discreción debido a una concatenación de hechos represivos que ha estado llevando su nombre continuamente a primera línea de los informativos. Así pues, en noviembre pasado recuperaba la libertad después de pasar un año prisión, Alfredo Remirez, joven de Amurrio condenado por delitos de opinión y solidaridad. Alfredo y su familia, sufrieron en toda su crueldad la política de dispersión y el primer grado carcelario. Llevando unos pocos meses encarcelado Alfredo, entró a cumplir condena en la cárcel de Basauri, otro joven amurrioarra, Julen Ibarrola. Un año sin libertad por una pintada con rotulador. Enaltecimiento del terrorismo.

Durante la mañana del 6 enero, era tiroteada la vivienda de la familia Azkarraga Isasi. El caserío está situado en el pueblo de Lezama, municipio de Amurrio y una bala atravesó el cristal de la ventana de la cocina, justo cuando miembros de la familia la ocupaban. La Ertzaintza detuvo al de unos días a un ex policía nacional, con cantidad de armas en su casa, que el juez dejo en libertad sin cargos. Quizás es buen momento para recordar la entrega militante y solidaria de esta familia, lo que le llevó a perder a un hermano como consecuencia de la política de dispersión; además, un miembro forma parte de las listas oficiales de víctimas de la tortura.

Jueves, 7 de febrero. Faltan tres días para que Julen acabe de cumplir la condena. El pueblo espera con emoción el fin de esta injusticia. Prepara con pasión y cariño el recibimiento. La noticia cae como una bomba. La Ertzaintza ha detenido en Delika a Galder Barbado, activo militante de la izquierda abertzale, acusado de participar en actos de… ¡¡kale borroka!! El viernes, después de ser llevado a la Audiencia Nacional, un juez decreta su ingreso en Soto del Real, junto a otro alavés detenido en la misma "operación".

El cúmulo de sufrimiento, agravios y desproporción se hace insoportable. La indignación es generalizada. Esto suena a experimento policial, a venganza, a escarmiento colectivo… a ganas de confrontación. Suena a Altsasu… Pero hay diferencias. En el caso del pueblo de la Sakana navarra ha sido la Guardia Civil el brazo ejecutor. En el caso de Amurrio ha sido la Ertzaintza quien está de tras de todo estos ataques contra sectores populares. Pero la Ertzaintza (como la Guardia Civil) no ha actuado por su cuenta y responde a una decisión política que, como en Altsasu, huele a venganza y a provocación.

La izquierda independentista incomoda al PNV en política. No son de fiar, dice Ortuzar. Parece ser que también el PNV prefiere a la izquierda abertzale en dinámicas del pasado. Parece ser que el PNV también estaba más cómodo en la confrontación. Al fin y al cabo no es nuevo que utilice la violencia policial para obtener réditos políticos. Tampoco es la primera vez que entrega la cabeza de jóvenes independentistas a cambio de "estabilidad".

P.D.: Como ha sido habitual en todos y cada uno de los golpes que ha recibido, acogiendo las mayores movilizaciones de la comarca en los últimos 30 años, el pueblo de Amurrio da un caluroso recibimiento a su vecino Julen. Así mismo, se organiza la solidaridad hacia el nuevo vecino encarcelado. Y además continúa trabajando para que Amurrio tenga un nuevo y digno alcalde llamado Iñaki. Aurrera! Besarkada handi bat Galderrentzat baita Amurrioko errepresaliatu politiko guztientzat.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario