lunes, 15 de marzo de 2004

Conchi Santxis

El terrorismo de estado español se ha cobrado otra víctima vasca tras los terribles sucesos en Madrid. Esta vez han recurrido a la colaboración de la Ertzaintza.

A ver si el lehendakari 3/7 nos puede explicar un poco mejor eso de las alimañas.

Hoy en la seccion Mundo de La Jornada:


Muere una mujer durante protesta por el asesinato de panadero de Pamplona

Armando G. Tejeda | Corresponsal

Conchi Santxis, ciudadana vasca de 58 años, murió este domingo víctima de un paro cardiaco enmedio de una de protesta contra el asesinato de un panadero pamplonés, Angel Berrueta, perpetrado el sábado por un policía nacional porque se negó a colocar un crespón negro en su local en señal de luto por los atentados del pasado jueves en Madrid. Berrueta integraba el colectivo Gurasoak, de padres y familiares de presos políticos vascos

Santxis acudió a la movilización de protesta en Hernani. Cuando la marcha transitaba por las calles de la localidad guipuzcoana le cerró el paso un fuerte dispositivo de agentes antidisturbios de la Ertzaintza, la policía autonómica vasca, que exigió a los manifestantes cambiar de rumbo.

Ante la negativa de los manifestantes, los agentes policiales dispersaron la movilización con bolas de gomas y macanazos. Santxis corrió y se escondió en un portal de un edificio cercano, donde fue víctima de un paro cardiaco.

Cuando los manifestantes y amigos la encontraron tendida en el suelo, reclamaron auxilio a las fuerzas policiales, que lo negaron en todo momento, lo que impidió que Santxis fuera socorrida de forma inmediata por asistentes sanitarios.

En Bayona, al suroeste de Francia, unos cien independentistas vascos se manifestaron ante el consulado general de España en esa localidad vasca, ante una convocatoria de Batasuna para protestar contra el asesinato de Berrueta. La multitud, que agitaba banderas vascas a media asta, se dispersó serenamente después de escuchar a Xabi Larralde, dirigente de Batasuna en Francia, refirió Afp.

En tanto, en declaraciones al Diario de Noticias, el hijo del policía que mató de tres disparos a Berrueta, reconoció que también él asestó una puñalada con un machete al panadero.

El segundo agresor confesó que bajó junto con su padre a la panadería de Berrueta armado con un machete y que apuñaló a la víctima, a quien el policía disparó tres veces. El examen forense confirma que el cuerpo presentaba una herida de arma blanca en el costado.

El autor de los disparos que produjeron la muerte es originario de Salamanca y estaba destinado a tareas de contravigilancia política.











.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario