lunes, 14 de enero de 2019

Ondarroa Libre de Cruz Franquista

"Amo el aroma de un monumento franquista derribado por la mañana".

Así nos hemos enterado de esto que reporta El Diario:


La organización Ernai, próxima a Sortu, ha reivindicado el derribo de la cruz que corona una ladera en Ondarroa y que se erigió en 1958 en recuerdo  de los marineros del municipio que sirvieron durante la Guerra Civil en el arco Baleares

Eduardo Azumendi

Con rotaflex y taladro. Así han derribado varios desconocidos la cruz que corona una ladera en Ondarroa (Bizkaia) y que se erigió en 1958 en recuerdo de los marineros del municipio que sirvieron durante la Guerra Civil en el crucero Baleares. La mayoría de ellos fueron voluntarios requetés, muchos de los cuales perdieron la vida al hundirse la nave. El suceso fue utilizado por el régimen de Franco para realizar propaganda. La cruz fue levantada en la época con el apoyo de las instituciones, Ayuntamiento y Diputación. Ernai, organización próxima a Sortu, se ha atribuido el derribo.

La cruz corona una columna de gran altura, que contiene inscripciones a ambos lados de la columna, que se leen de arriba abajo: 'A la memoria de los hijos de Ondarroa que heróicamente dieron su vida por Dios y por España en el crucero Baleares'.

El Ayuntamiento de la localidad ha exigido en varias ocasiones la retirada del símbolo por vulnerar la Ley de Memoria Histórica. Por eso, la cruz figura en el catálogo elaborado por el Gobierno vasco con los monumentos franquistas que se deben retirar.

En el vídeo que Ernai ha colgado en las redes sociales justifica el ataque a esta cruz: "Los jóvenes no queremos ver más símbolos franquistas Combatiremos en todas partes el faxismo como hicimos en el 36. ¡No pasarán por Euskal Herria!".
Símbolo similar en Palma

El 'Crucero Baleares' también tiene un monumento en memoria de los combatientes franquistas fallecidos en Palma. En la capital balear, el monumento es conocido popularmente como 'Sa Feixina', por estar situado en la plaza que toma el mismo nombre. El propio Francisco Franco acudió en 1947 a la inauguración de este monolito, que fue levantado gracias a las donaciones forzosas de los ciudadanos, entre ellos los presos de Ca'n Mir, encarcelados por los fascistas. A pesar de la ley de memoria histórica de Baleares y de la voluntad del Ayuntamiento de Palma, el mayor monumento franquista del archipélago sigue en pie por decisión de la Justicia.

El pasado mes de diciembre se produjo una acción similar en Vitoria, aunque en esa ocasión el ataque contra la cruz de Olarizu no llegó a derribarla. Los cimientos de la base de la cruz fueron cortados casi en su totalidad por varios desconocidos para debilitar su estructura.

La junta administrativa de Mendiola, un pueblo dentro del municipio de Vitoria, y donde está enclavada la cruz, acordó su derribo en abril de 2018 al considerar que hacía apología de la dictadura, una medida apoyada por Podemos. Pero el Ayuntamiento de PNV y PSE-EE, por el contrario, considera que esta construcción de 1952, muy simbólica por acoger Olárizu cada septiembre una tradicional romería, era en origen un símbolo religioso aunque más tarde se lo apropiara el régimen franquista e incluyera otros lemas y simbología. Su apuesta ha sido "contextualizar" su significado con una placa.

En 2017 se realizó la demolición de otra cruz franquista, en este caso en el monte Gaztelumendi, en el municipio vizcaíno de Larrabetzu, y con la aporbación del Ayuntamiento. Sin embargo, el derribo no resultó una celebración, tal y como esperaban los vecinos. Cuatro personas sufrieron diversas heridas al alcanzarles los cascotes cuando presenciaban la demolición.

.
.







°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario