jueves, 17 de enero de 2019

Los Jóvenes ante la Represión Estatal

La crisis generada por la rotunda negativa por parte de algunos estamentos hacia el movimiento okupa ha vuelto a manifestarse en Iruñea debido a la posición digna y firme de los jóvenes que habitan el CSO Maravillas.

Pero el problema no se circunscribe solo a Nafarroa en particular o a Euskal Herria en general, es una situación adversa que enfrentan los jóvenes rebeldes e insumisos en cualquier estado.

Por lo anterior, les invitamos a leer esta reflexión publicada por La Haine:
 

Borroka Garaia

No existe ninguna calibración internacional ni modelo estandard ni regulación que califique a ningún arma como “no letal”. Es una invención usada arbitrariamente por algunas empresas de armamento relacionadas con material represivo y militar, diversas policías o ejércitos, y especialmente gobiernos y medios de comunicación. De hecho, el tipo de armas calificadas de tal manera, en su origen tenían otro nombre, el de “menos letales”. Lo cierto es que este tipo de armas, sean eléctricas, de flash ball o de proyectiles foam como los usados por las policías autonómicas españolas en Catalunya y Euskal Herria, lejos de no causar heridas graves o la muerte, han demostrado su letalidad y también la capacidad que tienen para causar daños irreversibles.

Es del estado francés, en su injusta lucha contra los barrios pobres y marginales desde donde se exportó la idea de la utilización de este tipo de armas tanto en el territorio ocupado catalán como en el vasco, y en circunstancias parecidas, tras diversas polémicas por el uso policial de las pelotas de goma. Poco antes de acabarse el pasado año llegaba la noticia desde Catalunya que un joven de 19 años en las protestas por la celebración del consejo de ministros del 21D en Barcelona había perdido un testículo a consecuencia del impacto de un proyectil foam. Desde el relativo poco tiempo en el que se han empezado a usar estos proyectiles en algunas intervenciones en Catalunya, se cuentan por centenares los heridos y contusionados, siendo sus consecuencias apenas distinguibles de las pelotas de goma. De hecho, en el estado desde donde se copiaron estas prácticas el balance de los medios represivos “no letales” contra los “chalecos amarillos”, en pocas semanas ha dejado 12 muertos, varios miles de heridos, entre ellos 82 graves, y 13 manifestantes han perdido un ojo.

En el por ahora momentáneo desalojo del gaztetxe Maravillas se utilizaron pelotas de goma, proyectiles foam y diverso material anti-disturbio contra jóvenes que simplemente protestaban y se manifestaba causando un número de heridos (más de 70 en apenas unas horas) que no se recordaba en muchísimos años. Siendo una de las mayores agresiones policiales acontecidas en décadas contra el movimiento popular vasco relacionado con el movimiento de gaztetxes y gazte asanbladas.

También ha destacado el uso de la mentira gubernamental como en pocas ocasiones se ha visto tan descaradamente en la historia del movimiento popular vasco que prácticamente nos retrotraía a las descripciones que los medios y los partidos hacían sobre el antiguo gaztetxe del casco viejo de Bilbo en el que afirmaban en el desalojo de 1992 que se había encontrado un “esqueleto humano”, omitiendo que este era de plástico. En el caso de Maravillas, bajo la excusa de una inspección técnica ocultaron su intención de desalojarlo, como así fue, y destrozaron internamente el gaztetxe, llegando a levantar hasta el suelo y lo saquearon para después realizar unas fotografías intentando hacerlas pasar por la situación en la que se encontraba previamente al asalto policial. Por si fuera poco, el lenguaje de las autoridades gubernamentales luego de llevar a cabo un desalojo con tan extremada violencia caía de lleno en la humillación a los y las agredidas y en un clasismo y elitismo denigrante de la juventud obrera y de carácter de discurso de odio plenamente filo-fascista que tan de moda está en Europa y en el mundo.

Este sábado 19, a las 17:00 partirá una manifestación desde la plaza del ayuntamiento de Iruñea. Los gaztetxes son principalmente de jóvenes, pero lo que significan y hacen, no solo. Una clase trabajadora que deja a sus jóvenes en manos de la policía y de gobiernos autoritarios será para toda la vida una clase trabajadora perdedora y cobarde. Jamás será capaz por sí misma de conseguir absolutamente nada que no sea atar mas fuerte sus cadenas si no sabe defender lo que tiene más preciado. Por eso mismo, este sábado, la sociedad adulta de Euskal Herria debe dar un paso al frente, unirse a la manifestación y ponerse detrás de una juventud obrera que no está dispuesta a perder y va a ganar esta batalla contra la injusticia.



Texto completo en: https://www.lahaine.org/fM5w






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario