domingo, 27 de enero de 2019

Caracas y el Tardocolonialismo Europeo

Caracas ha respondido a la aberrante pretensión por parte de la Unión Europea de inmiscuirse en sus asuntos internos, dando sobradas muestras de firmeza y dignidad ante el oportunismo descarado por quienes quieren un cambio de régimen que les facilite hacerse con los recursos naturales propiedad de esa nación.

Desde este blog dejamos claro que Juan Guaidó no es mas que un golpista apoyado por algunas potencias extranjeras pero el asunto continúa siendo de incumbencia venezolana y solamente venezolana. Cualquier apoyo a Guaidó es tan ilegal como su autoproclamación como presidente 'encargado'.

Les dejamos pues con este artículo publicado por Naiz:


Venezuela ha rechazado ante el Consejo de Seguridad convocar elecciones, como le ha pedido la Unión Europea, un asunto que ha dividido a la ONU entre el bloque liderado por EEUU, contrario al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el encabezado por Rusia y China, aliados suyos.

Los gobiernos español, francés, alemán, portugués, holandés y británico han dado ocho días de plazo a Nicolás Maduro para que convoque elecciones en Venezuela, advirtiéndole de que, si no lo hace, reconocerán a Juan Guaidó como presidente del país, como él mismo se proclamó el pasado miércoles.

Posteriormente, la alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, en una declaración consensuada por los Veintiocho, ha instado al Ejecutivo de Nicolás Maduro a convocar nuevas elecciones «con las garantías necesarias en los próximos días» y ha abierto la puerta también a reconocer a Guaidó.

Ante el Consejo de Seguridad, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, ha sido claro en su respuesta a los países europeos: «¿Europa dándonos ocho días de qué? (...) ¿De dónde sacan que tienen potestad alguna para darnos ultimátums?».

Tras preguntarse por qué no convocaban elecciones en el Estado español o Reino Unido, Arreaza ha criticado con más virulencia a Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, por estar «a la vanguardia del golpe de Estado» en Venezuela.

«Estados Unidos no está detrás del golpe de Estado, está a la vanguardia (...), da y dicta las órdenes, no solo a la oposición venezolana sino a los estados satélites», ha señalado Arreaza tras calificar la política estadounidense respecto a Venezuela de «grosera intervención» e «injerencia».

También ha acusado al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, de haber dado «luz verde» al «golpe de estado» en un reciente vídeo en el que mostró su apoyo a Guaidó y a las manifestaciones convocadas por la oposición.

Por su parte, Pompeo ha instado «a todas las naciones a que apoyen las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano mientras tratan de liberarse del ilegítimo estado mafioso del expresidente Maduro».

«Esperamos que todas las naciones se unan a nosotros para reconocer al presidente interino Juan Guaido. También esperamos que esas naciones se aseguren de desconectar sus sistemas financieros del régimen de Maduro y permitan que los activos que pertenecen al pueblo venezolano vayan a los gobernadores legítimos de ese estado», ha dicho Pompeo a la prensa.

El secretario de Estado estadounidense ha acusado directamente a China y Rusia, de evitar una postura común sobre Venezuela.

«China y Rusia están apoyando un régimen fallido con la esperanza de recuperar miles de millones de dólares en inversiones mal consideradas y en la asistencia realizada a lo largo de los años. Este dinero nunca tuvo la intención de ayudar al pueblo venezolano, sino que llenó los bolsillos del régimen de Maduro, sus amigos y sus benefactores», ha agregado.

Para el representante ruso, Vassily Nebenzia, la convocatoria de esta reunión por parte de Estados Unidos supone «un quebrantamiento del derecho internacional» y un intento de «orquestar un golpe de Estado».

Tanto Pekín como Moscú han vuelto a expresar su postura de que Venezuela no representa un peligro para la seguridad y la paz internacionales y que, por lo tanto, la crisis política en el país sudamericano es un asunto interno que no debe ser tratado en un foro como el Consejo de Seguridad.

La división internacional también se ha reflejado en los discursos de las dos decenas de oradores latinoamericanos, que dada la envergadura de la cita, solicitaron participar para mostrar sus posiciones.

De este modo, Perú y República Dominicana –miembros no permanentes del Consejo de Seguridad– además de países como Colombia, Paraguay, Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Panamá o Costa Rica han mostrado su rechazo a la «dictadura» de Maduro y su respaldo a Guaidó.

Alineados con el bloque ruso y chino, Bolivia, Nicaragua y Cuba –que ha recibido duras criticas de Pompeo–, han expresado su solidaridad con Maduro y han criticado las «injerencias extranjeras», mientras que México y Uruguay propusieron una tercera vía de diálogo secundada por El Salvador y celebrada por la propia Rusia, cuyo representante ha exhortado «a todo el mundo a sumarse a esas intenciones» de México.

«Den la posibilidad a los venezolanos de resolver sus propios problemas», ha dicho Nebenzia, que ha calificado de «ultimátum absurdo» el plazo dado por los países europeos a Venezuela.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario