lunes, 28 de enero de 2019

Cronopiando | La Hora de los Canallas

En Naiz han publicado el Cronopiando que Koldo dedica a la actual crisis de desvergüenza diplomática cuyo epicentro se encuentra en Washington y cuyas ondas expansivas se han hecho sentir en todos los rincones del mundo.

Lean ustedes:
 

Koldo Campos Sagaseta

El rastro del petróleo también es el rastro de la guerra, de la destrucción: Iraq, Libia, Siria… Venezuela. La mayor reserva de petróleo del mundo está en Venezuela que también dispone de otros muchos y valiosos recursos naturales. Esa es la razón que explica porqué, desde que la historia cambió de rumbo en Venezuela, el Mercado que rige los destinos del mundo sentenció su suerte. Como las urnas no respondían a sus deseos se pusieron en práctica todos los demás habituales procedimientos con los que, como dijera Obama, “se tuerce el brazo de países que no entran en razones”: bloqueo, sabotajes, acaparamiento, algaradas en las calles, asesinatos, terrorismo, atentados, golpes de Estado...

Y en eso estamos. Bajo la carpa del circo en que se ha confinado a la vergüenza, Donald Trump, representante y portavoz del mundo libre nombra al presidente de Venezuela que jura su cargo sobre una tarima, en una calle. Y Europa lo aplaude. Ya han salido a escena todos los payasos. Solo falta el “hombre-cañón” pero lo han dejado para la última función dentro de ocho días que ya están corriendo.

Los grandes medios se encargarán de que se entienda porqué hay hambre en Venezuela y no en Honduras o El Salvador; porqué nos inquieta la emergencia humanitaria que vive Venezuela y nos importa un carajo qué pueda ser de Haití; porque la violencia en Venezuela nos alarma y nos son indiferentes las matanzas en Colombia; porqué es noticia la corrupción en Venezuela y no en la República Dominicana; porqué las algaradas en Caracas son legítimas y en París subversivas; porqué Maduro es un dictador y Bolsonaro y Macri presidentes; porqué el gobierno bolivariano de Venezuela es un régimen y sí son gobiernos el resto de colonias americanas con licencia imperial para seguir llamándose repúblicas.

Cuando se pierde hasta el disimulo los canallas emergen en todo su esplendor.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario