domingo, 20 de enero de 2019

Etxerat Responde

Desde Etxerat han dado respuesta a las recientes declaraciones acerca de los rehenes políticos por parte del aval de la tortura de nombre Fernando Grande-Marlaska y del mal aconsejado Jesús Loza:


Loza emplaza a la izquierda abertzale a un nuevo ‘Zutik Euskal Herria!’ para la autocrítica

J. Arretxe | R. Plaza

El delegado del Gobierno español en la CAV, Jesús Loza, se sumó ayer la declaración del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que consideró que disuelta ETA, sería conveniente acabar con la política de alejamiento de los presos, sin que eso supusiera “traslados indiscriminados”. “Lo que vino a decir el ministro es lo que ya está haciendo el Ministerio”, defendió Loza un discurso que no convence a Etxerat, que ayer recordó que trasladar a reos no significa acercarlos.

“Los movimientos realizados hasta ahora no se diferencian de otros traslados que forman parte de la dinámica habitual de la dispersión desde hace 30 años”, señalaron los portavoces de la asociación de familiares de presos Etxerat, Patricia Velez y Urtzi Errazkin. En su comparecencia, en la que cifraron en 261 el número de presos del EPPK, denunciaron que “las expectativas creadas han desembocado en mayor nerviosismo y frustración”, en referencia al cambio de Gobierno en Madrid.

Tras las manifestaciones convocadas por Sare el sábado pasado en Bilbao y Baiona, que congregaron a unas 85.000 personas según los organizadores, Etxerat exigió a los gobiernos francés y español a acelerar los acercamientos. En el caso español, además, la asociación acusó al Ejecutivo de Sánchez de haber “jugado con las esperanzas de las familias” al dar “pistas falsas sobre acercamientos”.

Hasta la fecha han sido 16 los acercamientos anunciados, de los que se han cumplido 14. Para Etxerat, son movimientos “insuficientes”, porque “no hay razón alguna para no afrontar definitivamente el acercamiento de todos los presos a Zaballa y la excarcelación de los presos con enfermedades graves y de avanzada edad”.

En su comparecencia, los portavoces de Etxerat explicaron que hoy hay 261 presos del EPPK en 55 prisiones de España, Francia y Portugal, de los que 21 están gravemente enfermos, 14 tienen al menos 65 años y más de 50 llevan más de 20 años de prisión.

De los 210 internos en suelo español, 30 están clasificados en segundo grado -que da acceso a determinados beneficios penitenciarios- mientras que 180 continúan en el primero, el más estricto después de que de los 59 primeros casos que han pedido evolucionar al segundo solo hayan sido aceptados tres. Faltan otras 53 demandas por resolver. A estos 261 reclusos hay que sumar otra quincena de presos que se desmarcaron del EPPK.

Aun así, el delegado del Gobierno español emplazó a la izquierda abertzale a que elabore un segundo Zutik Euskal Herria!, el documento en el que renunció a la vía político-violenta, para que “su mundo” asuma que “una autocrítica del pasado aceleraría enormemente toda la resolución”.

Mayor “valentía”

Una decena de sindicatos vascos (ELA, LAB, UGT, ESK, Steilas, CNT, CGT/LKN, EHNE, Hiru y Etxalde) reclamaron ayer al Ministerio del Interior más “valentía” para que dé “los pasos necesarios y cumplan su propia ley”.

Justo un llamamiento a la valentía contrario al que formularon algunas asociaciones de víctimas. Aunque Grande-Marlaska ya dijo el jueves que los acercamientos no serían “indiscriminados”, la Fundación de Víctimas del Terrorismo rechazó un “acercamiento indiscriminado”, mientras que la AVT pedirá aclaraciones al ministro. Una solicitud que también cursará Covite, quien exige al Gobierno que los presos “repudien a la banda terrorista para ser acercados a cárceles en el País Vasco porque ETA ejerció una violencia política”.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario