viernes, 24 de agosto de 2018

En el Camino Hacia la Paz

Hace ya siete años que el pueblo vasco iniciase un proceso de paz hasta el momento unilateral. Madrid se ha negado tajantemente a renunciar a la violencia mientras que París da pasos tibios hacia la resolución.

ETA ha cumplido primero con el cese el fuego, después con el desarme y finalmente con el cierre de ciclo. El régimen borbónico franquista ha respondido con su arsenal de siempre, siendo el Caso Altsasu el más emblemático.

Dicho lo anterior, les compartimos este artículo dado a conocer en la página de Orain:


Jean-René Etchegaray, presidente de la Mancomunidad de Ipar Euskal Herria, y el miembro de los Artesanos de la Paz, Jean-Nöel Etcheverry, han participado en el debate celebrado hoy dentro de las jornadas sobre el proceso de paz de Euskal Herria, la reforma constitucional francesa, y el proceso de democratización de la Unión Europea que organiza Eusko Alkartasuna junto con la Alianza de fuerzas políticas regionalistas, nacionalistas e independentistas del estado francés “Regions et peuples Solidaires (R&PS)”.

Etchegaray y Etcheverry han aportado sus experiencias en cuanto a proceso de paz de Euskal Herria desde sus diferentes ámbitos de actuación, instituciones y movimientos sociales, en un debate moderado por el corso François Alfonsi, exdiputado del Parlamento Europeo y actual presidente de la Alianza Libre Europea.

Jean-René Etchegaray, alcalde de Baiona y presidente de la Mancomunidad de Ipar Euskal Herria, ha definido el momento que vivimos afirmando que “no estamos en una situación de paz, sino en el camino hacia la paz”. Para conseguir una paz duradera y estable ha pedido que “no se instrumentalicen los intentos de negociación y diplomacia que diferentes organizaciones estamos llevando a cabo.”

De igual forma, para que el proceso de paz culmine en una situación de total ausencia de violencia, ha considerado que “hay que trabajar la cuestión de las victimas, de los presos, y por supuesto, es necesaria la implicación de los gobiernos vascos, francés y español.” Igualmente, ha afirmado que “para que el proceso de paz no tenga vuelta atrás no hay que hacer desaparecer la confrontación, sino saber confrontar nuestros proyectos de manera democrática”.

El peso de la sociedad civil

Etcheverry, por su parte, ha centrado su intervención en el papel que la sociedad civil ha tenido en el proceso de desarme de ETA. Ha definido así el contexto en el que se produjo: “ETA había dejado las armas hacía tiempo, el Estado español seguía en el contexto de confrontación y represión, y la sociedad civil vasca pedía un nuevo escenario más afable para la pacificación”. En ese escenario, “no queríamos seguir otros 15 años en una situación en la que España quiere vencer pisando al adversario, humillándolo”, ha afirmado porque quienes trabajan en resolución de conflictos saben que “eso es totalmente contraproducente, ya que no busca una solución, sino a crear más adversarios, odio y confrontación”.

El activista ha recordado el momento en que varios miembros de los Artesanos por la Paz fueron encarcelados y ha afirmado no haber tenido dudas sobre que “la sociedad civil respondería. Y efectivamente, en toda Euskal Herria, gente de todos los colores llamaron una manifestación, los alcaldes hicieron peticiones al Gobierno francés, le interpelaron”. Esa movilización, ha advertido, no cayó del cielo, sino que “después de Aiete, la sociedad civil se mueve”. En este caldo de cultivo, ha recordado, se creó un grupo de trabajo pluripartito y en el Congreso de Francia hubo una conferencia sobre el proceso de paz en Euskal Herria.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario