sábado, 3 de febrero de 2007

Desde Arrigorriaga

Esta misiva nos llega vía Euskal Diáspora:

Al señor alcalde de Arrigorriaga

Habiendo tenido conocimiento de totalmente circunstancial de la presentación de una iniciativa del Ayuntamiento de Arrigorriaga «en el marco del reconocimiento a las víctimas del terrorismo» y como familiares del vecino de Arrigorriaga José Miguel Beñaran Ordeñana, Argala, asesinado en Anglet el 21 de diciembre de 1978 por el terrorismo de Estado español, decimos que:

­En ningún momento el alcalde, Alberto Ruiz de Azúa, promotor de la iniciativa, se ha puesto en contacto con nosotros, para recabar nuestra opinión, hecho que ya de entrada nos parece clarificador del verdadero sentido e interés de la misma.

­Entendemos que los familiares de cualquiera de las víctimas del conflicto que desde hace tantos años vive nuestro pueblo sufrimos igual sufrimiento pues el sentimiento ante la pérdida del ser querido no es diferente y el hueco de su ausencia es para todos nosotros igual de grande. En este sentido nuestro total respeto al sufrimiento de los familiares de las víctimas del conflicto vasco habidas en Arrigorriaga.

­Como familiares de Jose Miguel Beñaran, Argala, desde el dolor de su pérdida y el hueco dejado por su muerte, nos situamos decididamente en la apuesta por la solución del conflicto que vivimos en Euskal Herria, en la apuesta por el diálogo, por el derecho de los ciudadanos de este pueblo a decidir y a que su decisión sea respetada. Nuestro sufrimiento y condición de víctimas del terrorismo de estado no será nunca un obstáculo para la consecución de la paz, sino un acicate para buscarla en las únicas vías donde se encuentra: el diálogo y el reconocimiento de todos los derechos de todos los ciudadanos en toda Euskal Herria.

­En este sentido nos reconforta saber que la mayoría de la ciudadanía respalda este sentimiento y esta necesidad de búsqueda de una solución dialogada y democrática al conflicto que vivimos y que sigue acarreando sufrimiento en su permanencia, por la permanencia de las violencias enmarcadas en el mismo. Asimismo creemos que el mejor homenaje que políticos e instituciones pueden y deben hacer a nuestro hermano y a todas las víctimas del conflicto es poner en marcha todas las fórmulas necesarias para la solución dialogada y democrática del conflicto, frente a la utilización para sus intereses partidistas y electoralistas en uno u otro grado de las víctimas a la que nos tienen acostumbrados, tal y como nos demuestran continuamente.

­Dar solución definitiva y justa al conflicto en Euskal Herria debiera ser la labor de políticos e instituciones y no realizar homenajes huecos y para la foto. En el caso de nuestro familiar además, el reconocimiento de su pueblo y el apoyo a su familia está más que demostrado, ya que desde el mismo momento de su asesinato los vecinos de Arrigorriaga lo expresaron en la calle y con la determinación de denominar Plaza Argala a la plaza de nuestro pueblo.

­Asimismo nos parece increíble que el alcalde de Arrigorriaga y los representantes de los grupos políticos que le apoyan en la moción presentada piensen que ellos pueden ­con esta iniciativa u otra­ «devolver la dignidad» a nuestro familiar. Quizas mejor debiesen pensar en algo para devolvérsela a sí mismos, pues José Miguel no la perdió nunca.

­Por ello no podemos sino situarnos al margen de la iniciativa que impulsada por el alcalde de Arrigorriaga y las fuerzas políticas que le respalden (PNV, EA, EB) se está realizando de una forma creemos totalmente utilitaria y de marketing político, al menos en lo que respecta a la figura de nuestro familiar José Miguel Beñaran, Argala.

Pablo Beñaran Ordeñana - En nombre de la familia Beñaran Ordeñana


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario