viernes, 27 de diciembre de 2013

Misoginia y Desobediencia

Como ya se habrán enterado, los peperos insisten en que Españistán avance a tambor batiente hacia el siglo XV. Su más reciente aportación, una contra-reforma a la ley que va en contra de los derechos reproductivos de las mujeres.

En Euskal Herria, hay quienes se preocupan desde las instituciones para defender estos derechos, como nos dice esta nota publicada en El Mundo:

J.M. Alonso
La Diputación de Gipuzkoa (Bildu) ha reclamado hoy al Gobierno vasco que adopte una postura de "desobediencia activa" ante la reforma de la ley del aborto que pretende aprobar el Ejecutivo español con el rechazo de todos los demás grupos del Congreso.
Este emplazamiento se recoge en una declaración institucional aprobada hoy por el Consejo de Gobierno foral para expresar su rechazo ante al anteproyecto presentado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. El Ejecutivo de Martín Garitano ha instado al Gobierno vasco a buscar "todas las alternativas y estrategias que permitan no acatar la reforma anunciada", así como a "asegurar el derecho de las mujeres a decidir libremente y a abortar de manera gratuíta" en Euskadi. En ese camino, según precisa, contará con "el apoyo sin fisuras de este Gobierno foral".
En el documento, que ha sido dado a conocer por la portavoz foral, Larraitz Ugarte, en la comparecencia ante los medios tras el Consejo de Gobierno, la Diputación denuncia que la reforma de la ley del aborto "constituye uno de los hitos más vergonzantes que ha protagonizado el Estado español contra los derechos sexuales y reproductivos reconocido como un derecho humano de las mujeres a proteger".
La nueva legislación que promueve el Gobierno español, y que ha levantado algunas voces críticas dentro del PP, representa para la Diputación un "atentado directo y gravísimo" contra un derecho que "las mujeres tardamos más de 30 años de lucha en conseguir: el derecho a decidir en lo que concierne a nuestra vida sexual y reproductiva sin ser tuteladas ni perseguidas". Por ello, censura que esta reforma "infantiliza a las mujeres al depender de otros el permiso para abortar", al tiempo que "reduce el cuerpo de las mujeres a meras reproductoras intervenidas por el Estado y el cuerpo médico".
El texto sostiene que la reforma planteada por Gallardón "humilla y desprecia a las mujeres al obligarnos a ser madres contra nuestra voluntad y, además, a serlo en condiciones de extrema crueldad". Igualmente, critica que las féminas se van a tener que ver obligadas "a tener criaturas con malformaciones a las que no se pueden garantizar vidas dignas de ser vividas ni para ellas ni para las mujeres madres y a ser madres en supuestos de violación que no hayan sido denunciadas previamente".
En su denuncia, la Diputación expone que hasta la Organización Mundial de la Salud reconoce que "las leyes restrictivas no disminuyen el número de abortos", sino que "sólo provocan que las mujeres que no tienen recursos económicos lo hagan en peores condiciones", de modo que "a la discriminación por razón de sexo se une la discriminación por clase o condición socio-económica".
Ante este atentado contra los derechos humanos de las mujeres, la declaración institucional consta de seis puntos en los que se exige al Gobierno español "la retirada inmediata del anteproyecto presentado" y se advierte de que "los derechos de las mujeres no se negocian, ni se someten al juego de mayorías y minorías". Igualmente, recoge el compromiso del Gobierno foral de sumarse a las movilizaciones que se produzcan con el objetivo de "frenar la barbarie de la reforma anunciada". Por ello, hace un llamamiento a la ciudadanía a adherirse "al grito colectivo de rechazo unánime" a la nueva legislación.


Y aprovechamos para recordarles que el suegro de Gallardón ha sido imputado en Argentina como responsable de torturas por parte del régimen español en contra de sus "enemigos internos".



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario