miércoles, 7 de agosto de 2019

Trump Oficializa Bloqueo Contra Venezuela

Este blog se edita gracias a un trabajo colectivo de la diáspora vasca independentista e internacionalista.

Por ello, además de dejar constancia hemerográfica de Euskal Herria y la lucha de su pueblo por su autodeterminación también compartimos información acerca de otros pueblos y naciones insumisos ante el poder imperialista.

Cuba, Palestina, Sahara Occidental...

Hoy, volvemos a levantar nuestra voz en solidaridad con la Revolución Bolivariana de Venezuela ante el escalamiento de las agresiones injerencistas por parte de Washington.

Les invitamos a leer lo que denuncia la página Misión Verdad, aclarando que no se trata de un embargo sino de un bloqueo. Para entender la diferencia les invitamos a ver el primer capítulo de la saga de Star Wars (La Guerra de las Galaxias).

Aquí la información:


Este lunes la Administración Trump alcanzó un nuevo cenit en sus actos lesivos contra la economía y la sociedad venezolana al ampliar a la categoría de embargo las medidas coercitivas y unilaterales contra la República Boliviariana. Una medida que, según el medio estadounidense The Wall Street Journal, consiste en un "embargo económico total".

Mediante Orden Ejecutiva referida por el presidente estadounidense, tendrá lugar un reforzamiento de todas las acciones de prohibición a cualquier relacionamiento con el Estado venezolano, por parte de cualquier empresa en suelo estadounidense o relacionada con ese país. La medida impone el embargo a los bienes venezolanos en suelo estadounidense, entre ellos la filial de PDVSA, CITGO.
Al detalle, un embargo integral sobre la economía venezolana

Según el medio estadounidense El Nuevo Herald, Trump "amplió sustancialmente las sanciones" contra Venezuela "llevando el bloqueo económico impuesto a Venezuela a extremos similares a los aplicados a Corea del Norte, Irán y Cuba".

La nueva medida, refiere el medio, en esencia "permitiría la aplicación de sanciones contra cualquier individuo o compañía que sostenga operaciones o brinden cualquier tipo de respaldo al régimen de Caracas", lo cual consiste en una profundización de la asfixia contra Venezuela.

La complejidad de la medida y las derivaciones que tendría, supone que cualquier empresa petrolera, ente financiero o cualquier actividad económica de comercio de bienes y servicios, que tenga algún vínculo con Estados Unidos estará sujeta a acciones punitivas, aplicando la metodología de "sanciones" que Washington ejecuta unilateralmente contra países a espaldas del derecho internacional.

Según la jurisprudencia internacional, el único ente facultado para emitir sanciones es el Consejo de Seguridad de la ONU, y por esa razón expresa, las medidas que toma el gobierno estadounidense contra Venezuela son ilegales.

Para Venezuela, la ampliación y profundización de este tipo de actos consiste en la inhabilitación del Estado venezolano y de cualquier empresa relacionada con éste, sea en Venezuela o en el extranjero, a efectuar tratos con la República.

Para explicarlo al detalle, políticas del Estado venezolano como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que consiste en la importación de alimentos, o la compra internacional de medicinas para el sistema de salud pública, indudablemente se verán seriamente afectadas.

La provisión de servicios públicos esenciales, como electricidad y agua, que dependen de tecnologías (en gran parte) estadounidenses y que son suministradas por empresas ligadas a ese país, podrían verse más comprometidas dada la imposibilidad de que estos proveedores puedan efectuar acuerdos directos o indirectos con el Estado venezolano.

Según la cadena BBC, esta medida de embargo guarda similitudes con la Ley Helms Burton con la cual se le ha aplicado un bloqueo a Cuba durante más de 50 años.

La medida prohíbe -salvo que esté expresamente exenta- toda operación o activo perteneciente a cualquier entidad gubernamental de Venezuela, incluyendo organismos estatales como el Banco Central de Venezuela o la petrolera PDVSA, así como cualquier individuo o agrupación controladas directa o indirectamente por ellas.

En una carta dirigida al Congreso, Trump aludió: "He determinado que es necesario bloquear las propiedades del gobierno de Venezuela a la luz de la continua usurpación del poder por parte del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro", según cita de la agencia Reuters.

La medida será aplicada sobre "todos los bienes e intereses de propiedad del gobierno de Venezuela que se encuentran en Estados Unidos, o que se encuentran bajo el poder o control de cualquier persona de Estados Unidos". Estos activos "están bloqueados y no pueden ser transferidos, pagados, exportados, retirados o tratados de ninguna otra manera", reseña la Orden Ejecutiva.

Según el medio estadounidense The Wall Street Journal, es "la primera vez que Washington aplica medidas de este tipo contra un gobierno del hemisferio occidental en más de 30 años".

La medida pone en entredicho cualquier acto de enajenación, transferencia y confiscación por órdenes de tribunales estadounidenses de CITGO, tal como estaba planteado recientemente mediante el fallo de una Corte de Apelaciones de Estados Unidos a favor de la empresa Crystallex, que reclama mediante propiedades de CITGO el pago de 1 mil 800 millones de dólares.

Pero la medida de embargo supone el control total del propio gobierno estadounidense de dichos activos en un ejercicio de clara discrecionalidad, lo que significa pérdida por sentado de esos bienes de la República.
Puntos esenciales y contexto

La Administración Trump lanza un mensaje en el marco de las conversaciones entre venezolanos que tuvieron lugar en Oslo y que ahora continúan en Barbados mediante el auspicio de Noruega. La intención parece clara, consistiría en dinamitar los probables acuerdos que podrían estar previstos entre el chavismo y la oposición, pues la asfixia económica contra Venezuela es uno de los puntos esenciales en discusión.

En teoría, Washington estaría insatisfecho dado que los avances y probables acuerdos que se consumarían entre venezolanos, no se corresponderían a las exigencias impuestas por la Administración Trump.

En efecto, Elliott Abrams indicó recientemente que "claramente tiene que haber unas nuevas elecciones libres y justas. Y no es posible que haya elecciones libres y justas con Maduro en la presidencia".

Por su parte, el secretario de Estado Mike Pompeo resaltó que en el marco de las conversaciones en Barbados "sería inconcebible tener elecciones que realmente representen al pueblo venezolano si Maduro sigue estando presente en el país".

Washington estaría imponiendo, en clara intrusión en los asuntos de otro país, que el gobierno reelecto del presidente Maduro salga del poder y sea transferido al "presidente" autoproclamado Juan Guaidó, impuesto por instrucciones de la Casa Blanca. Es decir, Washington sugiere realizar "elecciones libres" en medio de una trama de golpe de Estado consumado.

La Administración Trump estaría calibrando también los escenarios electorales en la política interna estadounidense, proyectando la reelección de Trump como una carrera de largo aliento. Esto supone que Trump decide actuar en correspondencia con los sectores que integran las diásporas cubana y venezolana, ubicadas en Florida, un estado electoralmente determinante, donde esos sectores han exigido un rol mucho más activo de Trump contra Venezuela y Cuba.

Las acciones de recrudecimiento del bloqueo contra Cuba y ahora el decreto de embargo contra Venezuela van acompasados en esa línea.

La medida es anunciada en la víspera de otro encuentro del Grupo de Lima, esta vez, con la presencia del asesor de Seguridad de Trump, John Bolton.

Bolton manifestó este lunes que esperaba "un día productivo en Lima", alardeando sobre las nuevas condiciones que Estados Unidos imponía sobre Venezuela e infiriendo el incremento de presiones contra el país en claro ejercicio de cabildeo por parte del gobierno estadounidense sobre esta instancia.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario