jueves, 22 de agosto de 2019

Miarritze en Estado de Sitio

Se aproxima la Cumbre del G7 a llevarse a cabo en Miarritze y las medidas de seguridad implementadas nos hace recordar lo que es una ciudad en estado de sitio.

Aquí lo que reporta Gara:


El ministro de Interior francés, Christophe Castaner, acompañado del secretario de Estado de Seguridad, Laurent Nuñez, cursaron visita a algunos de los lugares de referencia del gran dispositivo de seguridad que se activará con motivo de la cumbre del G7. Hasta 13.200 policías y gendarmes se desplegarán en Biarritz y su zona de influencia.

Maite Ubiria Beaumont

El centro de mando interministerial, encargado de centralizar la información y coordinar los dispositivos de seguridad cara a la reunión del G7, fue el lugar elegido ayer tarde por el ministro de Interior galo, Christophe Castaner, como punto de partida de una visita-relámpago por las diferentes sedes que desarrollarán labores de seguridad durante la cumbre. Una labor que, destacó, tendrá como absoluta prioridad «la protección de las delegaciones internacionales» que acudirán a la reunión, no todas pero sí en su mayoría, sirviéndose del aeropuerto de Biarritz, otro de los puntos de interés del periplo de Castaner.

El titular de Interior dedicó la posterior rueda de prensa a detallar los objetivos y, también, a desgranar las grandes líneas de un dispositivo de seguridad que incluso antes de ponerse en marcha en su totalidad ya está generando importantes impactos en la vida cotidiana.

Según detalló, un total de 13.200 policías y gendarmes engrosan el dispositivo de seguridad del G7. A ellos se sumarán un número por concretar de militares, cuya presencia, por cierto, es visible estos días en zonas rurales y pasos fronterizos.

400 bomberos y trece unidades de emergencia sanitaria completarán el grueso de un imponente alarde que, a tenor de lo afirmado por Castaner, tendría un carácter eminentemente preventivo. Y es que, contra lo dicho en su precedente visita a Euskal Herria, el pasado 4 de julio, cuando “el primer policía de Francia” hizo hincapié en la «amenaza terrorista», Castaner aseguró ayer que «no hay alertas claras» sobre eventuales planes de atentados, aunque apostilló de inmediato que «la amenaza es una constante y estamos preparados para responder a cualquier situación».

Castaner, tras elogiar ante los electos presentes en la sala la idoneidad de la elección de Biarritz –«ciudad de un país con una fuerte identidad»– para acoger «un evento que tiene una importancia trascendental», remarcó que «se reúnen todas las condiciones para un desarrollo sereno de la cumbre».

En todo caso, enumeró tres riesgos principales en materia de seguridad: «los disturbios que acompañan este tipo de eventos internacionales desde la cumbre de 1999 en Seattle», los «atentados terroristas» y los ciberataques. A partir de ahí, remarcó el «alto grado de preparación» del dispositivo, con elogios a la colaboración franco-española, e insistió en que se ha buscado «la justa medida y el equilibrio» para evitar que ese «esfuerzo de seguridad necesario» genere más molestias que las «estrictamente necesarias».

Castaner estuvo apoyado en las explicaciones técnicas por el prefecto de Pirineos Atlánticos, Eric Spitz, deseoso de detallar la «completa gama de dispositivos» con que contarán las fuerzas de seguridad. «Este dispositivo es fruto de siete meses de trabajo y es, por tanto, un éxito compartido», explicitó.

Con la calculadora de nuevo en la mano, remarcó que, de las 26.000 demandas recibidas, cerca de 20.000 personas –el alcalde de Biarritz, Mixel Veunac, rebajó la cifra a 18.000– han recibido ya los distintivos obligatorios para transitar por las zonas roja y azul –en la infografía a pie de página se detalla la extensión de los perímetros de seguridad– que se cerrarán a las 00.00 del 23 de agosto y no volverán a abrirse hasta las 20.00 del 26 de agosto.

El prefecto estimó en «cuatro días máximo» la duración de esa clausura impuesta a Biarritz que, sin embargo, no causa mayor desvelo a su alcalde, Veunac, que antes de dirigirse al encuentro con el ministro, en declaraciones a los periodistas, se mostraba confiado en «el buen desarrollo de la cumbre» y ponía en valor la experiencia de la ciudad en la organización de eventos.

Veunac y los comerciantes

Pese a las críticas que se oyen en la ciudad, el alcalde afirmó que «poniendo en la balanza los pros y los contras, los beneficios serán mayores». Luego quitó hierro a las quejas de los comerciantes, afirmando que «no pretenderán decirnos que sus ingresos anuales dependen de un fin de semana».

Al secretario de Estado de Seguridad y ex subprefecto en Baiona, Laurent Nuñez, le tocó extender un discurso definitivamente más conciliador, en especial sobre algunos puntos de fricción con los organizadores de la cumbre contra el G7, que arrancará hoy en Ficoba y cuyos debates se prolongarán hasta el viernes por la tarde. Así, mientras el ministro Castaner no dudaba en asegurar que, aunque no tienen previsiones de «graves incidentes», la Policía está preparada para «impedir alteraciones del orden» y tiene autorización de utilizar «todos los instrumentos en su mano» –incluidas las flash-ball, con un oscuro balance de manifestantes heridos–, Nuñez lanzó dos mensajes de «serenidad».

Anunció así una presencia policial discreta con vistas a la manifestación que recorrerá las calles de Hendaia el sábado por la mañana y, preguntado por las acciones de desobediencia, con ocupación de espacios públicos en el BAB ( Biarritz-Angelu-Baiona) anunciadas para el domingo, afirmó que la Policía no actuará contra protestas pacíficas.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario