miércoles, 25 de noviembre de 2015

Erdogan el Gamberro Violento

Ahora que Erdogan ha decidido tomar el rol de "incontrolado" en la pandilla mafiosa del truculento Barack Obama uno se tiene que preguntar qué espera ganar a cambio. Mientras más datos acerca de su posible recompensa salen a la luz, les presentamos este análisis acerca de la situación generada a partir del derribo del SU-24 y el asesinato a mansalva de uno de sus dos pilotos, mismo que ha sido publicado en la página RBTH:

Ankara atrapada en una difícil situación tras el derribo del Su-24

Ekaterina Chulkóvskaya y Alexéi Timoféichev
Tras el derribo de un caza ruso Su-24 en la frontera entre Turquía y Siria aumenta la tensión entre ambos países. Turquía asegura que el avión había violado el espacio aéreo del país. Vladímir Putin declaró que fue derribado sobre territorio de Siria y calificó el suceso de una “puñalada por la espalda asestada por los cómplices del terrorismo”. ¿Qué va a ocurrir en las relaciones entre ambos países?

El Turkish Stream y la estrategia turca

Durante los últimos meses, los medios de comunicación han tratado muy de cerca el tema de las relaciones entre Rusia y Turquía, que aparecían en el punto de mira debido a la decisión de Moscú de cancelar en diciembre del año pasado el proyecto del gasoducto South Stream, que debía llevar gas hasta Europa.

Tras dejar de lado esa iniciativa comenzaron las negociaciones con Turquía para la construcción de un nuevo gasoducto, el denominado Turkish Stream, que al igual que el anterior debe pasar por el lecho del mar Negro. Estas negociaciones están pasando por un momento delicado debido a las discrepancias entre las partes acerca del precio del gas.

Según Vladímir Avatkov, del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú especializado en Turquía, en las circunstancias actuales es difícil hablar de un progreso en las negociaciones sobre el Turkish Stream, ya que el incidente demuestra la falta de visión estratégica por parte de los políticos turcos. “Ankara no es consciente de que un proyecto estratégico como el del Turkish Stream permitiría a Turquía controlar a Europa mediante el grifo del gas y le daría un gran poder”, declara a RBTH.

Sin embargo, Turquía ha optado por una táctica mucho menos ventajosa, opina este experto. El avión ruso fue derribado poco después de que Rusia comenzara a destruir activamente camiones cisterna y refinerías de petróleo controladas por los extremistas del Estado Islámico.

Esto era potencialmente dañino para los intereses de una parte del establishment turco, que obtiene beneficios del comercio de petróleo con el Estado Islámico. Avatkov opina que este incidente demuestra que Rusia no puede establecer “una relación normal con Turquía en el ámbito de la seguridad y la geopolítica” y prevé una reacción severa por parte de Moscú.
¿Habrá ruptura?

Al mismo tiempo, tras la reciente visita de Vladímir Putin a la cumbre del G-20 en Antalya y la reunión mantenida allí con el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, parecía que Rusia y Turquía habían hallado la posibilidad de resolver las discrepancias existentes.

En diciembre Erdoğan debía viajar a Moscú, pero ahora resulta poco probable que se celebre esta visita. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, iba a viajar a Estambul hoy, pero después del incidente con el Su-24, Lavrov canceló su viaje.

No obstante, los analistas no creen que lo sucedido con el avión ruso provoque una ruptura total de las relaciones ruso-turcas.

En opinión de Vladímir Sótnikov, del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias, este incidente “deteriorará las relaciones entre Moscú y Ankara durante un tiempo”.
Una situación difícil

Borís Kagarlitski, director del Instituto de Globalización y Movimientos Sociales, declara a RBTH que Moscú es la parte menos interesada en tomar medidas de respuesta demasiado severas. Según el experto, “la severidad de la respuesta de Moscú no dependerá de las relaciones entre Rusia y Turquía, sino de cómo ve el Kremlin el futuro de las relaciones entre Rusia y Occidente”. En este sentido, Kagarlitski opina que “el gobierno ruso escogerá la respuesta menos severa de todas”.

Sin embargo, algunos expertos opinan que en la situación actual tampoco será tan fácil para Turquía asegurarse el apoyo de Occidente. Según comenta a RBTH Behlül Özkan, experto en relaciones internacionales de la Universidad Marmara de Estambul, “en el terreno diplomático, Turquía se ha atrapado a sí misma en una situación muy difícil”.

Ha derribado un avión que bombardeaba a las agrupaciones yihadistas en un momento en que, después de los ataques en Paris, Occidente cambiaba su postura respecto a los terroristas. “Ahora surge la cuestión de las relaciones entre estas agrupaciones y Turquía”, señala el experto.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario