sábado, 5 de octubre de 2013

Amnistía Internacional y Garzón

Agradecemos mucho esta información acerca del escrachado juez clown que nos ha llegado por correo electrónico:


En ese año, la sección española de la conocida ONG emitió un duro informe titulado Destinos inconfesables, obligaciones incumplidas: España en la guerra contra el terror. En el mismo, Amnistía Internacional (AI) hacía un extenso relato de la participación activa y pasiva en los llamados "Vuelos de la CIA", por el cual varios gobiernos del mundo liberaron su espacio aéreo para que aviones de EEUU trasladaran a personas secuestradas en diferentes países que, según las acusaciones norteamericanas, serían presuntos integrantes de Al Qaeda. Asimismo, AI detalló el calvario por el que pasaron varios ciudadanos secuestrados ilegalmente por personal militar de EEUU, las torturas recibidas en la base militar de Guantánamo y las acusaciones tergiversadas asumidas por las autoridades judiciales españolas, entre ellas el entonces juez titular del Juzgado Central de Instrucción nº5 de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón Real.

Según el informe de la ONG, los policías españoles que declararon ante Garzón, que en ese momento estaba preparando una imputación contra Hamed Abderrahaman Ahmed (único español secuestrado en Guantánamo) por presunta vinculación a Al Qaeda, advirtieron al magistrado de los hechos de tortura que habían conocido en primera persona. En particular, el agente  nº 14620 de la Policía Nacional española declaró ante Garzón el 23 de septiembre de 2003 que los interrogatorios se realizaban en una especie de vagones "propicios para la tortura". Además, el personal policial que declaró ante el ex juez detalló con precisión las condiciones del secuestro.

Es decir, Baltasar Garzón conocía las torturas recibidas por quien falsamente imputó como miembro de Al Qaeda, pero en ese momento, prefirió asumir la doctrina militar de EEUU y del Gobierno de Aznar, que apuntaba a la población árabe o de religión musulmana en general como "previsibles terroristas". Al igual que con los presos vascos, catalanes o antifascistas que han pasado por su escritorio donde siempre esgrimió que desconocía los hechos de tortura denunciados por los detenidos, Garzón ha vuelto a mentir al pueblo argentino. Conocía las torturas, las silenció y prefirió vulnerar los DD.HH. que dice defender en Argentina.

Acceso al informe completo de Amnistía Internacional.


Por cierto, el informe ya no se encuentra en el portal de Amnistía Internacional España, solo apuntes sobre el mismo. ¿Por qué será?






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario