sábado, 13 de diciembre de 2014

Entrevista a Kate Camino

Les compartimos esta entrevista publicada en Deia:
 

Kate Camino Urrizaga: “He tenido la suerte de crecer en el entorno cultural vasco de EE.UU.”

Para los visitantes del Centro de Estudios Vascos de Reno y para los investigadores que frecuentan sus instalaciones, ella es la cara visible de la institución. La vascoamericana Kate Camino coordina desde hace 17 años dicha oficina

Joseba Etxarri

Hablar con ella resulta fácil, no solo por su trato; también aunque no se dominen lenguas, puesto que no en vano Kate Camino habla las que en Estados Unidos denominan las cuatro lenguas de los vascos, a saber: euskera, castellano, francés e inglés. Nacida en Buffalo, Wyoming, hace cincuenta años, esta euskaldun estadounidense resume en su persona la mejor tradición cultivada por generaciones de emigrantes vascos, renovada, aggiornada y puesta al servicio de los académicos e investigadores que desde otras lugares de la Diáspora o desde la propia Euskal Herria acuden a hacer uso de la que es la mejor y más completa biblioteca de Estudios Vascos fuera del País Vasco.

¿Cómo es trabajar en el Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada en Reno?

-Para cualquier vasco y para cualquier persona interesada en conocer y profundizar sus conocimientos en torno a lo vasco constituye todo en lujo. El fondo bibliográfico y documental y la labor que, haciendo uso de nuestros fondos y archivos, llevan a cabo investigadores de todo el mundo son un caldo de cultivo que merece la pena conocer y experimentar. He aprendido mucho desde que estoy aquí y he conocido además a mucha gente interesante del mundo académico, la cultura, la política y, en general, la vida del País Vasco. Constituye todo privilegio trabajar en un lugar como este.

¿Cuáles son las cifras?, ¿cómo presentaría la Biblioteca de Estudios Vascos de Reno?

-El Centro fue creado en 1967 y es una institución única en sus características. La Biblioteca Vasca cuenta en la actualidad con más de 50.000 volúmenes y documentos y está integrada en el sistema estadounidense de bibliotecas universitarias. Cada año recibimos a becarios y decenas de personas de todo el mundo que realizan investigaciones o escriben tesis sobre los aspectos más variados de la cultura vasca y también a alumnos y profesores del País Vasco que desarrollan otras investigaciones. Pretendemos ser un punto referencial o instrumental para todos ellos. El Centro mantiene un doctorado en Estudios Vascos y edita una revista sobre sus actividades. También publicamos libros y trabajos en inglés sobre temas vascos, tanto escritos originalmente en inglés como traducciones.

El próximo año se cumple el cuadragésimo aniversario de la publicación de ‘Amerikanuak’, que surge en este contexto como una especie de Biblia en el mundo de los estudios sobre la diáspora vasca.
-Siempre hemos mantenido la conexión con Nevada y con la realidad de la emigración vasca, tanto al Oeste como al resto del país y al resto del mundo. Amerikanuak fue publicado en 1975 por quien sería durante más de tres décadas coordinador del Centro, William Douglass, y Jon Bilbao, que falleció en 1994. El libro es aún hoy, casi cuarenta años más tarde, la obra referente para cualquiera que pretenda adentrarse en la materia.

Reno es también sede de un centro vasco, el Zazpiak Bat Basque Club, del que usted ha sido presidenta. También lo fue con anterioridad de la euskal etxea de su localidad natal de Buffalo.

-Pertenezco al Zazpiak Bat desde que me mudé de Buffalo en 1997. Tanto allí como aquí me han honrado eligiéndome presidenta en varias ocasiones y he coordinado también el grupo de baile, el Zaharrer Segi de Buffalo y el Zazpiak Bat de aquí. A día de hoy sigo siendo miembro de ambas euskal etxeas, si bien en este momento no estoy en la Directiva, aunque mis dos hijas, Ezti y Ohiana, son dantzaris del Zazpiak Bat.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario