miércoles, 20 de febrero de 2013

Nación de Psicópatas

Nos dice Kodak que una foto dice más que mil palabras. Y cuanta razón, vean esto que denuncian en la página de Pijama Surf:


Un joven soldado de 20 años, perteneciente a la unidad de francotiradores del ejército de Israel, posteó en su cuenta personal de Instagram esta imagen en que la cabeza de un niño está enmarcada en la letal mira de un rifle de precisión.

Hace unas horas se dio a conocer esta imagen en la que se observa a un niño asomado en el borde una barda ignorante del francotirador que lo tiene en la mira, capaz en cualquier momento de jalar el gatillo y dejar una bala mortal en el cráneo del menor.

Según se ha dicho, la fotografía fue posteada en la cuenta de Instagram de una persona: Mor Ostrovski, de 20 años, perteneciente a la unidad de francotiradores del ejército israelí, de acuerdo con las investigaciones de The Guardian.

Sin embargo, como aclara Phoebe Greenwood en dicho diario inglés, el contexto de la fotografía no ha podido aclararse, algo que sin duda resulta importante en vista de lo traidoras que pueden ser las instantáneas, en las cuales quedan fuera significantes que pueden cambiar radicalmente la interpretación de lo que observamos. Con todo, Greenwood no duda en calificar el mensaje de “agresivo” y, por otro lado, señalar elementos —los minaretes, la arquitectura del espacio en general— que apuntan directamente al origen palestino del niño y de la ciudad.

En cualquier caso, el asunto nos puede hacer reflexionar sobre el velo de irrealidad que Internet ha venido a tender sobre la realidad, esa maniobra que se opera en nuestra percepción cuando nuestras acciones pasan, efectiva o potencialmente, por el filtro de la virtualidad.

Cuando actuamos en función de lo que postearemos en Facebook, en Twitter, en Instragram, ¿no movemos ligeramente la realidad hacia un campo en donde todo no parece más que una sucesión de datos, imágenes y palabras, independiente y autónoma por un momento con respecto a la supuesta fuente original, real, de dónde surgió?

El ejército israelí ya ha emitido una posición al respecto, asegurando que las acciones del joven soldado “no están en concordancia con el espíritu de las IDF [Fuerzas de Defensa Israelíes] o sus valores”, por lo cual se ha iniciado una investigación al respecto.



Ahora bien, uno no sabe si reír o llorar con lo expuesto en el último párrafo. ¿Las IDF tienen valores? ¿Serán parecidos a los de la Gestapo o las SS qué no?

Una cosa es segura, el sanguinario régimen de Tel Aviv ha quedado fielmente retratado, en los últimos 60 años han creado una nación de psicópatas.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario