sábado, 12 de diciembre de 2009

De Ética, Nada

Esta opinión acerca del asunto de las subvenciones nos ha llegado por correo electrónico:

¿Cómo? ¿Me has pedido opinión? Bien, ahí va.

Supongo que no pretenderán quejarse las subvencionaditas ¿no? Bastante han chupado de la teta vasca, de los impuestos de TODOS los vascos, pero casi ninguna se acordó de agradecerle también a los presos vascos y sus familiares cuyos impuestos vinieron a parar a las cuentas de las euskaletxeas. Ah, claro, son "apolíticas". Entienden de subvenciones, no de solidaridades.

Y "sin adoctrinamiento", bai, mesedez. La Junta Extraterritorial del PNV dijo públicamente en un comunicado que las euskaletxeas son "una construcción aranista", por lo tanto, debemos entender que el PNV dejó "todo adoctrinado y bien adoctrinado".

Ahora venimos a comprobar que a las subvencionaditas les da lo mismo que el dinero se los envíe un "nacionalista vasco" o un españolazo como Patxi. O sea, que el temor que tenía el ex presidente de la FEVA Carlos Sosa se disipa. No desaparecerán los centros porque recibirán plata de manos fascistas.

Al final de cuentas, el Gobierno Virreinal giró a las euskaletxeas nada menos que 1.000.000 de euros. Para que sigan jugando al mus, entronizando vírgenes, bailando fandango y tomando vino en bota sin meterse en política. Aunque la subvención sea parte de una política.

Del total de la subvención que recibe cada euskaletxea debería devolver la parte proporcional que corresponde a los fondos que aportaron los vascos que ahora están presos, lo que aportaron sus familiares y todos los de la izquierda independentista. De lo contrario es inmoral que no haya espacio en sus locales y en sus reuniones para una bandera de los presos o presencia de la izquierda independentista en actos y charlas, porque ellos también aportaron a esos fondos.

Las subvencionaditas no devolverán nada. De ética, nada.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario