martes, 22 de diciembre de 2009

El Verdadero Mensaje

Esta es la editorial de Gara con respecto al anuncio de que el sucesor de Francisco Franco al frente del estado español cuenta ahora con EiTB para dar su muy cristiano mensaje navideño:

El medio es el verdadero mensaje

Sólo desde una visión acomplejada del papel de los medios de comunicación y desde una concepción servil que toma a las personas por súbditos y no por ciudadanos puede entenderse que todas las cadenas generalistas de un estado emitan al unísono cada año un mensaje real ordinario que no es sino un recuento de lugares comunes y supuestos buenos deseos que, a priori, no tienen ningún interés informativo. Que prácticamente nadie presta atención a lo que dice Juan Carlos I junto a un Belén en Nochebuena lo saben los actuales responsables de EITB y también los partidos que durante años han estado reclamando a la radio televisión pública vasca que emita dicho discurso. Porque, también en este caso, el medio es el mensaje. No importa lo que diga el Rey de España sino que ETB lo emita «como el resto de las televisiones españolas». Al igual que a los anteriores gobernantes y responsables de EITB lo que les interesaba con el gesto de no emitir el discurso era mantener la ficción de una cierta insumisión al Estado que no se correspondía con su actuación política y de gestión diaria.

Pero entre las razones que dio ayer el director general de EITB para justificar la decisión del Ente hay una que merece especial atención porque ya forma parte del argumentario unionista: son este Rey y esta Constitución los que «han permitido nuestro autogobierno» y sus organismos, como EITB, y son los que «garantizan nuestra libertad y la convivencia». Eso no es cierto. Este Rey y esta Constitución son fruto de un pacto entre las élites dominantes en el franquismo y las que se aprestaban a coger su relevo, pacto que en ningún caso obtuvo el refrendo de la ciudadanía vasca. Y en lo referido al autogobierno, el papel del Rey y la Constitución fue y es el de limitar y constreñir los deseos de soberanía de la población de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa. ¿O acaso con una constitución republicana y que admitiera el derecho de autodeterminación habríamos tenido menos autogobierno, libertad y convivencia?

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario