jueves, 10 de diciembre de 2009

Delegaciones Vascas

Las eusko etxeak y otras instituciones vascas distribuidas por el ancho mundo son en la práctica la historia de un experimento fallido. La apuesta en muchas de ellas ha sido darle preponderancia a un etnicismo anacrónico muchas veces rayano en racismo sobre actividades más inclusivas, que ayudasen a las respectivas sociedades a entender realmente qué es el pueblo vasco y por lo tanto tener una base sólida al decidir si se apoya (o no) el derecho a la autodeterminación de Euskal Herria.

Durante todo el tiempo que el PNV gobernó la CAV se apostó por acallar las conciencias de los vascos de la diáspora con abundantes cantidades de pesetas primero y de euros después. El PNV pues aposto por la politiquería barata dejando así ir la oportunidad de darle una oportunidad a la diáspora de contribuir en la construcción nacional. Las cosas cambiaron a partir de que el gobierno de Juan Carlos Borbón impuso a Francisco López como gobernante de la CAV. Como leímos hace unas semanas, López apostó por aislar a la CAV y mandó cerrar las representaciones que esta entidad política tenía en diversos países. Hace unos días también nos esteramos que le habían cerrado la llave al euroducto que une a Lakua con las directivas de la mayoría de las eusko etxeas.

Esta nota publicada en Deia hace un recuento de lo que ha estado sucediendo:

Las otras delegaciones vascas

Seis nuevas euskal etxeak "equilibran" el recorte en política exterior del Ejecutivo

C.C. Borra

Bilbao.- La política exterior enarbolada por el Gobierno vasco, consistente en recortar el presupuesto, vaciar de funciones e incluso cerrar directamente sus delegaciones en el extranjero, está encontrando su contrapunto en la red de euskal etxeak, entidades de carácter privado que siguen sumando aperturas. Así, el Consejo del Gobierno vasco celebrado ayer reconoció la creación de seis nuevos centros vascos, incluyendo los primeros de sus características que se habilitan en Berlín y Tokio.

En este último caso, la Tokyoko Euskal Etxea será la segunda sede en abrir en el continente asiático tras la que ya existe en Shangai. La creación de estas seis nuevas euskal coincide con la denegación, por parte del gabinete de Patxi López, de subvenciones a dieciséis centros vascos en el extranjero para el presente ejercicio. Al parecer, este rechazo se debe a que las solicitudes se presentaron fuera de plazo o incumplían algunos de los requisitos exigidos.

Del mismo modo, tal y como se publicó ayer en el BOPV, el Ejecutivo ha concedido un millón de euros en ayudas a 65 casas vascas para afrontar sus gastos corrientes y organizar actividades, así como 429.395 euros a treinta centros para gastos de infraestructura y equipamiento.

De cara al año que viene, el área de Acción Exterior del Gobierno vasco, dependiente de Presidencia y que engloba tanto las delegaciones como las casas vascas, ha visto mermado su presupuesto en un 40 por ciento, pasando de los 6,2 millones de euros previstos en un principio a 3,8 millones. A este recorte se suma la decisión de cerrar la delegación del Ejecutivo en México y la paralización de las que estaba planeado crear en Francia, Berlín y Canadá.

Una dinámica muy diferente parece traslucirse en la red de euskal etxeak, que a las pioneras en Berlín y Tokio sumará otras tantas en Santa Fe (Nuevo México), Buenos Aires (Argentina), Pau (Francia) e Itapevi (Brasil), tal y como estableció ayer el Consejo de Gobierno. Estas inauguraciones elevarán el número total de estas sedes a 171. Destacan los 78 centros de Argentina, con diferencia el país con mayor número de casas vascas, seguido de las 37 de Estados Unidos y, como curiosidad, las tres de Australia.

Al parecer, la inauguración del nuevo centro vasco en Tokio ya venía de atrás, ya que según ha podido constatar DEIA una asociación de japoneses residentes en Euskadi expresaron al anterior Gobierno de Gasteiz su interés en crear un centro de esta índole en su país de origen. Se da la circunstancia de que ninguno de ellos contaba con ascendencia vasca.

Sin ayudas

Entre las sedes privadas ya existentes a las que se ha denegado la subvención se encuentran el Centro Vasco de Salou y la Euskal Etxea de Barcelona. También está la sede de Shangai, la Euzko Etxea de Nueva York y varias en Uruguay, Argentina y México, entre otras.


Esperemos que todo este desbarajuste sirva para que la diáspora vasca despierte de una vez por todas y apueste por una Nabarra libre y soberana.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario