lunes, 14 de diciembre de 2009

Carta al Olentzero

Esta misiva dirigida al bien amado carbonero nabarro ha sido publicada en Gara:

Francisco Larrauri | Psicólogo

Olentzero, al pasar por la cantera...

Hace muchos años que no le escribo la carta a Olentzero, pero este año le voy a pedir que cuando pase por la cantera, con la magia que nos tiene acostumbrados, no se olvide del txiki al que se le han llevado la hermana mayor ni de las madres que les han arrebatado al joven de la casa. Casi cuarenta detenidos de madrugada, chicos y chicas que arrestan por lo que representa la juventud en Euskal Herria, ganas de decidir, solidarios, poco dados al boato y amantes de los colores de su tierra. No están poseídos de la fama y tal vez no sean conocidos más allá de su barrio, pero quienes les han tratado y se relacionan con ellos no pueden más que decir maite zaitugu! Atrás quedan proyectos en gaztetxes, fiestas solidarias a favor de los oprimidos de medio mundo, y un montón de iniciativas culturales y populares. Si los alcaldes tuvieran dignidad colgarían sus fotos en los balcones municipales.

Para otros dejo las interpretaciones políticas de una macro-redada anunciada. Anuncio pese al cual todos los detenidos siguieron haciendo vida normal, lo que comprobaron también sus vigilantes. Como sucede en todas las detenciones «preventivas» ¿había algo que esconder? Si las fiestas del pueblo hubieran estado cercanas, les habrían detenido con los planos de la kalejira, con el boceto de la komparsa o de las txalupas para el abordaje de los piratas en la Kontxa. Su delito, lo saben bien los políticos como Rubalcaba o los jueces que les juzgan, es su compromiso con Euskal Herria, como lo pueden tener los jugadores de fútbol o cualquier colectivo social de este país. Y esta identidad conseguida y defendida ha organizado el antisoberanismo en forma de conflicto permanente, uniendo a los enemigos tradicionales de la izquierda independentista.

Esta unión se ha materializado en la primera década del siglo XXI con el secuestro y cierre de «Euskaldunon Egunkaria», con las 200 detenciones prometidas por Rubalcaba tras la tregua de ETA, con la persecución permanente de la izquierda abertzale y, cerrando el año, con centenares de detenidos. Ahora les ha tocado a los jóvenes. Una represión permanente que paradójicamente, a la vista de lo que consigue, tiene un carácter efímero. Pero probablemente una de las características más trágicas de esta represión es que sigue sin dar respuestas válidas al problema que persigue y reprime: Pérez Rubalcaba y sus socios no consiguen fraguar con su represión una historia de solución. Auténtico fracaso de ministro que deja tras de sí una historia de historias de encarcelamientos, torturas, detenciones ilegales y asesinatos. Y con esta historia de historias, Rubalcaba y su acólito Ares no logran convencer a una sociedad poco convencida, de que actualizando día a día el discurso general represor con aportaciones humanas y tecnológicas (sé lo que dices) se pueda llegar a un discurso mínimamente resolutivo.

Se ha escrito muchas veces que el recorrido de los ministros de Interior españoles es copia fiel de las barbaridades cometidas por las tropas regulares españolas en todas las colonias por las que se han desplegado. Dicen que existe memoria cuando se establece un dialogo en el presente con las experiencias del pasado, pero ni a Fraga le interesa recordar que es partícipe de un gobierno dictatorial con muchos muertos a su espalda, ni a Rubalcaba que es copartícipe de un gobierno del GAL. Por tanto, estamos ante un momento político que al ministro sin memoria ni soluciones sólo le queda la improvisación de las detenciones a mansalva que junto con la falta de división efectiva de poderes, aúpa la degradación tácita de la democracia.

La demostración que el sistema está agotado y la democracia constitucional en apuros es el duro enfrentamiento de la sociedad civil catalana con el Tribunal Constitucional y la situación de Eukal Herria, con las órdenes de la Audiencia Nacional de encausar lo que no es encausable y el encarcelamiento masivo de los detenidos de Euskal Herria. Multitud de gentes sencillas que se toman la vida como viene, al ver cómo actúan los que tienen el monopolio del poder y la coacción, empiezan a preguntarse ¿era esto la democracia?

Olentzero, te pido que tu carbón traiga nueva lumbre y calor para no prolongar el pasado ni el presente y que el consenso sobrepase la disidencia de los abertzales para que la crisis del estado-nación no pueda ser contenida por la tapadera de los partidos políticos españolistas ni por la Guardia Civil.

También te pido para las madres que piensan que los hijos son lo mejor que les ha pasado en esta vida, les traigas el calor, el cariño y el entusiasmo de la cantera. Y a ellos y ellas que no están, con tu magia Olentzero, hazles llegar, bene-benetan besarkada bat. Olentzero, etzazula ahaztu!


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario