lunes, 14 de diciembre de 2009

Las Fiesta de los Brutos

Siempre hemos considerado que en la "fiesta más española" de todas únicamente toman parte auténticos brutos, y que los únicos seres nobles son precisamente los cuadrúpedos que se ven obligados a participar en ella; los toros y los caballos.

Ahora lo sabemos con toda certeza gracias a esta entrada en el blog "Del Toro al Infinito":

En América hay cosas de esta nueva España que no se terminan de entender. Una de ellas, es el empeño de algunos en hablar lenguas que los americanos no identificamos, como el vasco, gallego o catalán, dándole así la espalda a 400 millones de iberoamericanos que hablan, escriben y entienden perfectamente el español, como lo dijo acertadamente el escritor venezolano Arturo Uslar Pietri en su última visita a España.

Tampoco entendemos que a la Fiesta de los Toros, parte sustancial de la cultura y las tradiciones de la hispanidad, se la denigre y ataque con total impunidad en el mismo corazón de España.


Hombre, si ya lo había dicho bien claro el monarca franquista que rige al estado español, "el castellano nunca ha sido impuesto a nadie".

En esta "joven democracia" en donde incluso "filósofos" invitan a cerrarle espacios al euskara no podía faltar un bruto aficionado a la tortura de animales que se creyera facultado para mostrar su desdén para con las lenguas de los otros pueblos. Y no sólo las tres que enumera, sino las cientas de lenguas habladas por muchos de esos "iberoamericanos" a los que según él se les da la espalda cuando se habla una lengua que ha estado presente en el occidente de Europa por miles de años.

Pero bueno, cualquier toro tiene el coeficiente mental más alto que los valientes aficionados a la fiesta taurina.

Así que al juntaletras William Cárdenas le decimos, acá en América habemos quienes defendemos nuestras lenguas y nos solidarizamos con los que trabajan con denuedo para hacer lo propio con las suyas, habemos muchos que hemos descolonizado nuestras mentes, a diferencia de usted.

Y por cierto, nada más para terminar, les recordamos que donde hay tortura no hay cultura.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario