miércoles, 13 de junio de 2018

El Sueño Mundialista Vasco

Son varios los organismos internacionales que han permitido al Estado Español continuar con su designio genocida en la Euskal Herria peninsular. Paradójicamente, una de estas instituciones es la FIFA.

Así es, mientras la FIFA permite que países como Escocia, Irlanda del Norte, Gales y otros compitan paralelamente al once de Inglaterra, en el caso de los vascos, los catalanes, los bretones, los corsos, et al, no se les  ha concedido la oficialidad, escudándose mezquinamente en las posturas adoptadas por Madrid y París.

Mañana inicia la edición 2018 del evento deportivo más importante del mundo, superior inclusive a los Juegos Olímpicos... el Mundial, mismo que será llevado a cabo en Rusia.

Son muchos los vascos que, habiendo visto jugar a la Euskal Selekzioa año tras año en temporada decembrina, especulan acerca del papel que un once vasco desempeñaría en la máxima justa futbolística del orbe. Y es que cada cuatro años ven como jugadores nacidos en territorio vasco o en la diáspora terminan jugando el mundial portando los colores bien del estado francés, bien del estado español... e incluso, recientemente, de Venezuela. 

Pero todavía no se cumple el sueño de verlos saltar a la grama representando a su pequeño terruño para enfrentar a gigantes como la máxima potencia Alemania o sus eternos escoltas Brasil, Argentina, Italia o Inglaterra.

Para abonar al sentimiento, les compartimos este artículo dado a conocer en las página de Deia, mismo en el que el autor se da el lujo de dejar en la banca del once vasco a jugadores de Nafarroa e Iparralde:


Con el mayor evento futbolístico del mundo a punto de comenzar, y muchos vascos atentos a lo que ocurre en Rusia, conformamos la hipotética selección tricolor, un elenco con jugadores de relevancia continental

Mikel Reina

El Mundial comienza mañana y la futbolera Euskadi estará pendiente del mayor acontecimiento de fútbol del planeta. En el territorio vasco, este deporte es religión. Prueba de ello dan los aficionados asistiendo a los estadios cada fin de semana para ver a cuatro clubes que representan a Euskadi en la máxima categoría estatal. En el caso de la cita internacional de Rusia, no habrá tal representación al menos íntegra, puesto que con España jugarán cuatro jugadores procedentes de Euskadi. Esto puede invitar a los vascos a hacer cábalas sobre qué papel desempeñaría en el Mundial una selección conformada totalmente por futbolistas vascos. ¿Quiénes serían los elegidos para jugar con el combinado vasco? ¿Qué papel protagonizarían?

Nos hemos puesto en el papel del seleccionador, para ofrecer posibles respuestas tratando de evaluar el nivel que podría ofrecer el equipo. Para empezar, en Rusia ya hay cuatro vascos internacionales, integrantes todos ellos de la convocatoria de la selección española. Kepa Arrizabalaga se presenta como el portero del futuro en la meta de la selección estatal. El joven guardameta del Athletic ha explotado esta temporada, despertando el interés de los grandes clubes de Europa, como es el Real Madrid. A Álvaro Odriozola también se le ha vinculado con el equipo blanco, uno de los más prestigiosos del Viejo Continente. Las veloces incursiones por la banda del lateral derecho de la Real Sociedad le han dado un puesto en la convocatoria por delante de otros de la talla de Sergi Roberto. Nacho Monreal y César Azpilicueta copan con sus equipos, Arsenal y Chelsea, respectivamente, las posiciones altas de la competitiva Premier League. Ambos jugadores han disputado competiciones europeas siendo pilares defensivos en los esquemas de sus técnicos. Estos cuatro jugadores citados, sin duda, aportarían nivel a Euskadi en la cita rusa.

Con dichas elecciones la tricolor ya presentaría una zaga de Champions. A ella se podrían sumar jugadores de la talla de Yuri Berchiche, escogido, por ejemplo, por el técnico del París Saint-Germain para medirse al campeón Real Madrid. La defensa se podría completar con jugadores que han debutado con la elástica de España, como son Yeray Álvarez e Iñigo Martínez. Se trataría de un muro defensivo de muy alto nivel.

En la medular Euskadi podría juntar a dos jugadores que militan en clubes de referencia mundial, Ander Herrera, en el Manchester United, y Javi Martínez, en el Bayern de Múnich. La sala de máquinas se vería equilibrada por la experiencia europea de Asier Illarramendi, junto con otro elenco de centrocampistas que han recibido antes o después la llamada de la selección estatal, como Mikel San José, en siete ocasiones, Beñat Etxeberria, en cuatro, u Óscar de Marcos, en una. Además, están pidiendo paso jóvenes que han tenido importancia en las categorías inferiores de España: Mikel Merino y Mikel Oyarzabal. El mediocentro pretendido por Athletic y Real Sociedad ha jugado con componentes de la actual convocatoria como Saúl Ñiguez y Marco Asensio. El extremo de la Real ha llamado la atención de media Europa con sus catorce goles y ocho asistencias el pasado curso. En la zona de tres cuartos entran los peloteros en acción. Ahí la selección de Euskadi dispone de diferentes perfiles. Por una parte, la lucha y la entrega de un guerrero como Raúl García, un jugador que sabe lo que es disputar partidos importantes. El contrapunto podría ser la magia de Iker Muniain. El futbolista del Athletic ha sido pieza clave en la sub’21 de España, incluso llegando a debutar con la absoluta. Muniain es el segundo jugador con más partidos disputados en la categoría sub’21 española. Una zona de creación con pasado y futuro.

Pero para ganar partidos en el Mundial hace falta gol, y la selección de Euskadi tendría dinamita en la delantera, dos jugadores veteranos con experiencia en Eurocopas y Mundiales: Aritz Aduriz y Fernando Llorente. El Benjamin Button del Athletic jugó con España la Eurocopa de 2016 en Francia. A pesar de sus 37 años, Aduriz ha marcado veinte goles esta temporada, siendo Pichichi de la Europa League. Fernando Llorente, sin embargo, viene estando muy cotizado por clubes europeos de renombre. De hecho, tras dejar el Athletic ha militado en la Juventus y el Tottenham. Para un juego más veloz, cabría la posibilidad de Iñaki Williams. Una auténtica bala que, de momento, hace oídos sordos al interés de que despierta en diferentes puntos de Europa. La faceta ofensiva estaría cubierta con alternativas y jugadores contrastados.

Una vez planteado el posible equipo se puede recurrir a los antecedentes más recientes. El clásico partido amistoso de navidades de la selección de Euskadi ha sido una tradición entre los futboleros vascos. En esos encuentros se ha podido ver en nivel ante selecciones de todo el mundo, cosechando muy buenos resultados. El último rival de Euskadi, un partido celebrado en 2016, fue Túnez. Una escuadra que contó entre sus filas con siete jugadores de la actual convocatoria para el Mundial de Rusia, y los vascos vencieron 3-1. Citar que Túnez fue a su vez el último rival de España antes de comenzar el torneo;los de Lopetegui ganaron 1-0 con un gol en los últimos minutos. Euskadi también ha ganado a Uruguay, primer campeón de la Copa del Mundo, y lo ha hecho en dos ocasiones (5-1 y 2-1). Asimismo, Nigeria, otra asidua en los torneos internacionales, se llevó una manita en San Mamés. La tricolor ha doblegado a países que estarán en Rusia, como Serbia (4-0) y Perú (6-0).

Un clásico en Navidad ha sido el Euskadi-Catalunya, dos territorios que aportan jugadores importantes a la selección de España. De hecho, los tres catalanes de la convocatoria de Lopetegui son fundamentales: Alba, Piqué y Busquets. Precisamente ese fútbol de posesión que practica España viene derivado del estilo de La Masía. En estos enfrentamientos directos, Euskadi nunca ha perdido contra Catalunya. El balance es de tres empates y una victoria.






°