jueves, 14 de diciembre de 2006

De Juana: Secuencia de Agresiones

Esta información de Behatokia nos llega gracias a la buena labor de los compañeros de Askapena:

De Juana, secuencia de agresiones a sus derechos

En la documentación anterior indicábamos todas las maniobras que se habían llevado a cabo para imposibilitar el acceso a la libertad al preso político vasco Iñaki de Juana. Esta situación le llevó a protagonizar una huelga de hambre de 63 días. Así, el pasado día 26 de octubre se celebró el juicio en la Audiencia Nacional en el que el preso vasco se enfrentaba a una petición de 96 años por un delito de amenazas y de integración en organización armada por dos artículos de opinión que envió al periódico GARA. Durante el juicio la fiscalía consideró que ya había cumplido condena por integración, por lo que rechazo esta tipificación y redujo la petición a cuatro años de condena por un "delito de enaltecimiento" o en su caso a un "delito de amenazas" por el que se podría condenarle a 13 años de prisión.

Por su parte, la defensa solicitó la absolución de De Juana ya que "las acusaciones no han podido ser comprobadas en el juicio" y añadió que lo que se le aplica al donostiarra es "el derecho penal del enemigo", en el cual "no se juzgan los hechos, sino a la persona". Iñaki de Juana explicó durante el juicio que la finalidad de los dos artículos, era "una pura crítica política" y "denunciar y transmitir la situación de injusticia " que padecen los presos políticos vascos a la opinión pública. Tras declarar que no entendía donde se puede ver la amenaza en los textos, apeló al derecho a ejercer la libertad de expresión.

Días después se hacía pública la sentencia, por la que se condenaba a 12 años y 7 meses de prisión y a otras penas accesorias por un delito de amenazas terroristas, delito que requiere para su comisión entre otras cosas, que la amenaza sea seria, real, concreta, dependiente de la voluntad del autor. etc. y como elemento finalístico que tenga como fin subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública. Nada de esto se puede apreciar en los textos. Es por ello, por lo que se puede entender que en España, como en Guantánamo, hay situaciones que recuerdan a tiempos inquisitoriales y que dan ejemplo de lo que es el derecho penal del enemigo, que se sustenta en el odio y la venganza.

En esta situación de injusticia absoluta, Iñaki de Juana inicia el día 7 de noviembre una nueva huelga de hambre, a añadir a la de 63 días que pocas semanas antes había concluido con la pérdida de 24 kilos.

Al inicio de la protesta, De Juana habría solicitado por escrito a la dirección del centro penitenciario de Aranjuez «ser sometido a un régimen de aislamiento y no recibir visitas». Estas fuentes aseguran que esta petición tiene el objeto de «evitar que se especule con la idea de que incumple la huelga de hambre», como hicieron diarios españoles.

Pocos días después Instituciones Penitenciarias demanda a la Audiencia Nacional que se controle el estado de salud el preso vasco. Un auto permite realizar controles médicos contra su voluntad, incluido el ingreso hospitalario, sobre el preso Iñaki de Juana, así como «la adopción de cuantas medidas considere necesarias de control personal interno». Los magistrados Manuela Fernández, Paloma Pastor y Ricardo Rodríguez reconocen en el propio auto que con esta medida se imponen limitaciones al ejercicio de los derechos fundamentales de De Juana. El viernes día 24 de Noviembre, Iñaki de Juana fue ingresado en el centro hospitalario Doce de Octubre tras varias pruebas realizadas de nuevo en contra de su voluntad.

De Juana comenzó esta segunda huelga de hambre con 70 kilos de peso y en los primeros 20 días de huelga ha perdido entre ocho y nueve kilos.

Este es el último recurso del preso vasco para protestar por la evidente agresión orquestada contra él, denunciar la frenética fabricación de acusaciones para evitar por todos los medios su excarcelación y en definitiva para reivindicar su derecho a la libertad. En este momento Iñaki precisa de toda la solidaridad. Debemos velar por su integridad física y reclamar su puesta en libertad.


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario