miércoles, 18 de octubre de 2006

Askapena : Lucha en Defensa de la Tierra

Aquí tienen el boletín informativo más reciente emitido por Askapena:

Independentzia eta Sozialismorantz
EUSKAL HERRIA PASO A PASO
Servicio informativo de ASKAPENA Nº 151

LUCHA EN DEFENSA DE LA TIERRA

El modelo de producción que se ha impuesto en Euskal Herria es rabiosamente capitalista. Y el modelo de sociedad que se está impulsando - una sociedad de alto consumo- responde a ese modelo de producción. Las burguesías que controlan los gobiernos territoriales están gestionando los recursos en función de sus intereses de clase.

La producción energética, el tratamiento de los residuos, las infraestructuras de transporte ? responden a dicho modelo capitalista.

Y, en función de él, se sacrifican los recursos naturales y el medio ambiente que se convierten en bienes de interés secundario. Los grandes proyectos están movilizando enormes masas de capital gestionados por empresas cercanas a las órbitas del poder político.

Una forma espectacular de multiplicar sus ya abultados dividendos.

Pero la imposición de este modelo no les está resultando tan fácil a sus impulsores. Amplios sectores populares mantienen una confrontación organizada contra este modelo y contra sus proyectos de alto costo ambiental. Estos sectores populares han asumido la defensa del medio y están articulando la oposición a los estragos, mucho de ellos irreversibles, que está sufriendo el medio. Las burguesías, como es de suponer, tratan de neutralizar este movimiento popular utilizando todos los recursos a su alcance para deslegitimarlo: "se trata de grupos radicales, (como no podía ser de otra forma) manipulados por ETA?, opuestos al progreso y al desarrollo?, nostálgicos aferrados a los modelos de sociedad patriarcal?." Cuando la descalificación ideológica no es suficiente, recurren a la represión policial como medida disuasoria. Pese a ello, las organizaciones populares siguen vivas y, contra viento y marea, desarrollan su trabajo en defensa de otro modelo de organización social y productiva menos agresivo.

Euskal Herria cuenta en su haber con una larga historia de lucha en defensa del medio. Paralizó la central de Lemoniz, central nuclear cuya construcción estaba muy avanzada. Forzó a las instituciones a modificar el trazado inicial de la autovía de Leizarán, altamente agresivo contra el valle que le da el nombre. Mantienen abierta la contestación al pantano de Itoiz; las obras han concluido pero que no ha podido ser llenado por los riesgos que la Coordinadora Anti-pantano ha denunciado.

Recogemos en este Paso algunos de los proyectos - no todos- que están siendo contestados mientras se plantean alternativas a los mismos.

Frentes abiertos e iniciativas populares

· Garoña es una vieja central nuclear que sigue en funcionamiento a 30 kms de Gasteiz, población con más de 200.000 habitantes. Estaba previsto que funcionase durante 25 años y ya lleva 35 en funcionamiento. Durante un breve plazo de tiempo se ha tenido conocimiento de tres paradas no previstas. Son muchas las voces que, sensibilizadas por el movimiento antinuclear, reclaman el desmantelamiento de la Central. El día 2 de agosto se celebró una jornada en las cercanías de la Central exigiendo el cierre de la misma. El nutrido programa de la jornada concluyó con una marcha hasta las puertas de la instalación. El día 21 de octubre está convocada en Gasteiz una nueva manifestación en contra de la nuclear.

· En el sur de Navarra está interviniendo la Plataforma "+ Centrales, No". El funcionamiento de la Central Térmica, ubicado en Castejón está alterando el nivel de ozono en esa parte de Euskal Herria.

· La Central Térmica de Boroa, en el corazón de Bizkaia, se ha puesto en marcha pero no ha acallado la fuerte contestación popular: catorce manifestaciones multitudinarias, una huelga de hambre, multitud de movilizaciones y concentraciones, recursos judiciales, queja en Europa, 15.000 firmas en contra, 1000 alegaciones, referéndum en el que el 98% de la población votó en contra?..Aunque las autoridades no han tomado en cuenta el clamor popular, éste continúa.

· El Ayuntamiento de Donosti plantea instalar una planta incineradora de residuos. El día 22 de junio, una nutrida representación ciudadana intenta acudir al pleno municipal en el que va a tomarse la decisión respecto a la incineradora. Les es prohibido el paso pero un grupo de ciudadanos, burlando la vigilancia policial, acceden al salón de plenos y corean gritos en contra del proyecto. El Pleno se traslada a otras dependencias y aprueba la instalación de la controvertida incineradora. A partir de ese día se han sucedido las movilizaciones en contra de la incineradora.

Los sectores más concienciados insisten en que el debate no debe de centrase sólo en la ubicación sino, sobre todo, en los modelos de tratamiento. Estos sectores rechazan la incineración como el tratamiento más idóneo; apuestan por tratamientos alternativos como el compostaje, el reciclado, la biometanización, la reducción de residuos desde su origen. La incineración incrementa las enfermedades respiratorias, cerebrales, digestivas, sube la tasa de cáncer y aumenta los problemas de embarazo.

Batasuna, por su parte, denuncia que tras el proyecto de la incineradora, hay importantes intereses económicos vinculados o en la órbita de los partidos gestores.

· El Gobierno Vasco está desarrollando el proyecto de autovía entre Eibar y Gasteiz; proyecto que ya está muy adelantado. El día 24 de junio varias organizaciones ecologistas se manifiestan exigiendo el fin de la política de hormigón.

· El Ayuntamiento de Gasteiz decide, en contra del sentir mayoritario de los ciudadanos afectados, instalar unas rampas mecánicas en el casco viejo de la ciudad para favorecer el turismo. Los residentes consideran esta obra una agresión al entorno y un perjuicio para ellos. Los vecinos promueven distintas iniciativas de protesta: El día 22 de junio la policía municipal y la vasca actúan de forma contundente contra la protesta vecinal. El día 23 de junio, 200 vecinos promueven otra iniciativa de boicot y presentan otras tantas denuncias por irregularidades en el desarrollo de las obras. El día 29 de junio se celebra una concurrida movilización para denunciar las obras y las agresivas actuaciones policiales. El 27 de septiembre vecinos interrumpen el Pleno Municipal en protesta por las obras.

En estos momentos, hay un macroproyecto institucional que intenta ponerse en marcha: el trazado del tren de alta velocidad que atravesaría todo Euskal Herria. El impacto medio ambiental sería muy grave y los recursos invertidos, escandalosos. Importantes sectores populares están participando en el debate y aportando alternativas a semejante proyecto faraónico. Daremos cuenta de ello en otro boletín.

Euskal Herria, 15 de octubre de 2006

info@askapena.org // www.askapena.org

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario