lunes, 16 de octubre de 2006

Ayuno en Favor del Reconocimiento

Este artículo ha sido publicado en Gara:

Juan Lorenzo Lasa Mitxelena «Txikierdi» y Argi Perurena | Miembros de la interlocución de EPPK

«Reivindicamos autodeterminación y amnistía total para Euskal Herria»

GARA ofrece a sus lectores un resumen de la amplia entrevista publicada ayer por el diario «Berria» en la que Juan Lorenzo Lasa Mitxelena «Txikierdi» y Argi Perurena anuncian que EPPK llevará a cabo un ayuno, los días 19 y 20, en favor del reconocimiento de su estatus político, de la autodeterminación y la amnistía.

Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi, valora que el proceso político «más que bloquea- do, está en crisis». Para salir adelante, Argi Perurena explica que «la clave está en la voluntad política» y Txikierdi añade que «la implicación de los diferentes agentes y de los ciudadanos vascos es fundamental, tanto en este momento crítico, como en otros que vengan a lo largo del proceso».

­¿Cómo puede ayudar EPPK a desatar los nudos del proceso?

Txikierdi: (...) El problema de este pueblo viene de la opresión nacional que sufre y la solución del conflicto vendrá de interiorizar la autodeterminación, la territorialidad y la amnistía. A partir de ahí, y desde nuestra condición de agentes políticos, nuestra aportación vendrá del intercambio con otros agentes políticos y de hacer proceso junto a ellos, esa es la aportación que podemos hacer. (...).

Perurena: EPPK existe, los presos existen porque Euskal Herria tiene vulnerados sus derechos. Mientras no se aborde el verdadero problema seguiremos presos y desde las cárceles seguiremos poniendo todo nuestro capital político en favor de la búsqueda de una solución democrática. Nuestro compromiso es firme, y en este sentido, los días 19 y 20 de este mes, todo el Colectivo llevará a cabo un ayuno en demanda del reconocimiento del estatus político, y para reivindicar la autodeterminación y la amnistía.

­¿El proceso es irreversible?

Tx: Lo que es irreversible es el proceso en favor de unos mínimos democráticos, en favor del derecho de autodeterminación, el proceso de lucha por la territorialidad. Lo que no tiene vuelta atrás es que junto a la conquista de la territorialidad tendremos que lograr la amnistía. (...).

P: Nada es irreversible. En función de la voluntad, de los compromisos adquiridos, el proceso se desarrollará o se interrumpirá. (...) La sociedad vasca tiene muy claro y la comunidad internacional cada vez más que el conflicto tiene una raíz política y que se resolverá con una solución también política. El pueblo tiene claro que quiere ser dueño de su destino y que para ello deben serle respetados sus derechos básicos:la autodeterminación y la territorialidad.

­A menudo el mensaje que llega de Madrid dice: «La cuestión de los presos se resolverá cuando ETA abandone la violencia».

Tx: Esa es otra prueba de que el Gobierno español nos trata como rehenes, como mercancía política, o al menos eso intenta. La acción de ETA es sólo una excusa barata, ya que al tratar de utilizarnos como rehenes su único objetivo no es tratar de desactivar a ETA, sino neutralizar y anular al movimiento independentista y en favor de la autodeterminación.

P: Francia ni siquiera asume que tiene un conflicto político. (...) Los gobiernos demuestran que no quieren abordar la clave del conflicto y que quieren utilizarnos para hacer chantaje. (...) Nosotros recibimos la presión, nos tienen cautivos, nos dispersan, pero en el fondo es a Euskal Herria a la que tienen presa y dispersa, y a eso es a lo que hay que dar respuesta.

ESTATUS POLITICO

La reclamación del reconocimiento del estatus político, en favor de la cual EPPK lleva a cabo diversas iniciativa desde hace más de dos años, tiene un espacio central en la entrevista concedida a “Berria”. Los miembros de la interlocución reconocen que la puesta en marcha de contactos con agentes vascos es una de sus «tareas pendientes», pese a que cada vez que han intentado abrir esas vías de contactos «los gobiernos han respondido elevando todavía más los muros de las prisiones», incrementando las medidas de aislamiento. Y ello pese a que, en palabras de Argi Perurena, «aunque los estados no quieren reconocer nuestro carácter político, sin embargo nos dan un trato del todo político: incumpliendo sus propias leyes e inventando leyes nuevas especialmente para los presos políticos».

­¿La reclamación del estatus político ha tenido respuesta de parte de los gobiernos?

Tx: En la medida que el Colectivo ha abierto nuevos espacios, los dos gobiernos han dado una respuesta más represiva.

P: (...) Ambos estados siguen vulnerando nuestros derechos.

­¿Los gobiernos de París y Madrid o alguna institución reconoce como tal al Colectivo del Presos Políticos Vascos?

Tx: Hace algo más de un año, en el contexto de la lucha que desarrolló EPPK en favor de su estatus político, solicitamos a los responsables de la administración penitenciaria que mantuvieran una entrevista con dos miembros de la interlocución. Nuestro objetivo era plantear en esa reunión de manera oficial y directa al Gobierno español la tabla de reivindicaciones del Colectivo y abrir al tiempo un canal de relación política para abordar las cuestiones relativas al Colectivo. Un alto cargo de Instituciones Penitenciarias nos recibió a dos miembros de la interlocución (el propio Txikierdi y Ana Egues) y le expusimos la cuestión del estatus político. Lamentablemente, la única respuesta recibida hasta el momento del Gobierno español ha sido seguir por la senda de la represión.

­En relación a la situación de los presos, ¿qué es lo que hay que mejorar o solucionar con más urgencia?

Tx: Sin perder de vista la amnistía, y dando pasos en esa dirección, lo más urgente es dar respuesta a las cuestiones más graves de la tabla de reivindicaciones del Colectivo: la puesta en libertad de los presos enfermos y de los que tienen cumplida la condena. Y al mismo tiempo, para que los derechos básicos de los presos sean respetados, es necesario que se cumpla una condición primera, y esa es que los presos y las presas estén en Euskal Herria.

P: Lo fundamental es plantear la política penitenciaria en clave de resolución. Es decir, conforme avance el proceso democrático, y cara a respetar los derechos de Euskal Herria y de sus ciudadanos, debemos ser conscientes de que todos los presos deben volver a casa.

­Cuando reivindican la amnistía, ¿hablan de un concepto de amnistía similar al de 1977?

Tx: Casi treinta años después de aquello nos encontramos con casi 700 presos en las cárceles y con que siguen las causas del conflicto. Por lo tanto, la experiencia nos dice que no se puede separar el concepto de la amnistía del de la autodeterminación. De ahí que lo de 1977 lo veamos como indulto general más que como amnistía. Por ello, nuestra reivindicación hoy es autodeterminación y amnistía para Euskal Herria.

P: La amnistía debe ser general, libertad para los presos, los refugiados y todos los represaliados, pero por encima de ello libertad para el pueblo, pues es Euskal Herria la que se encuentra cautiva. La vuelta a casa de los represaliados no es sino un paso más en el proceso democrático. Un paso indispensable, pero que en ningún caso supone el fin o la superación del conflicto. Euskal Herria necesita la autodeterminación y la amnistía general. -

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario