domingo, 24 de septiembre de 2017

Podemos Peneuveista

Asustados por lo que se está generando en Catalunya, la centro-derecha progre vascongada a terminado por decantarse hacia la postura de la oligarquía vascongada, columna vertebral de las acciones y omisiones emprendidas por el PNV, en lo que respecta a la relación jurídico-politica entre Euskal Herria y el Estado Español.

Aquí les presentamos esta esclarecedora nota encontrada en El País:


La formación aboga por un “pacto de claridad” que permita las consultas “legales" de autodeterminación

Mikel Ormazabal

Podemos Euskadi ha anunciado este sábado que aspira a la consecución de una Euskadi “cosoberana, con soberanía compartida” en el marco de un Estado de corte federal o confederal y de “libre adhesión”. La formación morada despeja de este modo la propuesta sobre autogobierno que presentará en el Parlamento autonómico durante el debate que se abordará esta legislatura para renovar el Estatuto de Gernika. Podemos plantea aplicar el modelo canadiense-quebequés mediante un “pacto de claridad” que habilite “mecanismos legales” y permita celebrar en España “consultas pactadas” sobre el modelo territorial, en las que la ciudadanía vasca pudiese optar por el autonomismo, el federalismo o la independencia.

La fórmula elegida por Podemos Euskadi para salir del círculo vicioso de la territorialidad es la denominada “doble vía vasca”, ha comentado Eduardo Maura, secretario de Política, frente a la “vía vasca” que viene defendiendo el lehendakari Urkullu. El matiz diferenciador, según ha explicado, estriba en que Podemos aboga por disociar la reforma estatutaria del modelo de relación que Euskadi tendría con el Estado. El documento presentado por este partido plantea abordar ambas cuestiones por separado, aunque de forma simultánea. Por un lado, la aprobación de un nuevo Estatuto vasco que debería aceptar que “Euskadi es una nación” y, por otro, alcanzar un “pacto de claridad” entre los partidos vascos que, una vez elevado al Congreso de los Diputados, sancione una ley que contemple la celebración de un referéndum de autodeterminación, siguiendo el modelo aprobado en 1998 por la Corte Suprema de Canadá.

Lander Martínez, portavoz parlamentario de Elkarrekin Podemos, ha considerado fundamental “no caer en el error de asimilar el derecho a decidir con el derecho de secesión”. La decisión de la ciudadanía, en una hipotética consulta, no sería exclusivamente “en claves independentistas”, sino que se debería ofrecer la elección entre múltiples opciones, desde el actual modelo autonómico, hasta la soberanía plena o el federalismo. Si se diera el caso, Podemos ha adelantado que sus preferencias por “un Estado federal o confederal” en el que Euskadi gozaría de “soberanía compartida o cosoberanía”.

“Es necesario articular fórmulas y mecanismos para que la ciudadanía pueda participar de una forma decisiva en aquellos asuntos que le afectan directamente y que no pueden ser competencia exclusiva de las decisiones de los partidos ni de los gobiernos de turno”, dice el documento de 98 páginas que Podemos presentará en la Ponencia de Autogobierno de la Cámara vasca y en el que detalla el itinerario hacia un nuevo Estatuto para Euskadi.

La vía confederal se acerca a la expresada este pasado jueves en el Parlamento por el lehendakari Urkullu, quien aseguró que una España confederal daría “salida al laberinto político y territorial” en el que se encuentra, sobre todo tras el desafío secesionista catalán y las reivindicaciones nacionales del País Vasco.

Podemos considera que la reforma estatutaria “no es el instrumento adecuado” para incluir la cuestión del derecho a decidir sobre el conflicto territorial. Martínez ha señalado que separar el debate estatutario de la discusión identitaria haría más sencillo un acuerdo entre partidos y aproximaría las posiciones que mantienen en la actualidad el PNV, el PSE y Podemos, que suman 48 de los 75 representantes del Parlamento.

De forma paralela se abordaría la cuestión territorial, según el planteamiento que hace Podemos. Para resolver el encaje de Euskadi en el Estado español, Podemos se decanta por dar voz a la ciudadanía. Para ello, propone crear “cauces legales para que todos los proyectos políticos puedan llevarse a cabo”. “No hay techo legal a la voluntad expresada por la ciudadanía”, se dice en el documento. “Los partidos vascos podemos avanzar en esta línea y avanzar un pacto de claridad que ofrezca un sostén político a todos los planteamientos políticos presentes en la sociedad vasca”, se añade en la propuesta de autogobierno.



Su respuesta es la cosoberanía, a lo Urkullu, pero con matices, eso sí. Los euskoletas se han liado.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario