domingo, 25 de noviembre de 2007

Que Calle el Heredero de Franco

Este texto ha sido publicado en El Mercurio:

"Cállate Borbón." El papelón del Borbón

Escrito por Alberto J. Lapolla (*)

Torquemada siempre está...

Desnudando el verdadero carácter de la monarquía española, elegida por el genocida Francisco Franco, Juan Carlos I, -creyendo seguramente que se encontraba en una sesión del Concejo de Indias- faltó el respeto a todos los Suramericanos al mandar 'a callar' al Comandante Hugo Chávez Frías, Presidente -reiterada y democráticamente elegido a diferencia de 'su majestad'- de la República Bolivariana de Venezuela, y líder actual de esta nueva etapa de redención americana.

Denudado por las acusaciones de Chávez respecto de la complicidad del protegido de Juan Carlos, el enano fascista Aznar, en el golpe de Estado ultraderechista de Caracas de 2002, el Bourbón perdió la compostura confirmando que la presencia del embajador español en la asunción de Carmona no era ajena la voluntad de 'su majestad'. Tal vez su mal humor estaba picado por las recientes manifestaciones en Euzkady y Catalunya contra su espuria corona, heredera del atroz régimen franquista. Cabe aclarar que la dictadura de Franco gobernó España con mano de hierro durante cuarenta años en una alianza indestructible con la Iglesia, la Corona, la Nobleza, los terratenientes y el ejército fascista, manteniendo a España -incluso hasta hoy- en el siglo XV. Ellos, esa alianza, eligieron a Juan Carlos. Cabe aclarar que el único que ya no está de dicha entente fascista es Franco, el resto sigue allí, incluida la ultraderechista Iglesia Española. Esa que parió a la organización fascista-financiera Opus Dei, una de las logias que proveyera de cuadros técnicos -y religiosos- a las dictaduras de Franco, Videla, Viola, Galtieri, Bignone, la dictadura uruguaya, y al infame gobierno menemista. Iglesia que encabeza la oposición contra Zapatero y sus deseos de que España ingrese al siglo XVIII. Iglesia que acaba de recibir del Papa Ratzinger (alias Benedicto XVI) -miembro de las juventudes hitlerianas en sus años mozos y destructor de la Teología de la Liberación y las Comunidades Eclesiales de Base en América Latina, cuando estuvo a cargo del Tribunal de la Inquisición en los tiempos del Papa anticomunista y pronorteamericano Juan Pablo II- el regalo de la canonización de varios centenares de curas fascistas españoles fusilados o linchados por los republicanos y el pueblo en armas durante la guerra civil, por su oposición a la república, a los derechos civiles, sindicales y por los siglos de opresión con que los frailes y monjas españolas oprimieron al heroico y combativo (por entonces) pueblo español. Seguramente muchos de ellos habrán sido injustamente ajusticiados, de la misma manera que muchos de los cientos de curas vascos, catalanes, asturianos o andaluces republicanos, asesinados por la dictadura franquista y que sin embargo no fueron beatificados por el Papa Ratzinger.

Juan Carlos le ha faltado el respeto a todos los pueblos y gobiernos de Indo América. Seguramente enojado con el grupo que encabeza Chávez, junto a Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa y la Cuba Socialista, grupo que ha afectado los intereses de las multinacionales españolas como Repsol, Telefónica, Endesa, Santander, Bilbao Vizcaya, Iberia y demás corporaciones ibéricas, de fuertes rasgos autoritarios y antiobreros y ferozmente imperialistas. Empresas que se han apropiado de nuestras riquezas de manera infame -con la complicidad de los traidores a la Patria de turno- y que ya han comenzado a recibir el embate de los gobiernos patrióticos y populares que prefieren tomar medidas a favor de sus pueblos y sus naciones, y llamar a las cosas por su nombre y no caer en la ignominia de llamar 'su majestad' a un rey representante de una corona a la cual le ganamos una guerra atroz y cruel de 15 años de duración que permitió nuestra existencia independiente y republicana. Llamar 'su majestad' a Juan Carlos, es ya una fuerte hocicada; renovarle por cuarenta años los principales pozos de petróleo que nos quedan a los argentinos luego del saqueo descarado hecho por Repsol -uno de cuyos principales accionistas es el señor Juan Carlos de Bourbón- merece otro calificativo, el mismo que el compañero Fernando Pino Solanas expresó acertadamente durante la reciente campaña electoral.

Cabe una última reflexión ¿para qué se realizan estas cumbres 'Iberoamericanas'? ¿Para hacer sociales?, ¿para que las multinacionales españolas legitimen su dominio sobre nuestras economías?, ¿para que los Presidentes españoles, ya sean fascistas como Aznar o 'socialistas' como Felipillo o Zapatero, hagan lobby a favor de las empresas españolas? ¿No sería mejor aprovecharlas para reclamarles lo robado, a los gobernantes del Imperio Español? España fue el imperio europeo que más afectó y por mucho más tiempo, a los pueblos americanos, por mucho que les duela a los Ibarguren, los Martínez Zuviría, a los Irazusta, a los Palacio, al Pepe Rosa y demás defensores de nuestra 'hispanidad' a despecho de los 80 a 100 millones de 'indios' americanos asesinados por la espada y la cruz españolas. ¿No sería mejor reclamarles a los gobernantes españoles que nos devuelvan el oro, la plata y la sangre robada a nuestros pueblos? Nuestros gobiernos tienen como comenzar: el historiador venezolano, Uslar Petri confirmó en el Archivo de Indias en Sevilla, que: 'Consta en el Archivo de Indias. Papel sobre papel, recibo sobre recibo, firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a Sanlúcar de Barrameda 185 mil Kg de oro y 16 millones Kg de plata provenientes de América.' (1) Es decir oro y plata robada a América con el trabajo esclavo de indios y negros. Si sólo reclamáramos la devolución de ese primer saqueo cometido hasta 1660, con los intereses normales del caso, es decir, 'exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo de 10% anual, acumulado sólo durante los últimos 300 años. Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los "descubridores" que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 180 mil Kg de oro y 16 millones Kg de plata, ambas elevadas a la potencia de 300. Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total de la Tierra.'(1) Tal vez si le reclamáramos dicha suma que nos pertenece a todos los americanos, pues según relatan las crónicas de todos los pueblos americanos -y de los propios invasores-, los piadosos y muy católicos españoles, cazaban esclavos indios por todas partes desde México hasta la Patagonia, para extraer oro. Tal vez entonces ante tal reclamo Don Juan Carlos de Borbón ya no se retire con la cara airada, sino que huiría despavorido para no pagar, como hicieron todos los monarcas españoles con América.

Una vez más el comandante Chávez nombró a las cosas por su nombre y desnudó el carácter fascista de ese señor que se las da de Carlos III a destiempo. Es bueno recordar que cuando Evo Morales fue electo Presidente de Bolivia -el primer presidente genuinamente indio e indigenista de América- la radio de la Iglesia española se burló de él, pues según los canónes de los atrasados y racistas frailes españoles qué '¿era eso de que un indio se metiera a Presidente?'. Así les fue. Evo les nacionalizó el petróleo afectando seriamente el bolsillo de Juan Carlos de Bourbón y su familia. Rey que cuesta a los españoles 25 millones de Euros anuales, gran parte de los cuales, vaya tragedia, vuelven a salir de los bolsillos y el sudor de los indoamericanos. ¡Callate Borbón¡ y devuélvenos lo que es nuestro que sino lo iremos a buscar otra vez como hicieron Túpac Amaru, San Martín, Bolívar, Sucre Belgrano, Güemes, Moreno, Castelli, Hidalgo, Morelos y Artigas....

Notas:

(1) Discurso del Cacique Guaicaipuro Cuatémoc, en la conferencia de Sevilla del Quinto Centenario en 1992

(*) Autor de Kronos, Una Historia de los años Setenta. Tomo I, el Cielo Por asalto: 1966-1972. Tomo II, La Esperanza Rota: 1972-1974, Tomo III: La Derrota, 1974-1976.

Habrá que regresar a la práctica de apedrear los negocios de los españoles durante los festejos de independencia para que estos señoritos entiendan que ya no gobiernan en nuestras repúblicas.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario