lunes, 29 de mayo de 2006

El Tour y Euskal Herria

En esta nota publicada por El Financiero se menciona la visita de los organizadores del Tour de France a Euskal Herria:
La Unión Ciclista Internacional tomará las decisiones en el caso de dopaje

El Financiero en línea

España, 29 de mayo.- El director del Tour de Francia, Jean Marie Leblanc, aseguró hoy que deberá ser la Unión Ciclista Internacional (UCI) la que se pronuncie primero sobre el caso de presunto dopaje en España, pero advirtió de que, tras ello, el Tour "tomará medidas enérgicas para que su nombre no sea ensuciado".

El director del Tour, acompañado del que será su sucesor, Christian Preudhomme, se entrevistó hoy en Vitoria con el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y la consejera vasca de Cultura, Miren Azkarate.

Al acabar la reunión, Leblanc fue preguntado por la prensa sobre la participación del Liberty y del Comunidad Valenciana (antiguo Kelme) en el próximo Tour.

Leblanc dijo que conocer el caso de dopaje los "ha dejado cabizbajos e impresionados por la gravedad". Por el momento, sólo tenemos información de la prensa, no de los tribunales, y estamos esperando a que nos llegue", indicó.

"Será la UCI la que tenga que tomar las decisiones; ya saben ustedes que en caso de que haya demostración (de dopaje) la UCI llega a quitar las licencias; de todas maneras, teniendo en cuenta que el Tour es la carrera más conocida, para que su nombre no sea tachado ni ensuciado, tomaremos medidas enérgicas", dijo Leblanc.

Preguntado sobre el caso concreto de la Dauphine Libere, que empieza este fin de semana, Preudhomme recordó que no son ellos los que la organizan y que debe ser la UCI la que decida si pueden o no correr esta carrera el Liberty y el Comunidad Valenciana.

"Lo que sí decimos nosotros, como amantes del ciclismo, es que la investigación vaya hasta el final y que se llegue a encontrar la verdad, porque amamos demasiado el deporte del ciclismo como para que nos quedemos a mitad de camino", dijo Preudhomme.

Respecto al encuentro con el lehendakari, se produce después de que el año pasado la invasión de aficionados vascos en las cuentas del Tour produjera problemas a la organización, e incluso un accidente a un cámara de televisión, lo que, según las palabras de Leblanc, les ha causado "una pequeña inquietud".

Este año, la etapa de los Pirineos más cercana al País vasco se disputará en día laborable, no en fin de semana, lo que dificultará el traslado de aficionados vascos y ayudará a que "se vaya en otro plan", dijo Leblanc.

El director del Tour insistió en que quería lanzar un "mensaje amable" a la afición vasca, y que los problemas que ha habido en otras ediciones no son exclusivos de los vascos sino que se dan en otras zonas de la carrera como en el Alpe d'huez.

Su sucesor, Preudhomme, explicó que desean espectadores "entusiastas pero estáticos", y anunció que, siguiendo esta filosofía, han pedido a los realizadores de la televisión francesa que sólo enfoquen a los corredores y no a los numeros aficionados, que disfrazados, corren durante diez o quince metros a su lado.

"El protagonismo tiene que ser de los corredores", insistió Leblanc, quien subrayó que "somos conscientes de la pasión que siente esta sociedad por el ciclismo, y les pedimos que animen de una manera tranquila y deportiva".

Por último, sobre la posibilidad de que en el futuro recale una etapa en el País Vasco, la dirección del Tour contestó que cada año hay doscientas localidades, 150 francesas y 50 de fuera, que quieren albergar una etapa.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario