domingo, 14 de diciembre de 2008

Política de Aniquilamiento

Madrid y París usan y abusan de la desidia con la que la comunidad internacional aborda el tema de la autodeterminación de los pueblos. Aprovechando a plenitud esta situación han tejido una red de represión que a aniquilado las vidas de muchos vascos. Pero nada los contenta y a diario maquinan nuevas estrategias para llevar los castigos más allá de lo humanamente concebible.

De esto nos habla este artículo publicado en Gara:


Ex presos políticos vascos denuncian la estrategia de los estados para "aniquilar" al colectivo

Un centenar de ex presos políticos vascos han reivindicado una solución dialogada al conflicto y el reconocimiento del carácter político de los prisioneros, al tiempo que han denunciado que la política penitenciaria es una de las "expresiones más cruentas" de los "frentes represivos abiertos" por Madrid y París, que buscan la "aniquilación" del colectivo.

Un centenar de ex presos políticos vascos se han reunido hoy en Usurbil para dar a conocer su lectura sobre la actual política penitenciaria que aplican los gobiernos español y francés a este colectivo, como conocedores que son de la situación y tras haber sufrido "en nuestras propias carnes la dispersión, el aislamiento, las palizas, la negación del derecho a estudiar, a comunicarse y a la salud".

En nombre de todos, Joxean Agirre y Begoña Sagarzazu han recordado que hace ya décadas que se comenzaron a adoptar medidas de excepción "con el fin de castigar la disidencia política vasca" y que se comenzó a "imponer una vida sin derechos" en las cárceles.

Ahora, las nuevas medidas que se están tomando contra el colectivo de prisioneros vascos, como la doctrina que retrasa la fecha de salida de prisión o el proyecto que impone medidas de control durante otros 20 años una vez abandonada la cárcel, se demuestra en su opinión que "a los presos y las presas políticas vascas se les aplica la cadena perpetua. A pesar de que pretendan esconderlo ante el mundo, los estados imponen de facto la pena de cárcel de por vida".

El objetivo de todo ello es, según han denunciado, "llevar hasta el extremo la negación del derecho a la libertad. "Quieren alargar la soga de la persecución que aplican a los presos políticos, para alcanzar también a los ex presos y presas", han señalado.

Sagarzazu y Agirre también han tenido palabras de recuerdo para la grave situación que padecen los prisioneros y prisioneras que sufren enfermedades graves, y los otros tres que "están presos en la calle", y se han preguntado si eso "no es la pena de muerte para los y las presas políticas vascas".

En la misma medida, también han resaltado el sufrimiento de familiares y amigos, a los que la política penitenciaria también "castiga todas las semanas".

Además, de "forma especial" han querido recordar a las dieciséis personas que han muerto en las idas y venidas de las cárceles.

Aniquilar al colectivo

A pesar de ello, consideran que la política penitenciaria ha hecho "mucho daño" pero no ha cumplido los objetivos que buscaba. "La solidaridad de este pueblo y la dignidad de los y las presas políticas vascas ha tenido más fuerza que la dispersión, y por ello han tenido que venir con nuevas medidas", han apuntado.

Para este grupo de ex presos, la solución al conflicto debe ser dialogada y política, y en ese camino creen necesario el reconocimiento del carácter político de los presos y la vuelta a casa de todas las personas presas y exiliadas con la solución del conflicto.

Sin embargo, han censurado que "lo que el ministro Rubalcaba acaba de señalar esta semana muestra la voluntad política contraria", ya que "la iniciativa que busca la división entre los y las presas políticas vascas responde a la decisión de alargar sin fin el conflicto". En ese sentido, sostienen que "lejos del reconocimiento de los derechos de los y las presas, así como su carácter político, están llevando a cabo una estrategia para la aniquilación del colectivo".

Sagarzazu y Agirre han destacado que el reconocimiento de los derechos básicos de los y las presas y que estén en Euskal Herria son "retos importantes que tiene nuestro pueblo", y por ello han animado a la ciudadanía y a los agentes sociales a que "aporten su grano de arena" en ese reto, y a que participen en las iniciativas y movilizaciones que se organicen en favor de los derechos de los prisioneros vascos.

Finalmente, han enviado "un abrazo lleno de cariño" a los 761 "compañeros y compañeras que están dispersadas en prisiones del Estado español y francés".



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario