martes, 14 de agosto de 2007

Pampetan Izar

Esta poesía nos llega cortesía de Vascos México:

PAMPETAN IZAR (Estrellas en la Pampa)

Orixe, 1950

Illun dago lurra, illargirik ez da, izar dago zeru.

Bi obo biribil, bat beltza, bat urdin. Ni naiz erdileku.

Izarrei begira, mendi gabe, doi dut jaso bear buru.

Zerua bertago izarrak gorrigo. Zelaia paketsu.

Begi-klixka batez neurtuak ditut millakan eremu;

giltzerdi neregan, eta beste klixkaz buka dut inguru.

Alper da bat-banan izar bakoitzan geldi begiratu;

guzien nir-nir'ak itz bat egiten du: «tiñel gaituzu gu!»

Bazter orietaz arago badira beste milla mundu:

ibil eta joan, nork ote lezake mugarik arkitu?

Ez xilborrik ere. Jainkoaren kutxak ertza non ote du?

Galtzen naiz berêla. Nere gogoeta zertako luzatu?



Oscura está la tierra, no hay luna, el cielo está estrellado.

Dos círculos perfectos, uno negro, otro azul. Yo soy el centro.

Para ver las estrellas, pues no hay montañas, basta levantar un poco la cabeza.

Cuanto más cercano el cielo, más rojas las estrellas. Llanura en calma.

Con un golpe de vista abarco miles de espacios;

giro sobre mí mismo, y en otro vistazo cierro el círculo.

Es inútil fijarse en las estrellas una a una;

el destello de todas ellas dice lo mismo: «¡Seguimos aquí!»

Hay otros mil mundos mas allá de estos espacios:

vaya a donde vaya, ¿quién puede hallar un linde?

Ni tampoco un ombligo. ¿Dónde está el borde del arcón de Dios?



Nere belarrien betiko xixtua ezin dut sumatu,

kolkoan arnasa bakan, biotzean pilpira larritsu,

izarren ixillak, nekatuen loak, entzuten uzten du.

Ixil da burua, izketan biotza; baiña nork atzitu

zer dion? Berak, bai, oiartzunik ez dun itza bere baitu.

Noizbait burutik oin, biotzaren garrak osorik nau artu:

guzia biotz naiz; itza dut nerekin, ordu bat, bi ordu.

Itzik ixillen au biur ledi mintzo, biur lekit oiu,

asperen bederik...! nonbait utzi lezan gar onek errainu.


Me pierdo fácilmente. ¿Para qué prolongar esta meditación?

No puedo percibir el eterno silbido de mis oídos,

y, sin embargo, el silencio de las estrellas y el sueño de los fatigados,

aunque el pecho respire pausadamente

o el corazón lata agitado, siempre lo deja oír.

Calla la mente, habla el corazón; ¿pero quién entiende

lo que dice? El sí, pues suya es la palabra sin eco.

Al fin, la llama del corazón me hace arder de pies a cabeza:

soy todo corazón; la palabra me habita, una hora, dos horas.

¡Que esta tan callada palabra se haga habla, se haga grito,

simple suspiro...! para que esta llama deje siquiera un destello.



Gero... barne-barnez artu dut arnasa, bakarrean iru:

gorputz unatuak bere saria nai, oera dei digu.

Lo bete daudenak esnarazi gabe, ixil nauzu sartu,

oin, gerri ta beso, izaretan erdiz, beroaren izu.

Gogoa bil-bil dut gorde magalean, laster sorgor, itsu;

baina lo aurrean, gar berriko sua nigan oi dut piztu;

zertako nai ditut izar eta tarte ameska berritu?

Nere biotzean, ain toki gutxitan, guzia zaude Zu.

Ernai, ametsetan, lotan, argiz, gauez, Zu zaituda zeru.


Luego... respiro profundamente, tres alientos en uno:

el fatigado cuerpo quiere su premio, nos invita a la cama.

Me acuesto en silencio, sin despertar a los que duermen en pleno sueño,

pies, cintura y brazos a media sábana, por temor del calor.

Guardo mi mente en el regazo, pronto estaré sordo, ciego;

pero antes de dormirme, acostumbro encender en mí fuego de nueva llama.

¿Para qué necesito volver sobre sueños de estrellas y espacios?

En mi corazón, en sitio tan reducido, estás Tú entero.

Despierto, soñando, dormido, de día, de noche, mi cielo eres Tú.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario