viernes, 18 de enero de 2002

Garzón contra la Libertad de Prensa

"Lanza la acusación que siempre algo queda".

Bajo el anterior principio ha actuado el inquisidor Baltasar Garzón al citar a los directores de dos periódicos vascos acusándolos de haber delinquido por haber publicado sendas entrevistas a militantes de la organización antifascista ETA.

Los ha liberado, pero la etiqueta de colaborar con el terrorismo - que es como las metrópolis siempre se refieren a quienes luchan en contra del imperialismo - va a permanecer con ellos. De eso se trataba precisamente.

Ahora bien, es de extrañar que no se hayan ya levantado voces en la comunidad internacional para exigir explicaciones al régimen español por este claro ataque a la libertad de prensa.

¿¡Se imagina si algo similar hubiese sucedido digamos que en Cuba!?

Ya estuviera ardiendo La Habana.

Pero Madrid no, Madrid aún disfruta la impunidad de la que goza desde que Francisco Franco se alineara con Londres y Washington en contra de la Unión Soviética.

Les compartimos pues esta nota publicada en La Jornada:

Libera el juez Baltasar Garzón a los directores de dos diarios vascos independentistas

El magistrado mantiene la denuncia pero considera que no hay apariencia de delito en el reporte

Armando G. Tejeda | Corresponsal

El juez español, Baltasar Garzón, puso este viernes en libertad a los directores de los diarios vascos independentistas Gara y Euskaldunon Egunkaria, Mertxe Aizpurua y Martxelo Otamendi, respectivamente, quienes comparecieron acusados del cargo de "exaltación del terrorismo", por haber publicado el pasado 7 de junio en sus rotativos una entrevista con dos presuntos miembros de la organización armada vasca ETA.

En un principio, Garzón había citado a Aizpurua y Otamendi como testigos, pero después un recurso de la fiscalía de la Audiencia Nacional determinó que debían comparecer como inculpados, según los términos del Ministerio Público.

Garzón hoy mantuvo la inculpación por dicho cargo contra ambos directores, pero consideró que la entrevista no tenía la "apariencia de un delito", por lo que se negó a encarcelarlos como lo exigía la fiscalía, pues consideró que no hay riesgo de que Aizpurua y Otamendi se fuguen.

Garzón tiene en su fuero la mayoría de los procesos abiertos contra miembros de la organización separatista vasca ETA y contra su llamado "entorno".

La situacion legal de estos periodistas, que representan a dos medios de comunicación que defienden el derecho de la autodeterminacion así como una salida dialogada al histórico conflicto vasco, cambió a raíz de la entrevista hecha a dos presuntos voceros de la organización armada.

En ese informe a los integrantes de ETA se les preguntó si los concejales del Partido Popular dejarían de ser objetivos de la organización si se declaraban a favor del acercamiento de los etarras presos. Esto ocurrió un mes antes de que fuera asesinado el concejal José Javier Múgica.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario