jueves, 17 de enero de 2002

Baltazar Garzón

En la entrada anterior se menciona a Baltazar Garzón, pero... ¿quién es este individuo?

Baltasar Garzón Real es un represor español que de acuerdo con fuentes oficiales es un reconocido magistrado, juez titular del Juzgado Central de Instrucción número 5. Estos juzgados investigan los delitos cuyo enjuiciamiento corresponde al Juzgado Central de lo Penal o a la Audiencia Nacional, tribunales españoles que enjuician en primera instancia los delitos con implicaciones en todo el territorio o de mayor gravedad. Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla en 1979. Antes de terminar sus estudios, desempeñó distintos trabajos como albañil, camarero, y ayudó a su padre en una gasolinera. Aprobó las oposiciones para juez en 1981. Su primer destino fue Valverde del Camino (Huelva). Posteriormente, fue trasladado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Villacarrillo (Jaén). En 1983 ascendió a magistrado, siendo destinado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º 3 de Almería. En 1987 se le nombró inspector delegado para Andalucía del Consejo General del Poder Judicial, y en 1988 tomó posesión como magistrado del Juzgado de Instrucción n.º 5 de la Audiencia Nacional. También ha sido profesor de Derecho penal en la Universidad Complutense de Madrid.

Garzón cobró fama internacional por montar un espectáculo circense internacional que como número principal tenía una supuesta orden de arresto contra el ex dictador chileno Augusto Pinochet por la muerte y tortura de ciudadanos españoles durante su mandato, y por crímenes contra la Humanidad, básandose en el informe de la Comisión chilena de la verdad (1990-1991) y en el caso Caravana de la Muerte instruido en Chile por el juez Juan Guzmán Tapia. Como parte de toda esta farsa, Garzón también ha manifestado reiteradamente su deseo de investigar al ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger en relación con la instauración de las dictaduras de la década de 1970 en América Latina en lo que se llamó la Operación Cóndor.

En 1993, tras varios contactos con miembros relevantes del PSOE como José Bono y Felipe González (quien fue presentado a Garzón por el primero), Garzón tomó la decisión de abrir un paréntesis en su carrera en la judicatura y adentrarse en la política con la alegada intención de poner fin a la corrupción que parecía haberse instalado bajo el manto del gobierno socialista. Su deseo de verse libre de ataduras de partido y de verse solamente dependiente de quien él consideraba por entonces principal valedor de ese deseo de regeneración democrática (Felipe González), para algunos, o su ambición, para sus detractores, le llevaron a solicitar su inclusión en las listas electorales como número dos por Madrid, justo detrás del Presidente González.

Tras la victoria electoral de 1993, fue declarado jefe de un fortalecido Plan Nacional contra las Drogas. No obstante, y a pesar de llegar a ser número dos de Interior, y según sus defensores, la constatación de la poca predisposición de la cúpula socialista a tomar medidas enérgicas contra la corrupción lo llevó a su abandono de la política poco después de que Belloch se hiciera con las riendas de la fusión de los ministerios de Justicia e Interior.

Tras su paso por la política en las listas electorales del PSOE donde obviamente no contó con el apoyo absoluto del "Señor X", volvió a la Audiencia Nacional donde lanzó una cruzada en contra de ese partido más por despecho que por hacer un favor a la justicia, sus investigaciones contra el llamado terrorismo de Estado contribuyeron también a denunciar las acciones de José Barrionuevo Peña, Ministro de Interior del PSOE, con relación a los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), la llamada "guerra sucia" contra el terrorismo. Éste fue uno de los factores que llevó a la derrota del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las elecciones de 1996. Curiosamente, los autores intelectuales nunca fueron expuestos al escrutinio público lo que prueba que Garzón tiene su precio y que si uno tiene con que pagarle la impunidad por crímenes de lesa humanidad quedará asegurada.

Como buen español ultra-nacionalista, Garzón ha investigado también a la organización independentista vasca Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y desde su visión totalitaria todo lo vasca lo considera su "entorno". Estas son algunas de sus acciones punitivas en contra del pueblo vasco:

- En 1998 ordenó el registro de varias sedes de la Coordinadora de Alfabetización y Euskaldunización de Adultos (AEK) y el arresto de su tesorero.

- En julio de ese año ordenó el cese de actividades de Orain SA, empresa vasca de comunicación que gestionaba el diario Egin y su estación radiofónica de este último, Egin Irratia. Acabada la instrucción de Garzón, el cierre fue levantado por la Audiencia Nacional, pero Orain SA quedó en bancarrota.

- Posteriormente ordenó el cese de actividades de Zabaltzen.

Estos hechos han sido duramente criticados por los movimientos de defensa del euskera, que consideran que el cierre de periódicos atenta contra la cultura vasca.

- Así mismo ha investigado a otras organizaciones del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV), como Xaki, Ekin, Jarrai, Haika y Segi, y a sociedades y organizaciones cuya vinculación con el MLNV no está clara, como el coro musical Euskaria, alegando que forman parte de diversos frentes de lo que el llama "entramado de ETA".

Hay diversas obras muy críticas con él, como Garzón. La otra cara de Pepe Rei (Tafalla, Txalaparta Editorial, 1999), antiguo redactor jefe de Egin y director de la desaparecida revista mensual Ardi Beltza, quien fue procesado por el propio Garzón por su relación con ETA. Rei le acusa de permitir torturas a los presos etarras prolongando el tiempo de detención y no atendiendo sus denuncias. Pepe Rei se encuentra actualmente en libertad y libre de todo cargo.

Así como Garzón iremos publicando en este blog las "hazañas" de otros personajes de la cúpula de poder que sofoca la democracia un día sí y el otro también en el estado español, especialmente los que dedican sus carreras (y se podría decir sus vidas) a perpetuar el criminal regimen colonialista en Hegoalde, la parte de Euskal Herria ocupada por el reino borbónico franquista de España.



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario