martes, 29 de mayo de 2018

Tasio | Respondiendo a Anasagasti

Les compartimos la respuesta en su cuenta de Facebook que nuestro buen amigo Tasio ha recetado al impresentable injerencista vascongado y colaboracionista del franquismo borbónico que responde al nombre de Iñaki Anasagasti por sus comentarios tras darse a conocer la viñeta de Tasio en la que este celebra el triunfo electoral de Nicolás Maduro en las pasadas elecciones:


Anasagasti, un gracioso, con gracia y muchos valores

Y sigue Anasagasti con su raca-raca, mezclando en su coctelera todos los demonios que le siguen atormentando. A saber… Gara… Granma… Maduro… Venezuela… Iñaki Soto… Izquierda Abertzale… ETA… y el que esto escribe. Tiene gracia.

Y es que en cuanto le nombras a Maduro, el flamante exsenador comienza a echar espuma por la boca sin poder controlarse. Doctor Jekyll y míster Hyde. Doctor Ana y míster Sagasti cuando bebe la pócima Tasio. Tiene gracia.

No puede soportar que Maduro haya ganado las elecciones, pero la realidad es terca. Ha ganado, aunque Iñaki pretenda que no haya sido así y diga lo contrario. Y por un porcentaje de votos que otros presidentes de otros países envidiarían. Tiene gracia.

Y sigue empeñado en hablar de 130 muertos a causa de las revueltas en Venezuela (sus amigos de la kale borroka), sin distinguir quién los puso y quién los provocó. Tiene gracia.

Despotrica del gobierno corrupto venezolano, y en Madrid su honrado partido apoya al gobierno más corrupto que se haya conocido nunca por estos lares. Irónico Iñaki. Tiene gracia.

Claro que en Venezuela hay una crisis económica sin precedentes. Pero estoy seguro que ninguno de sus amiguetes de allá, con los que se junta a cenar, la está sufriendo y a buen seguro tienen buena parte de culpa en ella. Tiene gracia.

Iñaki duda mucho de que mis valores sean democráticos. Joder. Y lo dice él, que ha querido dejar sin trabajo al corresponsal de etb en América Latina por no decir lo que él quería oír sobre Venezuela, claro. Tiene gracia.

Y le molesta la peineta de mi dibujo. Quizás para él, verla explícitamente sea demasiado fuerte, pero podría empezar a mirar en su partido, cuando sus dirigentes, día sí y día también, regalan peinetas a destajo a catalanes, a jubilados, a la sanidad y sus usuarios, a la educación y a los bolsillos de los contribuyentes con obras megalómanas que saben que nos hipotecan. Y habla de la doble moral de la izquierda abertzale. Tiene gracia.

En fin… no me quiero extender pues esto ya me aburre. Es posible que mis viñetas no tengan la menor gracia, pero cuando veo cómo se mosquea por ellas, tengo la sensación de que he dado en la diana. Y eso me hace muchísima gracia, y sé que no solamente a mí.

Anda, Iñaki, majo, déjame tranquilo.






°