viernes, 10 de julio de 2015

La Muy Yanki Prensa Internacional

El pasado 17 de diciembre de 2014 fue una fecha muy significativa para todos los internacionalistas que alrededor del mundo han mostrado su solidaridad para con la revolución cubana, se respiraba un ambiente de optimismo y esperanza... pero nadie dudo que sería un grave error confiar en los EUA y se llegó a la conclusión que se trataba tan solo de un cambio de estrategia para llegar al mismo fin, algo que Barack Obama no tardaría en confirmar. La prensa al servicio de Washington no ha cambiado para nada ni las formas ni los fondos en lo que respecta a Cuba, para ellos el 17 de diciembre no existió, por eso les presentamos este texto publicado en Cubainformación:


Hablan de la limitación de movimientos al personal diplomático de EEUU en La Habana, pero no del de Cuba en Washington

José Manzaneda

La gran prensa nos habla de la “restricción de movimientos” impuesta por Cuba –desde hace años- al personal diplomático de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana. La agencia France Press, en una nota publicada en varios medios, titulaba que, tras la próxima apertura de su embajada en La Habana, “diplomáticos de Estados Unidos tendrán (ahora) más libertad de movimiento en Cuba”.

Lo curioso es que sea noticia la actual limitación de movimientos -al perímetro de Ciudad de La Habana- del personal diplomático estadounidense, pero que no lo sea la limitación del personal cubano al perímetro de Washington. Esta restricción –recordemos- fue impuesta por el Gobierno de George W. Bush y afecta incluso a los representantes de Cuba en Naciones Unidas.

El diario español El País llevaba a titular que “el personal de EE UU en Cuba deberá `notificar´ sus movimientos en la isla”. El titular enfatiza el “control” del Gobierno de la Isla sobre el personal estadounidense, cuando lo que la noticia relata, realmente, es que dicho control –con la apertura de la embajada- quedará notablemente suavizado: el cuerpo diplomático estadounidense tendrá libertad de movimientos, siempre que estos sean notificados al Gobierno cubano. El País no menciona, además, que esta situación es recíproca: en Washington el personal cubano también deberá “notificar” sus contactos y visitas.

Pero lo más grave es que los medios no expliquen lo esencial para entender todo este asunto: que el Gobierno de EEUU ha incumplido –e incumple- en relación a Cuba la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. Porque en la actual Sección de Intereses –y futura embajada- de EEUU en La Habana se han organizado numerosos encuentros, reuniones y talleres de capacitación de la llamada “disidencia” cubana, financiada por el presupuesto federal de EEUU con el fin de desestabilizar el orden constitucional cubano. Es una clara violación de los artículos 26 y 41 de la citada Convención de Viena, que indica taxativamente que el personal diplomático deberá “respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor (y) (…) está obligado a no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado”.

Los medios dan por buena una injerencia que jamás aceptarían en su propio país. Y silencian –cuando no justifican abiertamente- las partidas millonarias de EEUU para dicha injerencia, que hoy siguen en pie. El Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes acaba de proponer un fondo de 30 millones de dólares -10 más que el pasado año- para la llamada “disidencia” cubana, con el apoyo del Gobierno de Obama. Algo que es ilegal en cualquier país del mundo, incluidos los EEUU, donde se castiga con penas más duras que en Cuba la colaboración con un gobierno extranjero con el objetivo de cambiar el orden constitucional del país.

En total, EEUU ha gastado, desde 1996, más de mil millones de dólares en programas no secretos para impulsar un “cambio de régimen” en Cuba.

Pero de esto… no leeremos una palabra en unos medios que, de forma cada día más evidente, se muestran como entregados altavoces de la política informativa sobre Cuba… de la Casa Blanca.



El video en YouTube:


.
.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario