viernes, 13 de abril de 2007

Askapena : Oportunidad Histórica

Este escrito nos llega por parte de Askapena, para su difusión.

Kaixo lagunak, por la importancia del momento político actual hemos creído conveniente mandaros este documento especial, para trasladaros de primera mano el análisis del desarrollo del proceso democrático, su situación actual, asi como un llamamineto a la comunidad internacional.


Euskal Herria, Una oportunidad histórica de superar el conflicto político y todas sus consecuencias


A través de este documento la Izquierda Independentista Vasca desea trasladar a la comunidad internacional, el análisis de la situación actual del proceso de resolución democrática de conflicto político que enfrenta en este caso el estado español con Euskal Herria, con el pueblo vasco.

Antes de abordar la coyuntura actual es necesario hacer un breve repaso del año transcurrido desde que la organización armada ETA declarara el alto el fuego permanente el 22 de marzo 2006.

Nefasta gestión del Gobierno socialista de un año de alto el fuego permanente

Transcurrido un año desde la declaración de alto el fuego permanente, el proceso político que la izquierda independentista ha tratado y trata de promover se encuentra colapsado.

Las razones fundamentales de esa crisis se deben a la negativa del Gobierno Español de hacer frente a las causas políticas que fundamentan el conflicto. En vez de abordar el proceso a través del dialogo multilateral y una agenda política que vaya a las raíces del conflicto y que la supere democráticamente mediante un acuerdo plural, el Gobierno de Zapatero ha insistido en mantener una política represiva y negadora del contrario político.

Durante los meses que han seguido el alto el fuego, en vez de proceder a abrir los cauces democráticos de diálogo y negociación entre las fuerzas políticas las agresiones contra toda iniciativa política por parte de la izquierda independentista vasca no han cesado. Hasta enero del 2007 106 personas fueron detenidas, 33 encarcelados, hubo 45 citaciones judiciales, 227 personas fueron juzgadas, un total de 1 493 000 euros han tenido que pagar los vascos y las vascas para recobrar su libertad, se han mantenido los macro sumarios judiciales contra diversas asociaciones vascas, se han prohibido incesantemente marchas, ruedas de prensa, actos públicos…

Un proceso de dialogo requiere una serie de condiciones democráticas mínimas y la condición de igualdad de todos los agentes implicados. Esto no se ha dado durante los meses consiguientes al alto el fuego. Lo que antes de la declaración de alto el fuego permanente era, conforme a sus posicionamiento políticos, únicamente obstaculizado por la existencia de la lucha armada, vuelve a ser imposible ante un escenario de no violencia por parte de ETA.

Esta política represiva tiene un claro objetivo político. El Gobierno Español y las fuerzas políticas que lo arropan han impedido el establecimiento de una mesa de dialogo donde los agentes sociopolíticos vascos entren a discutir sobre los elementos clave y básicos de la cuestión vasca, el derecho a decidir de la ciudadanía vasca y la configuración del sujeto que conforman los territorios vascos.

Tanto por la falta de condiciones democráticas mínimas como por la falta de voluntad manifestada por el PSOE durante este año para promover un proceso de diálogo político multipartito el proceso se hace inviable y entre en una fase de crisis.

En agosto ETA señalaba a través de un comunicado la grave crisis que atravesaba el proceso. Señalaba que el PSOE y el PNV trataban de construir un proceso conforme a sus intereses y necesidades. Denunciaba que estos agentes carecían de voluntad para encarar a través del dialogo y la negociación las claves del conflicto político. E iba más allá, al decir que el gobierno había incumplido los compromisos adquiridos.

En septiembre Batasuna, con el objetivo de sacar el proceso de la vía muerta en la que se hallaba procedía a entablar reuniones con los agentes políticos para buscar mediante la conformación de una mesa de partidos un acuerdo que abordaría y superaría las causas del conflicto. Este intento que duró hasta noviembre tampoco dió frutos ya que el PSOE no tenía intención de indagar en los contenidos políticos que caracterizan el Proceso.

En ese contexto de crisis se producen la acción de Madrid el 30 de diciembre 2006. Desde el Gobierno español se señalaba que el proceso estaba suspendido en palabras del Presidente Rodríguez Zapatero y roto en palabras del Ministro del Interior.

La izquierda independentista en ningún momento ha considerado el proceso roto o finiquitado a pesar de los duros ataques y de la represión padecida, a pesar de la negativa del Gobierno a promover el dialogo político. El conflicto que se vive en Euskal Herria no tiene otra solución que la de abordar sus raíces políticas y superarlas mediante un acuerdo plural. Las vías represivas nunca han podido solucionar ningún conflicto de carácter político. Ese es el objetivo fundamental del proceso, superar el conflicto yendo a sus raíces políticas. El gobierno socialista a hecho una nefasta gestión de la oportunidad abierta en marzo, opinión que es compartida más allá de la izquierda independentista vasca. El gobierno socialista no ha respondido a las necesidades del proceso y ha negado durante todo un año el carácter político del conflicto. Se ha limitado a hacer un proceso de pacificación poniendo énfasis en la negociación con ETA, dándole la espalda a la negociación política y la creación de la mesa de partidos que debía de abordar las raíces del
conflicto.

La Izquierda abertzale sigue comprometida con el Proceso de manera positiva y constructiva

A pesar de las dificultades, de los obstáculos, la izquierda independentista permanentemente ha planteado pasos que permitieran desbloquear problemas, que permitieran desde un punto de vista constructivo, superar obstáculos y que permitieran desde un punto de vista político poner en marcha este proceso de diálogo multilateral. La izquierda abertzale sigue apostando por un proceso de soluciones democráticas que supere definitivamente el conflicto.

En enero del 2007 la izquierda independentista se reafirma en los compromisos adquiridos en noviembre del 2004 cuando presentó la propuesta de ANOETA, que abrió este proceso, metodología de dialogo que fue de facto aceptado por todas las partes menos el PP. En ANOETA se decía también que el diálogo resolutivo se tiene que desarrollar necesariamente en ausencia de cualquier tipo de violencia. Batasuna realizó en enero del 2007 dos llamamientos, el primero de ellos a las formaciones políticas, para que sin dilaciones y condiciones pongamos en marcha el dialogo político que nos lleve al acuerdo que supere la confrontación armada. Y el segundo dirigido a los agentes implicados en el dialogo ETA-Gobierno español a que manifiesten públicamente su disposición y compromiso con el proceso político multilateral. ETA responde de manera positiva al emplazamiento comprometiéndose con lo declarado el 22 de marzo del 2006.

Los intentos de poner en marcha un dialogo democrático entre las diversas fuerzas políticas han sido constantes por parte de la izquierda independentista. En junio del 2006 primeramente, en septiembre del 2006 después y ahora está inmerso en un tercer intento.

Las propuestas sobre la mesa: La izquierda abertzale puso con la Propuesta de ANOETA en noviembre del 2004 sobre la mesa el método para que el proceso fuera democrático.

En Marzo del 2007 presentó una propuesta política, no un proyecto político. Una propuesta política que contribuya a construir un espacio común de acuerdo con el resto de formaciones políticas en Euskal Herria yendo a las raíces del conflicto y dándole satisfacción democrática. Dicha propuesta toma en cuenta un elemento importante que es que el camino para construir ese nuevo marco democrático parte de la actual realidad, que la izquierda independentista considera absolutamente antidemocrática, pero acepta construir el Proceso de cambio político partiendo da la actual realidad política e institucional. Fue un paso más para demostrar la voluntad de la Izquierda independentista.

Esta propuesta aborda las cuestiones que debería encarar una mesa de dialogo y negociación entre las fuerzas políticas y señala como base para el acuerdo la creación de un nuevo marco jurídico político para las cuatro provincias bajo tutela española, con un estatuto de autonomía y con poder de decisión sobre su futuro. En definitiva se pretende crear un marco de transición de carácter democrático valido para todas las fuerzas políticas, que supere la situación de vulneración de derechos que se produce en la actualidad, y que abra la puerta a todos los proyectos, incluido en independentista. De manera que sea no solo reivindicable sino también viable. Este marco democrático superaría definitivamente el conflicto político y sus consecuencias.

La propuesta plantea un proceso de creación de un escenario democrático que parte además de las realidades existentes y excluye modelos de imposición, anexionistas o particionistas. Un modelo en el que sea la voluntad popular expresada libre y democráticamente, y en los límites administrativos actuales, la que decida sobre la constitución del nuevo sujeto. Un nuevo sujeto (una autonomía política para los cuatro territorios vascos) que a su vez tendrá la capacidad para, por medio de los cauces democráticos acordados, ejercitar el derecho a decidir su futuro, incluido un futuro independentista. Un nuevo sujeto que a diferencia de los marcos actuales no surge de la imposición sino de la consulta y respeto a la voluntad popular expresada libre y democráticamente. Por lo tanto solo aquellos que nieguen la mera existencia de un sujeto como el Pueblo Vasco o se nieguen a otorgar la voz a la ciudadanía pueden objetar esta propuesta.

Y la semana pasada la Izquierda abertzale procedió a registrar el partido Abertzale Sozialisten Batasuna para, por encima de cualquier obstáculo, abrirle las puertas al dialogo y la negociación entre todos en igualdad de condiciones. La razón fundamental de ese paso es que aquí también partiendo de una situación antidemocrática, queremos alcanzar una situación en la que las formaciones políticas que participemos en el dialogo multilateral estemos en igualdad de condiciones y ese proceso se ponga en marcha. Un paso más que demuestra la voluntad de la izquierda abertzale de construir bases sólidas para que el proceso nos conduzca a un escenario democrático que supere el conflicto.

No se puede evitar el dialogo político, si se quiere realmente avanzar en el Proceso. Porque para que el proceso avance todas las formaciones políticas debemos de negociar y llegar a acuerdos aquí en Euskal Herria.

Las elecciones

Desde nuestro punto de vista, las elecciones municipales que se van a desarrollar el 27 de mayo 2007 son una oportunidad para que el proceso se ponga en marcha, y por ello es necesario que sean elecciones democráticas donde todas las opciones puedan ser defendibles y votadas. ¿Que tipo de proceso de soluciones se puede abordar si una de las partes tiene prohibida su participación electoral? Es imprescindible que todos los actores políticos estén presentes en las elecciones y la izquierda abertzale, porque lo necesita este proceso, hará todo lo que esté en sus manos para estar en las elecciones de mayo 2007.

Ataques de la última semana

Después de todo lo dicho anteriormente, y explicado los pasos dados por la izquierda abertzale para crear un entorno positivo en torno a un proceso de soluciones políticas. El estado ha respondido de manera contundente y clara: las detenciones realizadas esta última semana con régimen de incomunicación y donde los detenidos han denunciado haber sufrido torturas; las detenciones en Francia de miembros de la interlocución de las negociaciones entre ETA y el Gobierno. Por otro lado, la Abogacía del Estado y la Fiscalía están dando todos los pasos para ilegalizar Abertzale Sozialisten Batasuna. Olvidado todas las declaraciones a favor del dialogo hechas por el Gobierno, este ha apostado por una respuesta represiva que no es más que un ataque claro al proceso de dialogo y negociación.

Llamamiento urgente a la Comunidad internacional

Ante este ataque en contra del proceso, del dialogo y de la paz, la izquierda abertzale quiere hacer un llamamiento a la comunidad internacional para que denuncie estos ataques e inste a estado español a que retome en camino del Proceso democrático a través del dialogo y la negociación. Porque este es el único camino para la resolución del conflicto en Euskal Herria.


Euskal Herria abril 2007


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario