viernes, 27 de enero de 2006

Autolesiones

Las cosas que suceden en las comisarías españolas donde a sabiendas de la total impunidad con que operan los "guardianes del orden" abusan de todo aquel que cae en sus manos. De esto nos habla este artículo publicado en Gara:

Los policías alegan que un detenido «se autolesionó» en la comisaría de Iruñea

Los policías que detuvieron al joven de Zarautz Inaxio Olabezela alegaron ayer ante el juez que Imanol Uria «se autolesionó» en comisaría cuando acudió a interesarse por su amigo. Uria entró en comisaría por su voluntad, fue arrestado allí, y salió con una gran brecha en la cabeza, que obligó a aplicarle diez puntos de sutura.

IRUÑEA

Los agentes de la Policía española que participaron en la detención de los vecinos de Zarautz Inaxio Olabezela e Imanol Uria el pasado 3 de diciembre en Iruñea atribuyeronla herida que el segundo tenía en la cabeza, y por la que le tuvieron que aplicar diez puntos de sutura, a «una autolesión». Así lo declararon ayer ante el juez que instruye la denuncia por malos tratos en la capital navarra, según señalaron a GARA fuentes jurídicas.

Uria se presentó en la comisaría de la Policía español después de que agentes de este cuerpo hubieran detenido a su amigo Inaxio Olabezela horas antes. Trataba de interesarse por él. Sin embargo, él mismo resultó detenido y después tuvo que ser atendido en un centro hospitalario porque presentaba una brecha en la frente que requirió de diez puntos de sutura.

Los agentes que participaron en su detención alegaron ayer, frente a la denuncia de maltratos, que Uria «se autolesionó en la comisaría».

«Actitud prepotente»

Asimismo, aseguraron que Uria «mostró en todo momento una actitud chula y prepotente» hasta el punto de que se habría dirigido a los policías para decirles que «iban a tener que asumir la responsabilidad de laslesiones que él mismo se había infligido».

Estos mismos policías también relataron que la detención de Olabezela se produjo en un bar de la calle Jarauta, en Alde Zaharra de Iruñea, aunque no pudieron precisar en cuál, y dijeron que la misma se produjo «sin hacer uso de la fuerza», a pesar de que el detenido presentaba señales de haber recibido numerosos golpes.

En cualquier caso, los policías aseguraron que Olabezela «ofreció algo de resistencia, pero no fue excesiva» por lo que admitieron que pudieron practicar la detención sin demasiados problemas.

El único obstáculo, siempre según el relato de los policías, fue «el ambiente hostil» con el que fueron recibidos en el bar después de que, siempre según su versión, una persona que identificaroncomo Olabezela les arrojara una botella y se refugiera en el establecimiento.

El relato de los policías añade que las alrededor de 80 personas que se encontraban en el bar les lanzaron numerosos objetos.

Sin embargo, esta versión no explica el motivo por el que a pesar de que sólo tres agentes ­se habían quedado rezagados del resto de la dotación, según explicaron­ se enfrentaran a «un ambiente hostil» en un recinto cerrado en el que había unas 80 personas mientras practicaban una detención de una persona que «ofrecía algo de resistencia», ninguno de ellos presentara lesión alguna.

Parada en el Ayuntamiento

El relato que los policía realizaron ayer ante el juez presenta una novedad y es que explicaron que se llevaron esposado a Olabezela por toda la calle Jarauta, para bajar hasta la cuesta de Santo Domingo y subir a continuación hasta el Ayuntamiento, donde se refugiaron a la espera de refuerzos.

En la versión inicial de los agentes se señalaba que introdujeron a Olabezela inmediatamente en una furgoneta y que le trasladaron directamente a la comisaría de la Policía española en Iruñea.

Fuentes jurídicas mostraron su extrañeza por esta nueva versión, destacando que no parece lógico que sólo tres agentes, «en medio de un ambiente hostil», trasladen a un detenido esposado por varias calles de Alde Zaharra antes de llevarlo a la comisaría.

El lunes declararán los testigos de la detención

El próximo lunes declararán en el Juzgado de Iruñea varios testigos que estaban presentes en el bar de la calle Jarauta en el que se produjo la detención de Olabezela por parte de los tres policías que comparecieron ayer. Estos testigos han sido citados por la parte de los jóvenes zarauztarras, que han sido denunciados a su vez por los policías como autores de un presunto delito de «agresión a la autoridad». Los agentes, por su parte, han sido denunciados por los vecinos de Zarautz por las lesiones que recibieron.

Por otra parte, la Delegación del Gobierno español en Nafarroa ha guardado un completo silencio en torno a estos hechos y no se ha manifestado en ningún sentido.

La detención de los dos vecinos de Zarautz se produjo horas después de que la Delegación del Gobierno impidiera la celebración de una manifestación de la izquierda abertzale con motivo del Día de Nafarroa. Esa noche se registraron cargas policiales en Alde Zaharra.

Y encima que hacen uso indiscriminado de violencia culpan a la víctima.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario