miércoles, 20 de abril de 2005

Acerca del Caso Zabalza

Este artículo ha sido publicado en el Diario de Navarra:

Nuevas diligencias sobre el 'caso Zabalza' después de casi 20 años de instrucción

La magistrada incorpora al sumario una grabación del cesid como prueba de que murió en Intxaurrondo tras las torturas. Han pasado 12 jueces, 8 ministros de Interior y 8 de Justicia

La juez encargada ahora del denominado caso Zabalza , la magistrada Elena Rodríguez Molpeceres, titular del juzgado de instrucción número 1 de San Sebastián, ha puesto en marcha nuevas diligencias judiciales tras incorporar a comienzos de este año al sumario una grabación del Cesid (en la actualidad el CNI), en la que un agente de esta institución destinado en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo, Pedro Gómez Nieto, relata al entonces jefe de misiones del Cesid, Juan Alberto Perote, las circunstancias en que se produjo la muerte del joven navarro Mikel Zabalza Gárate, en noviembre de 1985. "Se le ha ido de las manos en el interrogatorio", afirma Gómez Nieto. Se refiere a las consecuencias de la aplicación entre otras torturas, de la conocida como la bañera (que consiste en introducir la cabeza del detenido en un bañera llena de agua, orines y excrementos), y de la introducción de la cabeza en una bolsa de plástico transparente.

Puede ser la prueba definitiva para confirmar lo que desde un primer momento fue un secreto a voces: que Mikel Zabalza murió en Intxaurrondo y no ahogado tras haberse arrojado esposado al río Bidasoa, como trasladó a la opinión pública la versión oficial. Zabalza Garate fue detenido el 26 de noviembre de 1986 y trasladado al cuartel de Intxaurrondo. Era su primera detención y el último día en que su familia le vería con vida. En el mismo operativo policial, la Guardia Civil detuvo a otros dos de sus hermanos (Aitor y Patxi), a su novia Idoia y a un sobrino, Manuel Vizcay Zabalza. Los hermanos y el primo recuperarían la libertad tres días más tarde, e Idoia sería trasladada a Madrid y pasaría cinco días en las dependencias del Ministerio de Interior. Sin embargo, hasta el día de hoy, ninguno de ellos ha sido acusado de acción delictiva alguna, pero todos denunciaron haber sido sometidos a torturas.

20 días desaparecido

El 15 de diciembre de 1985, el cuerpo de Mikel Zabalza era sacado del Bidasoa, por miembros de la Guardia Civil del cuartel de Intxaurrondo (dirigido en esa época por el ex general Enrique Rodríguez Galindo), después de que la Cruz Roja estuviera días y días buscándolo por esa misma zona. Según la versión oficial, Mikel Zabalza desapareció tras arrojarse esposado al Bidasoa (no sabía nadar) en las cercanías del cuartel de la Guardia Civil de Endarlatsa, cuando iba, acompañado de tres guardias civiles, a localizar un supuesto zulo de armas y explosivos de ETA.

La instrucción del caso Zabalza (Iñigo Iruin representa a la familia Zabalza-Gárate) se prolonga desde hace 19 años (en noviembre se cumplirán 20 años de su detención, desaparición y muerte), y ha pasado por las manos de 12 jueces, ocho ministros de Interior (desde Barrionuevo y Corcuera a Mayor Oreja, Rajoy y Acebes) y otros ocho de Justicia. "Ya no creo en las instituciones. Sólo en la gente de bien que cumple con su deber", dice la hermana de Mikel, Itziar Zabalza, en una entrevista con la revista Interviú.

Determinar autores y participantes

Según el abogado de la familia Zabalza-Garate, Iñigo Iruin, quien lleva 19 años con el caso, tras la reapertura del sumario en 1995, los pasos pendientes deben estar dirigidos a "determinar los autores materiales y los participantes en el delito". De hecho, la cinta de la conversación entre Gómez Nieto y Perote no es la única prueba documental que cuestiona la versión oficial de lo ocurrido con Mikel Zabalza tras su traslado a Intxaurrondo. En un documento del Cesid se describe cómo "el cuerpo de Zabalza es trasladado a una charca donde se le sumerge y se le deja allí hasta el momento de trasladarlo nuevamente al Bidasoa". Incluso, y pese a que todas las pruebas iniciales aportadas por Intxaurrondo estaban dirigidas a alimentar la teoría de la muerte por ahogamiento en el Bidasoa, las conclusiones del informe médico-forense recogido en el sumario señala que "no es posible afirmar el fallecimiento como consecuencia de una sumersión vital en medio líquido con las características del descrito en el río Bidasoa". Tras la detención de Mikel, su madre, Garbiñe Garate (ya fallecida) acudió al Cuartel de Intxaurrondo (bajo mando de Enrique Rodríguez Galindo, ya condenado a 71 años de cárcel por el secuestro, torturas y asesinato de Lasa y Zabala), para saber si estaba allí detenido su hijo, pero le contestaron que si había perdido a su hijo acudiera a la oficina de objetos perdidos. 20 días después, su cadáver aparecía en el río Bidasoa.




.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario