miércoles, 26 de octubre de 2005

Aquel Discurso de Lluis Maria Xirinacs

Por si quieren leer la frase con la que lo acusan dentro de su contexto.

Aquí lo tienen:


DISCURSO DE LLUIS MARIA XIRINACS, EL 11 DE SETIEMBRE DEL 2002, DIA NACIONAL DE CATALUNYA, EN EL FOSSAR DE LES MORERES DE BARCELONA.


Bienvenidos todos, hoy es el Día de la Independencia de los Países Catalanes (P.C.). ¿Si hoy no podemos hablar de independencia, cuando hablaremos? Afirmar la independencia de los P.C. es una cosa que casi mucha gente se la tiene prohibida. Parece que no se pueda abrir la boca y se habla sólo con media boca. Independencia, soberanía, emancipación, liberación, autodeterminación; todos son sinónimos y quiere decir que hacemos lo que creemos que tenemos que hacer nosotros. Ésto es democracia.

Por lo tanto la independencia es democracia. Una nación es muy compleja, tiene muchos resortes y se juegan muchas variables, pero la independencia es el eje central, la base de una nación. Una nación, que no es independiente, o es infantil o es esclava; por lo tanto, pues, la independencia no solamente es un derecho sino que también es un deber. Ya sé que los que estais aquí, la mayoría o la inmensa mayoría habéis venido por convencimiento, no hace falta que os lo diga. Pero también es cierto que, fuera de aquí, hay mucha frialdad, que mucha gente vive en la ignorancia, en connivencia con el enemigo o como enemigo opresor del país.

Todo aquel que vive y trabaja o no trabaja en los Países Catalanes, todo aquel que está radicado en ellos y no los ama, por encima de España, de Europa o del mundo y no ama las otras instancias más altas a través del amor a su país, no es digno de vivir en un país. Puede tratarse de ignorancia o de malicia. En el primer caso (ignorancia) se ha de hacer pedagogía, educación e ir impartiendo instrucción. En el segundo caso (malicia) se los tiene que combatir. (Aplausos) Gracias.

25 años de este acto del Fossar de les Moreres. Los años 76 y 77, servidor no fui, porque estaba delante de la prisión modelo de Barcelona, todavía pidiendo amnistía. Pero en el año 78, ya estaba aquí, hablé y me sentí muy feliz de poder hablar. Han pasado 25 años y no se ha parado nunca, con dificultades, con mucho mérito, con un mensaje inequívoco radical o troncal. La palabra "radical" a veces es desvalorizada porqué parece una cosa de gente extremista. Todos los árboles tienen raíces, todos los árboles tienen tronco y el tronco y las raíces son aquello que se defiende aquí. No es aquello que se defiende más allá (en el monumento de Casanoves). Aquello son comisionitas, cuadrillas, requiebros. El mérito está aquí. Y dejadme recordar, porque no se recuerda, que este año, también hace 25 años que se asesinó la Asamblea de Catalunya. Es importantísimo. Era nuestra ETA (Euskadi Y Libertad).

Hoy mismo, y esto tampoco se dice en la actual celebración de los 25 años de la manifestación del once de septiembre de 1977, hace falta decir que aquella manifestación no fue el resultado de un llamamiento celestial. La manifestación del cerca de un millón de personas, fue el resultado de una Asamblea de Catalunya orgánica, organizada, llena de delegaciones, llena de Asambleas inferiores: de vecinos, municipales, comarcales y de región o vegueria. Por ejemplo la Asamblea de las tierras de Lleida. Por ejemplo la municipal de Cambrils, que ha escrito su historia en "la Asamblea de Cambrils dentro de la Asamblea de Catalunya". Etc. Esta era, pues, una asamblea orgánica en todo el país y cada organismo de estos trajo 10,15, 20, 30, 50 personas y de aquí en vano salir el millón. Este millón no fue ningún milagro, el milagro fue la Asamblea de Catalunya. Ella era todo lo que teníamos. Era nuestra única fuerza. (Aplausos)

Y, cosa mas trágica todavía, la Asamblea de Catalunya fue asesinada por catalanes; la Asamblea de Catalunya fue asesinada por tres grupos políticos que todavía tienen muchas cuotas de poder en el sistema actual. Lo siento mucho. Y hubo, en cambio, partidos como ERC, que no votaron la disolución de la Asamblea de Catalunya. Pero hubo unos cuántos que consumaron aquella compra-venta de escaños que un compañero ha mencionado antes; que prefirieron su escaño antes que tener un pueblo organizado. Tener un pueblo organizado es la cosa más fuerte socialmente que existe. Bien, han surgido muchas dificultades y yo tengo que decir, en este punto, que estoy contento porqué hace un año, dos años, tres años, que ha surgido maravillosamente muchedumbre de gente joven, gente en edad temprana, independentista que ama a esta tierra y se ha ido juntando en diferentes grupos, que, entre otras actuaciones, han abierto una serie de bares, como "herriko tabernas", por todo el país y que defienden inequívocamente este derecho y este deber de la independencia.

Saludo a la juventud de la izquierda independentista, que actualmente está en alza, muchas veces sin tener ni padres ni abuelos de tradición catalana, sino que ellos han empezado otra vez de cero. Y les pido que ésto que han tenido por empezar de cero y de entender la justicia desde su raíz, aunque no hubieran demasiado buenos ejemplos, les recomiendo que estudien, mucho, la historia de Catalunya para no repetir los errores de sus antepasados y que lleven adelante el país. (Aplausos)

Ahora quiero entrar en un tema corto, pero importante, que nadie me lo ha dictado. La organización de este acto no tiene ninguna responsabilidad de lo que yo diga. No me han puesto condiciones de ninguna clase. Lo digo yo, bajo mi responsabilidad. Se trata del terrorismo. Yo me siento en este momento con los pies asentados encima de los huesos de terroristas, de aquella gente que defendió por las armas Catalunya y los Països Catalans. Porque también cayeron, algunos antes y algunos después, el resto de los Países Catalanes, bajo Borbón francés o español. Me refiero a aquellos que defendieron la nación por las armas y que hoy día los homenajeamos. El Ayuntamiento de Barcelona ha hecho un pebetero aquí, unas cosas muy bonitas. Son terroristas porque lucharon con las armas por defender su país, como hace ETA.

Los alemanes llamaban terroristas a los maquís que defendían Francia, los franceses luego les llamaban héroes. Los franceses trataban de terroristas a los argelinos porqué luchaban por Argelia y luego los argelinos los han hecho héroes. Estos que están enterrados aquí son nuestros héroes. Si los enemigos se empeñan en decir que son terroristas, pues nosotros también somos terroristas.

Macià, en la introducción del estatuto de autonomía de 1931 decía: ojalá que no haga falta ejército. Era no-violento de corazón, a pesar de ser militar. Pero si necesitamos ejército que sólo sea defensivo, aunque sea sólo para defender aquello que nos han tomado. Es muy diferente un ejército ofensivo que un ejército defensivo. Estas palabras de Macià no tenían nada que ver con las palabras de aquellas personas hipócritas, a veces incluso obispos (excepto cuando ganó Franco) que dicen que se tiene que condenar la violencia venga de dónde venga. Son hipócritas, son hipócritas.

Gandhi decía que el no-violento no puede tratar con neutralidad las partes de un conflicto violento: el agresor es el enemigo, el agredido es el amigo, aun cuando sea violento. Yo he intentado toda la vida luchar por la vía no-violenta. Pero declaro aquí y lo digo bien alto, por si hay algún policía o algún fiscal: me declaro enemigo del Estado español y amigo de la ETA y de Batasuna. (Aplausos). Gracias.

Pensad que la guerra tenía en la Edad Media unas nobles reglas de una cierta humanización, especialmente a partir del momento en qué el abad Oliva, uno de los fundadores insignes de Catalunya, estableció las famosas Leyes de Paz y Tregua. Hoy día está la Convención de Ginebra para hacer la guerra un poco mas humana y menos salvaje, pero pocas veces se sigue la convención de Ginebra. Ni en las guerras españolas ni en las americanas. Los norteamericanos han echado bombas sobre hospitales, los norteamericanos han echado bombas sobre escuelas, los norteamericanos han matado a sus enemigos con bulldozers ahogandoles con arena, los norteamericanos han echado napalm en Vietnam y en Corea, los norteamericanos han echado bombas sobre gente que se iba a casar, que celebraba la ceremonia de un casamiento. Cuando el terrorismo es del Estado, de estas barbaridades se dicen efectos colaterales y a continuación se añade "lo lamentamos".

Recordad que Batasuna, en el País Vasco, cuando ETA produce un hecho de estos también dice "lo lamentamos" en el Parlamento o en los Plenos municipales. Como mínimo están de igual a igual.

Pero vuelvo a insistir que es radicalmente diferente ocupar un país ajeno que defenderse de la ocupación del propio país. Es esencialmente diferente. Y, además con estilos diferentes. ETA, como está en guerra, mata pero no arranca uñas. Yo he estado en prisión con gente de ETA con uñas arrancadas. ETA no tortura. ETA mata a los que considera sus enemigos, pero no tortura. En cambio, Lasa y Zabala murieron torturados. ETA pone bombas en un sitio dónde se puede herir gente que no sea militar o no esté relacionada con los opresores, pero avisa. ¿Sabéis cuánto cuesta, en régimen de clandestinidad, encontrar la dinamita, pagarla o robarla, transportarla, colocarla, y, encima, cuando lo tienen todo a punto, avisar para que la desactiven? ¿Respondedme, por qué hace esto? ¿Lo hace porque todavía conserva un poco de nobleza, del estilo de la Convención de Ginebra y la conserva porque todavía sus enemigos, mucho mas poderosos, no la han maleado lo suficiente, obligándola a llevar una vida de rata de cloaca, escondidos, perseguidos, sin poder tener pareja, ni hijos, ni siquiera ir al cine. No pueden tener nada. En estas circunstancias no pueden descuidarse y si a veces hieren a algún inocente no es su voluntad. La gente quizás no sabe que, en el caso del Hipercor de Barcelona, ellos avisaron y fue la policía o los responsables de la empresa quienes callaron. Y si, todavía, el estado español no echa bombas como ETA, si no pone tanques en la calle como los ingleses en el Ulster o los judíos en Palestina, es porque es lo suficiente más fuerte y no lo necesita. Y mirar a los judíos como, a pesar de poner los tanques en la calle contra los palestinos, no han ilegalizado Al-Fatah de Arafat, y los ingleses no han ilegalizado el Sinn Fein irlandes. En cambio aquí se ilegaliza todo, se ignoran las treguas -unilaterales- se buscan -al estilo Sharon- la guerra y las víctimas y se mata el emisario de la paz basada en la independencia. Por lo tanto, estoy totalmente en contra de esta ilegalización y, si esto provoca que me juzguen y me condenen, estaré orgulloso de ir a la cárcel, por qué la cárcel será nuestro sitio. (Aplausos)

Una palabra más, para terminar, dirigida a la izquierda independentista que está en alza. De independentista supongo que aquí es todo el mundo o la inmensa mayoría. De la izquierda quizás no. Puede haber también gente que sea de derechas y gente que sea de centro. Pido que aquellos que sean de izquierdas sepan ponerse a la altura del siglo XXI. La izquierda clásica inventada en los siglos XIX y XX está muy decaída porqué la fuerza de los oprimidos no es hoy sólo la fuerza de los obreros. Hoy día hay poco trabajo y por lo tanto pocos obreros. La fuerza de los oprimidos es la "fuerza del pueblo" entero, que cabalmente esto quiere decir la palabra "democracia". En todo el mundo hay una demanda de participación democrática. Y yo pido a toda la gente independentista y de izquierdas que se ponga a favor del pueblo ni que sean partidos, ni que sean sindicatos, ni que sean entidades, todos a favor del pueblo. La única manera fuerte y no-violenta para cumplir el deber de la independencia por vía pacifica es organizarse en asambleas populares territoriales de barrio, municipio, comarca, región, país, nación. No dependeremos de ejércitos, no dependeremos de Rockefellers, no dependeremos de Vaticanos, no dependeremos de instancias foráneas, como sucede cuando se logra una independencia mal hecha. Nuestra independencia quiere conseguirse y quiere sostenerse. Y sólo se sostiene si es fundada en ella misma como los Castells (castillos) de los Xiquets de Valls o de Terrassa, con la gran piña debajo y la anxaneta, el más pequeño de todos, encima. (Nota del traductor: se refiere a los tradicionales castillos o torres humanas) Que la fuerza esté en el pueblo. Cuando se acerque aquel día en qué la Asamblea de los Países Catalanes esté a punto para exigir la independencia, os aseguro que los políticos más débiles se lanzarán deprisa y corriendo a declarar nuestra independencia desde los Parlamentos para que no lo haga el pueblo. (Aplausos)


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario