viernes, 7 de octubre de 2016

Agirre y su Herencia de Ocho Décadas

Desde El País nos llega este reportaje acerca del aniversario ochenta de la instauración del gobierno de José Antonio Agirre, quien estuvo al frente de aquella efímera república vasca que contaba con su bandera, su himno, su moneda, su pasaporte y hasta su representación diplomática.

En el mismo, hacen una semblanza de los hombres que han andado en los zapatos de Agirre, incluido cierto hombrecito gris que llegó a calzar sus zapatos solo después de que Madrid dejara a miles de vascos sin la oportunidad de votar por su opción política, algo que el también gris jeltzale Iñigo Urkullu ha preferido obviar con tal de mantener fuera de las instituciones a la izquierda abertzale.

Lean ustedes:


Garaikoetxea, Ardanza, Ibarretxe, López y Urkullu celebran el 80 aniversario del primer Gobierno vasco

Pedro Gorospe

Euskadi está centrada hoy en Gernika. El 80 Aniversario de la Constitución del Primer Gobierno vasco y de su lehendakari, José Antonio Aguirre, que se desarrolla este viernes en la Casa de Juntas de la villa que inmortalizó Pablo Picasso, va a reunir a los lehendakaris que ha tenido Euskadi, Carlos Garaikoetxea, José Antonio Ardanza, Juan José Ibarretxe y Patxi López, en un acto de ensalzamiento de los valores que confluyeron en Aguirre. En unos difíciles momentos de la historia de España y del País Vasco, el político nacionalista apostó por la transversalidad y el mestizaje político para avanzar entres diferentes en la comunidad vasca. El lehendakari Íñigo Urkullu ha cerrado el acto con un llamamiento a la cultura del pacto.

Pero antes que él han hablado los anteriores presidentes del Gobierno vasco. El exlehendakari, Carlos Garaikoetxea, ha destacado que el primer lehendakari, José Antonio Agirre, fue un "líder mítico" en unas "circunstancias muy difíciles". "Una figura de líder nato, en muy difíciles circunstancias", ha subrayado. "Eso nos confirma a algunos que, a veces, con cierta dificultad, en aras de un ideal progresista o de una reivindicación nacional, tenemos que compartir con gente de ideologías no exactamente coincidentes y tenemos una referencia paradigmática, la de Agirre con socialistas, comunistas en una unión y lealtad mutua verdaderamente encomiable", ha agregado.

El exlehendakari, José Antonio Ardanza, ha afirmado que Agirre, fue un hombre que "sentía la libertad y la democracia" y que supo "administrar perfectamente bien la transversalidad". "Agirre era un hombre de profundas creencias y convicciones cristianas, humanista, la doctrina social de la Iglesia la tenía a flor de piel y, al mismo tiempo, un hombre que sentía su patria Euskadi y sentía la libertad, la democracia", ha añadido. Agirre tuvo "la enorme capacidad" de conformar un Gobierno compuesto por cinco partidos y "tuvo que saber convivir, combinar, casar las opiniones y sentimientos de cada uno de esos partidos".

A la conmemoración asisten familiares de los miembros del primer Gobierno vasco y del Ejecutivo autónomo en el exilio, integrantes del primer y segundo Consejo General Vasco, los exlehendakaris, excomponentes de los distintos ejecutivos vascos, representantes del Parlamento vasco, los actuales diputados generales y responsables de las Juntas Generales. También están presentes los alcaldes de las tres capitales vascas y de Gernika-Lumo, Getxo (localidad de donde fue alcalde el Lehendakari Agirre) y Trucíos (municipio donde se celebró la última reunión del Gobierno antes de partir hacia el exilio), así como responsables de los partidos políticos que han obtenido representación parlamentaria.

El exlehendakari, Juan José Ibarretxe, ha calificado a Aguirre de "demócrata y un abertzale", cuya "enseñanza fundamental", fue el concepto de derechos históricos que "han sido, son y serán la única Constitución del pueblo vasco". "Hoy vemos que hay quienes reivindican la figura del lehendakari como demócrata y algunos otros que lo reivindican también, legítimamente, como abertzale, pero lo cierto es que fue profundamente demócrata y abertzale, las dos cosas a la vez", ha afirmado Ibarretxe.

Los actores Iñaki Rikarte y Ainara Ortega han dado vida al lehendakari José Antonio Agirre y a su esposa, Mari Zabala, respectivamente en uno de los momentos más emocionantes de la jornada.

Patxi López, el único lehendakari no nacionalista, ha afirmado que Agirre, y su Gobierno representó la "defensa de las libertades y el autogobierno", pero también el "diálogo y la suma". Representan, según ha dicho, tres "cosas fundamentales", una de ellas la defensa de las libertades y el autogobierno, que, es lo que, según ha destacado, "nos constituye como una comunidad política y como un país de ciudadanos distintos, de diferentes identidades pero iguales en derechos y libertades".

El lehendakari y los exlehendakaris han salido al exterior y se han acercado al Árbol Viejo para recoger una Makila, que portarán hasta el Árbol de Gernika, y la depositarán detrás de los símbolos del Lehendakari Agirre.

Urkullu ha puesto fin al acto con un discurso integrador. El espíritu de "acuerdo y colaboración" que tenía el primer Gobierno vasco presidido por José Antonio Agirre sigue siendo "tan necesario hoy en Euskadi como entonces".  Urkullu ha afirmado que comparten el "valor del diálogo, el pacto y la lealtad a la palabra dada" que representaba el primer Gobierno vasco. "Agirre puso en marcha un Gobierno asentado en valores humanistas y éticos, entregado a la causa de la libertad y la democracia. Un buen Gobierno, ejemplo de dignidad", ha añadido. tras destacar el "compromiso social, su actitud innovadora, visión internacional y su voluntad de participar en la construcción de una nueva Europa".

Todos los lehendakaris

El primer lehendakari fue José Antonio Agirre y Lecube, que asumió el cargo meses después de estallar la Guerra Civil, en octubre de 1936. Al acabar la contienda, el Gobierno vasco se exilió y, en 1960, Jesús María de Leizaola asumió la Presidencia vasca hasta 1978. Para entonces, el País Vasco ya disponía del embrión del futuro Gobierno autónomo, el Consejo General Vasco, presidido primero por el socialista Ramón Rubial (febrero 1978-junio 1979) y después por el peneuvista Carlos Garaikoetxea.

Garaikoetxea se convirtió el 9 de abril de 1980 en el primer lehendakari desde la restauración del Gobierno vasco, tras las primeras elecciones autonómicas, celebradas justo un mes antes y en las que el PNV obtuvo 25 de los 60 escaños. Cuatro años después, el 12 de abril de 1984, cuando la Cámara constaba ya de 75 parlamentarios, fue reelegido y se colocó al frente de un Gobierno monocolor. El 18 de diciembre del mismo año, Garaikoetxea puso su cargo de lehendakari a disposición del PNV y se produjo la escisión del PNV en 1986.

El PNV propuso como nuevo lehendakari a José Antonio Ardanza, que tomó posesión el 26 de enero de 1985. En los días precedentes se había firmado un pacto de legislatura entre el Gobierno Vasco y el grupo Socialista de Euskadi.

Tras la escisión, el 30 de noviembre de 1986, el PSE, logró más escaños que el PNV pero en 1987 Ardanza fue elegido lehendakari y gobernó en coalición con el PSE hasta 1990.

En las autonómicas del 28 de octubre de 1990, el PNV alcanzó una mayoría relativa y el 22 de enero de 1991 firmó junto con EA y Euskadiko Ezkerra (EE) la constitución del Gobierno de coalición. Nuevamente los comicios celebrados el 23 de octubre de 1994 fueron ganados por el PNV y Ardanza fue reelegido lehendakari. Tras dos meses de laboriosas negociaciones, el 26 de diciembre, PNV, PSE-EE y Eusko Alkartasuna firmaron el acuerdo de Gobierno encabezado por Ardanza.

En las autonómicas del 25 de octubre de 1998 volvió a vencer el PNV. El nuevo candidato, Juan José Ibarretxe, fue apoyado por PNV, EA y Euskal Herritarrok (plataforma electoral de Herri Batasuna). Se convertía así en el primer lehendakari que contaba con el respaldo de la izquierda abertzale. Ibarretxe llegó a la presidencia coincidiendo con la tregua adoptada por ETA el mes de septiembre anterior y la aceptación del pacto político de Estella-Lizarra.

La coalición PNV-EA obtuvo ese 13-M sus mejores resultados, con un 42,7% de los votos y 33 escaños. El 12 de julio, Ibarretxe fue reelegido lehendakari y la séptima legislatura estuvo centrada en la propuesta del Nuevo Estatuto Político para la Comunidad de Euskadi, conocido como Plan Ibarretxe, y por la ilegalización de Batasuna.

Las elecciones del 17 de abril de 2005, en las que volvió a ganar la coalición PNV-EA, dieron paso a un gobierno con EB, siendo Ibarretxe elegido lehendakari por tercera vez con los votos del tripartito y del Partido Comunista de las Tierras Vascas. Destacó el proyecto de ley para convocar una consulta sobre el futuro del País Vasco y el alto el fuego declarado por ETA en marzo de 2006.

Las autonómicas del 1 de marzo de 2009 dieron la victoria al PNV, que logró 30 escaños, seguido del PSE-EE, con 25, y el PP, con 13. Tras un pacto suscrito entre el PSE y el PP, el socialista Patxi López fue elegido lehendakari, respaldado por primera vez por una mayoría no nacionalista. Tres años después, en mayo de 2012, el acuerdo llegó a su fin tras el anuncio del PSE de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra los recortes en educación y sanidad aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy. Durante esta legislatura, en octubre de 2011, ETA anunció "el cese definitivo de su actividad armada".







°