martes, 25 de octubre de 2016

Entrevista a Joan Coma

Cerramos la jornada, dedicada casi sin querer a la embestida fascista por parte del régimen español en Catalunya, con esta entrevista al represaliado político Joan Coma publicada en Naiz:

«A nosotros no se nos ocurriría nunca ganar la independencia en los juzgados»

Joan Coma, concejal de la CUP en Vic (Barcelona), es el primer investigado por incitación a la sedición desde el final del franquismo. Ayer debía declarar ante la Audiencia Nacional española, pero se negó a acudir. Ahora el juez Ismael Moreno debe decidir si ordena su detención o no. Y si decide presionar al Govern ordenando dicha detención a los Mossos.

@zalduariz
El concejal independentista Joan Coma está siendo investigado por su discurso durante el pleno municipal en el que el Ayuntamiento de Vic aprobó una resolución de apoyo a la Declaración de desconexión del Parlament del 9N. Habló con NAIZ por teléfono ayer, después de la multitudinaria concentración en su apoyo.

Ayer estaba usted citado a declarar ante la Audiencia nacional española. ¿Por qué no acudió?

No hemos ido porque lo que hicimos fue obedecer nuestra conciencia y obedecer el mandato democrático con el que nos eligieron para el Ayuntamiento de Vic. No hemos ido porque es una cuestión de dignidad, básicamente; lo que no podemos hacer es tener que ir justificándonos por un asunto de libertad de expresión, por defender nuestras ideas políticas en un pleno municipal. Y no hemos ido porque la denuncia viene de la extrema derecha de Vic, conectada con las cloacas de la guerra sucia del Estado español. Nosotros no nos debemos a ese tipo de gente, sino que nos debemos a la ciudad. Por la mañana (por ayer) tenía junta de portavoces y comisión informativa de servicios sociales, y lo que hice fue cumplir con mi deber como cargo público.

¿Qué consecuencias puede tener esto? ¿Qué puede decidir la AN?
Estamos pendientes de lo que decida el juez; si deja estar la cosa, si me vuelve a citar o me viene a buscar. Estas pueden ser las consecuencias judiciales, pero a nosotros nos interesan más otro tipo de consecuencias, que son las que resultan de la solidaridad que se ha vivido hoy [por ayer] en Vic. Y para nosotros estas consecuencias son totalmente positivas; tienen que ver con la movilización, la concienciación, el apoyo y el respeto mutuo entre diferentes fuerzas políticas que defienden el derecho a decidir del pueblo catalán. Y cuando digo de diferentes fuerzas estoy hablando desde Podem Catalunya hasta Convergència, pasando por Esquerra, CUP, Iniciativa... todos estos grupos han estado dando su apoyo. Y las entidades soberanistas, que evidentemente también han estado desde el primer momento.

Asistió muchísima gente a la concentración de ayer. ¿Cómo la vivió?
Con normalidad, en el sentido de que, cuando hay un ataque antidemocrático como los que estamos viviendo en Catalunya, es normal que un pueblo movilizado como el que tenemos conteste. Es normal y bueno, viendo la evolución de Catalunya en los últimos años, en los que la gente sale a la calle a pedir democracia, a pedir votar y a pedir poder decidir su futuro.

Si la AN decide ordenar su detención a los Mossos, el marrón para el Govern no es pequeño. ¿Qué espera que pueda ocurrir?
Hay dos cosas. Nosotros pedimos a las instituciones catalanas, al cuerpo de policía catalana, que desatiendan la petición. Creo que ha llegado la hora de no hacer caso a estas órdenes. Pero por otro lado, según lo hemos planteado, no haremos ningún tipo de resistencia, no queremos ningún tipo de conflicto. Nosotros practicaremos desobediencia pacífica, como se ha hecho históricamente en muchos sitios del mundo. Si vienen, que vengan, yo no pondré ningún obstáculo a la detención.

La acusación de incitación a la sedición suena a la prehistoria. ¿En qué contexto llega la denuncia?
Soy el primer cargo electo desde la recuperación de las instituciones democráticas que es investigado formalmente por este crimen, que está castigado con penas de dos a ocho años de prisión. La cosa tiene tela, porque todo viene de un pleno municipal en el que 16 concejales de 21 dieron apoyo a una resolución aprobada en el Parlament de Catalunya por 72 diputados de 135.

¿Por qué la desobediencia como estrategia?
Lo hemos dicho por activa y por pasiva, consideramos que la vía de la desobediencia es la vía a seguir. Consideramos que tenemos que dejar de acatar las órdenes, las sentencias y los dictámenes tanto del Tribunal Constitucional español y de la Audiencia Nacional, claramente instrumentalizados por las fuerzas del Estado. Preferiríamos tener al otro lado un actor racional, o por lo menos democrático, que pusiese las urnas, pero lo que no podemos hacer es someternos a quien nos quiere impedir decidir nuestro futuro. En el siglo XXI las cuestiones políticas se resuelven políticamente, votando, en las urnas. A nosotros no se nos ocurriría nunca ganar la independencia en los juzgados, ¿por qué tienen que ganar la unidad de España en los tribunales? Las cosas se ganan con el respeto y el apoyo de la gente, en las urnas. Y así lo haremos antes de final de setiembre del año que viene.

Ya para acabar, estas últimas semanas estamos viendo un alud de citaciones, querellas y denuncias contra el proceso soberanista. ¿Espera que su acción sirva de ejemplo?
Más que mi caso, personalmente lo que me gustaría que sirviese de ejemplo es el respeto y el apoyo. Gente que no es independentista y que no es desobediente ha estado aquí en Vic dando su apoyo junto a gente independentista y desobediente. Es en este sentido que lo de hoy [por ayer] debe ser un ejemplo. No quiere decir que todos tengan que hacer lo que hemos hecho nosotros; lo que quiere decir es que todos tienen que tener las condiciones necesarias y las garantías máximas disponibles para decidir libremente qué hacer ante cada imputación.





°