miércoles, 26 de octubre de 2016

El Asedio a Altsasu se Recrudece

La bola estaba cantada, era solo cuestión de tiempo.

Para quienes pensaron que el asunto se iba a quedar en una simple trifulca de bar azuzada por la prepotencia de los mamporreros de la Guardia Civil les tenemos noticias, si los medios de comunicación afines al régimen y altos integrantes del mismo se desgarran las vestiduras, están preparando el escenario para dar un golpe represivo en toda su extensión.

Así, de golpe y porrazo, a cinco años de la Declaración de Aiete y el proceso de DDR emprendido por ETA, el "terrorismo separatista" ha terminado por "regresar" a Euskal Herria de la mano de uno de los grupos de choque en la nómina de La Zarzuela.

Lean ustedes esta nota publicada en la página de Ahötsa:

Además, ordena investigar el Gaztetxe de la localidad, a los responsables de Ospa y a quienes ofrecieron una rueda de prensa para denunciar la versión oficial y las detenciones realizadas tras la trifulca. Hoy, 6 jóvenes de Altsasu se han presentado en la Audiencia Provincial de Iruñea dispuestos a declarar sobre lo ocurrido en el bar Koxka.

La Audiencia Nacional, tras el informe de la Fiscalía en el que se calificaban de terroristas los hechos producidos el pasado 15 de octubre en Altsasu se ha declarado competente para investigar por un delito de «terrorismo» la denuncia presentada por COVITE .

La juez de la AN Carmen Lamela, de acuerdo con la posición del Fiscal, ha decidido practicar una serie de diligencias, entre ellas solicitar a la Guardia Civil un informe «urgente» sobre «la campaña de acoso que sus agentes sufren en Nafarroa y, en concreto, en Altsasu», y a la Policía Foral que facilite las actuaciones practicadas.

Asimismo, ha pedido que se identifique a quienes han realizado declaraciones públicas y aparecen en las fotografías de la comparecencia y la movilización del pasado sábado donde se denunció «un nuevo montaje policial y mediático», así como a los «responsables» de la cuenta de Twitter @AltsasukoGA.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional consideró ayer que la agresión a los dos agentes y sus parejas constituye «graves hechos delictivos contra la integridad física de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad realizados con el propósito de atemorizar a colectivos que no comparten sus ideas y generando una grave alteración para la paz pública a pesar de que tanto al propia Guardia Civil y el Ministerio español del Interior habían descartado encuadrarlo como «terrorismo» y habían señalado a un «delito de odio».

En una entrevista realizada en Onda Vasca, el abogado de los jóvenes arrestados en Altsasu, Josu Beaumont, denunciaba que los hechos "no tienen nada que ver" con delitos de terrorismo, sino que se trata de pelea, pero que se ha sobredimensionado "por intereses políticos". Beaumont recuerda que las personas detenidas podrían enfrentarse a penas de hasta 10 años de cárcel si se consideran delitos de odio o si se juzgan por la Audiencia Nacional. 





°