martes, 30 de abril de 2019

La Numerología del 28A

Continuamos en la estela del 28A y traemos a ustedes este artículo de Gara en el que se proyectan los números reflejados en las urnas hacia la siguiente cita electoral, el 26M:


El PNV obtuvo el domingo un resultado que roza el de las últimas elecciones autonómicas, lo que le abre enormes expectativas para las forales y municipales del 26M. El crecimiento de EH Bildu dota al independentismo de un campamento base bien pertrechado. Y el PSE puede aspirar a que los vientos de Sánchez sigan soplando a su favor.

Iñaki Iriondo

Si se hacen números, se ve que el hundimiento del PP en Euskal Herria, y en concreto en la CAV, no se debe al fraccionamiento de la derecha, sino a que los discursos de Pablo Casado, Javier Maroto y Amaya Fernández han espantado a buena parte de sus electores más razonables. Tomemos por ejemplo Araba, donde el tortazo de Maroto todavía está haciendo eco entre las faldas de Gorbeia y la Sierra de Entzia. En 2016 PP, Cs y Vox sumaron 43.249 papeletas, un 25,67% de los participantes. Este domingo, todos juntos, se quedaron en las 37.234 votos, un 20,95%. Perdieron 6.015 apoyos y un 4,72%.

Es cierto que si un puñado de votos de Vox se habrían quedado en el redil, el PP hubiera obtenido un escaño en la CAV (ridículo consuelo para quien en el 2000 logró tener 7); pero no es menos cierto que si no hubiera irrumpido Elkarrekin Podemos en el panorama electoral, quizá EH Bildu pudiera haber repetido en 2015 los resultados de Amaiur en 2011.

La debacle del PP ha alimentado a otros partidos, entre ellos al PNV, que este domingo sumó 394.627 votos, rozando su récord de 417.154 del 14M de 2004. A menos de un mes de las elecciones forales y municipales esas cifras son todo un tesoro. Baste recordar que en 2015 los jeltzales lograron 360.279 papeletas (por debajo de la marca actual) y en las autonómicas de 2016, 398.168.

El 26 de mayo el PNV puede aspirar a retener buena parte de esos electores de orden que el domingo se refugiaron en sus siglas, ante el panorama apocalíptico que les ofrecía al PP. Y será difícil que los actuales candidatos de este partido pueden rectificar su discurso hacia la sensatez. El reto de Sabin Etxea será ahora que no se vayan a la abstención.

Campamento base de EH Bildu

Las elecciones a Cortes son el peor contexto electoral para la izquierda independentista, pero el domingo lograron subir de los 184.713 votos de 2016 a los 258.840 de este año. EH Bildu corría el peligro de sufrir un nuevo traspié que minara la moral de su electorado a cuatro semanas de una elecciones trascendentales para la formación.

Arnaldo Otegi y los suyos consiguieron encontrar un elemento ilusionante para sus bases: frenar al «trifachito» y, en Araba, acabar con la carrera política de Javier Maroto. Habrá que ver qué efecto tiene todo esto el 26 de mayo donde, por ejemplo, la batalla por la Alcaldía de Gasteiz va a ser emocionante.

Viento de cola para el PSOE

El triunfo del PSOE en el Estado puede ayudar a sus federaciones vascas de cara a las diputaciones y los ayuntamientos, de lo que a la postre se volverá a beneficiar también el PNV, porque nadie duda de que el PSE correrá a sus brazos para repetir pactos de gobierno. Lo que queda por ver es qué hará el PSN en Nafarroa.

Unidas Podemos maquilló su resultado del domingo bajando menos en Hego Euskal Herria que lo que hizo el partido del Ebro para abajo, pero marcada queda la caída de 431.080 votos de 2016 a 291.718. Una pérdida de 139.362 papeletas, un 32,32%. Y las elecciones municipales y forales no son las mejores para la formación morada, toda vez que además es en estos niveles donde han surgido más disputas y rupturas internas.

Buen escenario para el Cambio

Pese a que EH Bildu y Geroa Bai quedaron fuera del reparto de escaños en Nafarroa, las opciones para que las fuerzas del Cambio vuelvan a imponerse el 26M siguen vigentes.

Navarra Suma ha restado apoyo si se toman los resultados que UPN-PP y Cs tuvieron en 2016. El crecimiento del PSN parece alimentado por sectores que han ido a las urnas a oponerse a las derechas y es dudoso que ante las elecciones forales esa parte del electorado confíe en la lista que lidera María Chivite, que nunca ha sido freno al Régimen, sino su bastón.

EH Bildu rozó el escaño, Geroa Bai reforzó su voto frente a 2016 y Unidas Podemos perdió menos de lo que hacían prever sus reyertas internas. El 26 de mayo, nuevo examen.






°

Otro Golpe que No Fue

Naiz trae a nosotros este resumen de lo sucedido hoy en la República Bolivariana de Venezuela:


El Gobierno venezolano ha afirmado en la ONU que ha «derrotado» un intento de golpe de Estado respaldado por Estados Unidos y varios países latinoamericanos, a los que ha acusado de buscar «sangre» para justificar una intervención militar.

«Este nuevo intento de potencias extranjeras para promover una guerra civil, abrir las puertas a una intervención militar e imponer un Gobierno títere en nuestro país fracasó», ha afirmado el embajador de Venezuela ante Naciones Unidas, Samuel Moncada.

En una conferencia de prensa, Moncada ha explicado que se ha tratado de «un intento muy peligroso, pero muy torpe, porque no cuenta con la voluntad popular, no cuenta con la mayoría de la nación, mucho menos las fuerzas del orden público y del Estado».

El diplomático ha insistido en que el alzamiento se ha limitado a un reducido grupo de opositores y militares y que ha sido poco más que «una operación mediática de publicidad».

Sin embargo, ha recalcado, podría haber tenido consecuencias peligrosas, al tratar de sacar a gente a las calles haciéndoles creer que había un movimiento mucho mayor del real.

Según ha dicho, el opositor Juan Guaidó «está mandando a la gente a que sea carne de cañón en las calles, buscando sangre a ver si hay algún tipo de conmoción que permita ser usada en los medios».

Moncada ha asegurado que toda esa operación se «desinfló» y que el país vive en total «normalidad», más allá de la zona de Caracas en la que se concentran manifestantes opositores.

Además, ha destacado la cautela de las autoridades en su respuesta y el hecho de que no haya habido ningún muerto durante la jornada, sugiriendo que Washington y sus aliados buscaban precisamente eso para tener un pretexto para actuar.

El embajador venezolano ha insistido en que Estados Unidos estaba al tanto de todo lo que iba a ocurrir y lo ha apoyado, junto a los líderes de países como Colombia, Argentina, Brasil y Chile, entre otros.

Por ello, ha hecho un llamamiento «a la comunidad internacional a rechazar este intento violento promovido por potencias extranjeras para destruir el orden constitucional de Venezuela».

En ese sentido, ha asegurado que le gustaría que el asunto fuese abordado por el Consejo de Seguridad de la ONU, donde por ahora ningún miembro ha solicitado oficialmente una reunión.

Moncada ha arremetido, además, contra el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, después de que su portavoz haya pedido moderación a las partes y no haya querido inclinarse claramente de parte del Gobierno ni de la oposición.

«Él no puede ser imparcial cuando hay un Gobierno reconocido en Naciones Unidas, que es nuestro Gobierno (...), y se hizo un intento de derrocarlo», ha señalado.

Por su parte, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, ha dicho que «están completamente derrotados los golpistas» en Venezuela.

«¿Será posible que los medios de la derecha comiencen a decirle a su gente que volvieron a fracasar?. A esta hora están completamente derrotados los golpistas, huyendo a embajadas, escondidos, nadie da la cara, solo el imperialismo sale buscando excusas ¡Nosotros Venceremos!», ha dicho Cabello en su cuenta de la red social Twitter.

«Señores opositores: otro engaño más, los engañan con fechas y con nombres, les hablaron de operación libertad, qué cosa más sublime: la libertad, pero les ocultaron que se trataba solo de la libertad del fascista asesino Leopoldo López, qué pena», ha añadido en otro mensaje.

Apenas unas horas

Guaidó, autoproclamado «presidente encargado» en enero, había asegurado la madrugada de este martes que los militares habían dado «de una vez el paso» para unirse a él y habían desconocido a Maduro, que en enero pasado juró un nuevo mandato de 6 años.

«Son muchos los militares. La familia militar de una vez dio el paso. A todos los que nos están escuchando: es el momento, el momento es ahora», dijo en un mensaje divulgado en sus redes sociales desde las inmediaciones de una base aérea en Caracas, junto a varias docenas de militares y el dirigente Leopoldo López, a quienes opositores habían sacado de su arresto domiciliario.

Luego Guaidó se concentró en el bastión opositor de Altamira, mientras que el Gobierno chileno ha anunciado que López y su familia han ingresado en su embajada en Caracas en calidad de «huésped».

Asimismo, el Gobierno brasileño ha informado de que una veintena de militares ha solicitado refugió en su embajada en Venezuela.







°

Entrevista a Jon Iñarritu

Les compartimos esta entrevista que Jon Iñarritu ha concedido a Deia en la que profundiza acerca de los resultados obtenidos durante la jornada del 28A:


Jon Iñarritu, uno de los cuatro diputados que ha obtenido EH Bildu, afirma que el acuerdo logrado con ERC es lo que hace determinante a la coalición

Javier Núñez

Jon Iñarritu ha ejercido en Madrid como senador de EH Bildu. De hecho, ha sido uno de los más activos representantes políticos en la Cámara Alta. Sin embargo, en la próxima legislatura cambiará el Senado por el Congreso ya que en las elecciones del pasado domingo salió elegido como segundo en la lista por Gipuzkoa de la coalición soberanista. Junto a Mertxe Aizpurua, Oskar Matute e Iñaki Ruiz de Pinedo conformará la representación de EH Bildu en la Cámara Baja.

¿Dónde hay que buscar el éxito de EH Bildu?

-Hay una mezcla de varios factores. En primer lugar hay que destacar el trabajo realizado estos años en Madrid por parte de Marian Beitialarrangotia y Oskar Matute en el Congreso y, con humildad, yo mismo en el Senado. En segundo lugar hay que tener en cuenta el contexto político que se ha vivido en el Estado con tres derechonas trogloditas que nos han machacado con mensajes reaccionarios, lo que ha activado a un sector que no participaba de estas elecciones, Y en tercer lugar, creo que se ha premiado el acuerdo al que hemos llegado con ERC

¿En sus mejores previsiones esperaban duplicar su representación?

-Quizá sí que es cierto que se han podido superar las expectativas, pero tengo que recordar que Oskar Matute pronosticó en un programa de ETB que podíamos sacar entre 3 y 5 diputados. Si bien es común que en las noches electorales todo el mundo gana, para nosotros el doblar la representación en Madrid es algo que nos hace mucha ilusión y que nos ha dejado muy satisfechos.

Tienen representación de los tres territorios de la CAV, pero unos cientos de votos les dejó sin representación en Nafarroa. ¿Es el único pero a las elecciones del pasado domingo?

-Es el regusto amargo que nos ha quedado. Estuvimos hasta el 99 por ciento del recuento con opciones de que entrara Bel Pozueta, pero no pudo ser. Bien es cierto que con el escaño de Araba estuvimos en una situación parecida. De todos modos, vamos a analizar todos lo votos de todas las mesas y el voto extranjero para comprobar que no se haya cometido ningún error.

La campaña ha sido muy posibilista, con un tomo muy moderado ¿Eso también les ha reportado beneficios?

-Hay gente que ha hecho esta misma reflexión, aunque otros muchos consideran que nuestro tomo ha sido muy radical. EH Bildu se compone de fuerzas de culturas diferentes y lo que hemos hecho ha sido una lectura de cómo está la sociedad vasca y de cómo está la situación del Estado español, con un riesgo inminente de vuelta al pasado. Ante ese escenario y esos peligros, se decidió hacer el acuerdo con ERC y en base a ello se ha realizado la mejor campaña que hemos podido o hemos creído.

¿Cómo van a articular la colaboración con ERC? ¿Van a formar un único grupo o ellos les cederán algún diputado para formar su propio grupo?

-Nuestro acuerdo de unidad de acción en Madrid es público. No es un pacto secreto como alguna fuerza desde Euskal Herria lo ha intentado vender diciendo que era mentira y que no había acuerdo. Insisto, el acuerdo está firmado y público. Todo lo que tiene que ver con consideraciones técnicas, por ejemplo el asunto de cómo va a ser el grupo parlamentario, si va a ser un grupo o dos. Todo eso se debatirá en las próximas semanas cuando se va a establecer cómo serán estas cuestiones técnicas. Lo que está firmado y acordado es la unidad de acción en las instituciones de Madrid.

EH Bildu ha dicho que va a ser determinante en Madrid. ¿Con cuatro diputados se puede ser determinante?

-Es un tema de matemáticas. El escenario está muy abierto, pero lo que tenemos que decir es que no vamos a ser cuatro, sino 19 (cuatro de EH Bildu y 15 de ERC) porque los que está acordado es que se actúe y se vote de forma conjunta. Cuando decíamos que íbamos a ser más determinantes y más influyentes es porque estos 19 diputados van a actuar y votar de forma similar.

¿Y cuál va a ser esa actuación conjunta en lo que respecta a la investidura de Pedro Sánchez?

-Eso es una de la cosas que se debatirá en las próximas semanas. De hecho, el mismo domingo por la noche ya hubo varias llamadas cruzadas entre ERC y nosotros y no solo para felicitarnos. Tenemos mucho trabajo por delante para abordar estas cuestiones.






°

Cronopiando | Seguimos a la Espera

El magistral Koldo Campos emplaza a la televisión pública vasca para que deje de ser la caja de resonancia de La Zarzuela en Euskal Herria.

Proporcionalidad, así de sencillo, que no obtengan en los platós televisivos lo que no obtienen en las urnas.

Lean:

Seguimos a la espera

Koldo Campos Sagaseta | Cronopiando

La televisión vasca informaba el lunes con contenida alegría (la mía desatada) de que ni Partido Popular, Ciudadanos y VOX habían conseguido escaños en la comunidad vasca. Ninguno. Nada.

Y EITB resaltaba igualmente con cierto regodeo (el mío es alborozo) el fracaso de Maroto en Alava. De perder la alcaldía a perder el escaño y, para mayor regocijo, a manos de Ruiz de Pinedo y Bildu. El conocido como el “trifachito” suerte de armada invencible dispuesta a la reconquista, al igual que aquella se hundía por el camino. No había sido mandada a luchar contra los elementos y, en su noche más negra, desaparecía bajo los votos.

Seguimos a la espera, sin embargo, de que en EITB también desaparezcan de sus tertulias los tantos voceros de esos partidos citados, así asistan con el carnet del partido o como periodistas. No es mi intención negarles su derecho a la palabra que, además ejercen en todos los medios, sino evitar las tertulias multitudinarias en las que a nadie se excluya, con docenas, cientos de tertulianos hablando al mismo tiempo y donde solo se prohíba la sensatez. Esa es precisamente la razón por la que los grandes medios y cadenas excluyen a BILDU hasta de los informativos. Pero si no es posible tanto gozo y menos del diez por ciento de la sociedad vasca ocupa la mitad de escaños en las tertulias, que al menos su presencia en EITB se corresponda con la incidencia social de sus propuestas en el país. Las tertulias en televisión ya pagan demasiado tributo a la inmediatez, la publicidad y el espectáculo como para que encima, no importa de qué se hable, siempre esté por el medio un portavox del trifachito. La tertulia que, hasta el momento, al menos se sobrellevaba, se vuelve insoportable, bochornosa, cada vez que un contertulio (a veces dos) insiste en que el planeta es cuadrado, la violencia machista es doméstica, o que en Nueva York se puede abortar después del parto y los atascos son una bendita tradición madrileña de la España cañí.

(Preso politikoak aske)






°

Guerra Contra la Infancia

El término 'república bananera' se acuñó para denunciar el injerencismo estadounidense en Centro América. En aquella época el expansionismo estadounidense recurrió a la estrategia de quitar y poner presidentes y dictadores en América Latina a su antojo. Las víctimas propicias para esta política imperialista fueron sin lugar a dudas las pequeñas naciones centroamericanas y  las ubicadas en el archipiélago del Mar de las Antillas.

Washington optó por volver a esa antigua estrategia cuando los cambios sociales logrados en la Bolivia de Evo Morales, el Ecuador de Rafael Correa y principalmente la Venezuela de Hugo Chávez enviaron ondas expansivas hacia otras naciones en el área. El premio Nobel Barack Obama inició la embestida al patrocinar el golpe de estado en contra de Manuel Zelaya en Honduras. A partir de ahí todo fue efecto dominó con la clara excepción de la Nicaragua sandinista.

En ese caldo de cultivo se generaron las condiciones para que miles de centroamericanos estén siendo forzados a abandonar sus hogares engañados por el sueño americano. Sospechosamente, con el arribo del presidente Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, un mandatario más en sintonía con las políticas de Evo, Correa y Chávez que con las del chileno Piñera o las del argentino Macri, "de la nada" surgieron caravanas de migrantes que contaban en sus contigentes con decenas de miles de desplazados por la guerra económica yanki.

Pues bien, el artículo que les presentamos a continuación ha sido dado a conocer por La Jornada y el mismo hace una firme denuncia de lo que Washington está haciendo en contra de la infancia centroamericana:


David Brooks

Es imposible no gritar, escribir con lágrimas de furia, gritar otro poco y cansar a la gente por tanto gritar, escribir y gritar: ¡los niños, carajo!

La crueldad es parte integral de la política violenta del régimen actual estadunidense, y sus consecuencias para los menores de edad es lo más inaguantable (si es que hay grados de aguante). Noticias recientes como ejemplo:

Las autoridades federales detectaron otros mil 700 casos de niños inmigrantes separados a la fuerza de sus padres, además de los casi 3 mil ya anteriormente identificados, y eso que se esperan aún más casos, mientras otros están "perdidos" en el sistema.

Por lo menos seis inmigrantes menores de edad han fallecido estando bajo custodia de las autoridades federales estadunidenses. El caso de una niña salvadoreña de 10 años, quien falleció en septiembre, apenas fue revelado la semana pasada; los otros cinco son guatemaltecos, el más reciente, un adolescente de 16, quien falleció de influenza en un centro de detención el lunes pasado.

El gobierno está considerando una nueva política antimigrante para familias con niños detenidos en la frontera: los padres tendrán que optar entre aceptar la separación de sus hijos de manera indefinida o acordar suspender los derechos de los niños para que sean encarcelados junto con ellos. Todo esto a pesar de que pediatras y sicólogos han declarado que la encarcelación de niños tiene consecuencias traumáticas para ellos.

Pero no sólo son los inmigrantes los que sufren estas políticas, y no sólo es este régimen que las impulsa (aunque se distingue para ser aún peor que los gobiernos pasados); la crueldad hacia los niños en este país es amplia, profunda y estructural: en el informe anual más reciente del Childrens Defense Fund, se calcula que 13 millones de menores –uno de cada cinco en el país– viven en la pobreza. "Ningún niño debería tener que preocuparse sobre de dónde llegará su próxima comida o si tendrá donde pernoctar cada noche en el país más rico de la Tierra", señala el informe.

Por otro lado, la violencia por armas de fuego mata a niños tanto en casa como en el extranjero. En las por lo menos nueve guerras en que participa Estados Unidos ahora, los niños –como en toda guerra– siempre son los que más sufren. En casa, las balas fueron la segunda causa de fatalidades de jóvenes entre uno y 19 años de edad; este país es el líder del mundo en mortalidad de menores de edad por armas de fuego. En 2017, 2 mil 462 niños de edad escolar murieron por armas de fuego, más que el doble del total de muertes de militares estadunidenses desplegados en el mundo.

Y para acabar, los niños hoy viven bajo pronósticos del fin del mundo por una crisis ecológica de tal magnitud que los expertos y científicos advierten que sin cambios radicales, sobre todo en frenar la producción de hidrocarburos, dentro de los próximos 12 años, los efectos ambientales serán catastróficos e irreversibles para el planeta.

El antídoto

Ante todo esto, y con los adultos en el poder que, en los hechos, obviamente odian a los jóvenes, hay avisos de una rebelión de los niños en este y otros países. El pasado viernes, cientos de miles de niños abandonaron las clases para participar en una de las mayores movilizaciones a escala mundial para exigir acciones sobre el cambio climático; los estudiantes en este país ahora encabezan el movimiento para el control de las armas; veteranos de guerra jóvenes están entre los disidentes más feroces contra las políticas bélicas de este país; los dreamers y otros jóvenes migrantes están entre los líderes de la resistencia a la guerra contra sus comunidades; y ahora la mayoría de los jóvenes reprueban el capitalismo y favorecen un sistema económico y político más justo y sustentable (algunos se atreven a llamarlo "socialismo").

Esa rebelión de los niños podría rescatarnos a todos.

PD: en relación con la columna de la semana pasada, una nueva encuesta de Gallup registró que más de cuatro de cada 10 estadunidenses hoy día creen que el socialismo sería bueno para su país.






°

Hospedaje Cápsula en Bilbo

De que Euskal Herria está inserta en el orbe globalizado no hay la menor duda. 

Como muestra, les traemos este curioso botón dado a conocer por Deia:


Los promotores afirman que la filosofía de Optimi Rooms, con cincuenta habitáculos, es ofrecer confort a buen precio

Ane Araluzea

El boom hotelero que está percibiendo Bilbao no se limita al número de aperturas previstas a corto plazo, sino que también se caracteriza por la variedad de alojamientos que comienza a ofrecer a los visitantes. Ejemplo de ello es el primer hostel cápsula del Estado que abrirá sus puertas en el número 58 de la calle Doctor Areilza a lo largo de este mes. Sus cincuenta habitáculos, a partir de 24,95 euros la cabina individual, proponen una experiencia muy similar a la de pernoctar en una nave espacial por la estética futurista con la que están decorados. Los promotores bilbainos que están tras Optimi Rooms aseguran que esta modalidad de hospedaje ofrece la misma privacidad que un hotel al precio de un hostel. Y todo ello, defienden, sin la claustrofobia que generan las cápsulas japonesas, de donde proceden estos alojamientos.

“La idea surgió viendo un documental hace dos años. Nos preguntamos por qué en Bilbao no había nada parecido y pensamos que la ciudad que se merecía un espacio así”, afirma Iñaki Zabala, uno de los impulsores de esta aventura empresarial que comenzó hace seis años con Optimi Center. “Es un espacio de cuarenta oficinas y gestionamos la recepción, es una especie de hotel de empresas. Nos pareció buena idea tener no solo espacios para trabajar, sino también para descansar”, detalla el promotor. “La mejor forma era mirar al futuro y hacia el tipo de alojamientos que vienen. En vez de apostar por una litera como hace cualquier hostel, quisimos diferenciarnos y hacer una especie de hostel premium”, añade Zabala, quien consciente del rechazo que puede provocar entre determinado público un habitáculo de dimensiones limitadas, defiende que “no es para nada un espacio angustioso ni agobiante”.

Este tipo de hospedajes fueron creados en Japón en 1979 como una alternativa barata de alojamiento cuando alguien perdía el tren o quería correrse una juerga. Sin embargo, Iker Caballero, otro de los socios de Optimi Rooms, sostiene que las cápsulas que ofrecen “son más amplias que las que suele haber en Japón, donde las camas individuales son de noventa centímetros, mientras que estas son de 120”. Además, exponen que las de Optimi Rooms son horizontales, a diferencia de las verticales del país asiático, donde su forma se asemeja más a la de un nicho.

Por todo el mundo

Este modelo de negocio no ha dejado de expandirse hasta convertirse en una modalidad de alojamiento cada vez más demandado. “Hay hostels así en Croacia, Dubái...”, exponen los promotores sobre los hoteles cápsula que también están presentes en los aeropuertos de México D. F. o Moscú. No obstante, aunque hay alguna cadena presente en Barcelona que se promociona como la primera en hostels cápsula del Estado, los responsables de Optimi Rooms aseguran que nada tiene que ver con su propuesta, ya que la intimidad en los alojamientos catalanes se basa en extender una cortina. “En la litera de un hostel no hay privacidad”, asegura Iker Caballero, algo que consideran muy importante. “Y sabemos que existe la incertidumbre sobre quién duerme al lado. En nuestras cápsulas nadie puede entrar, salvo el usuario que tiene la tarjeta”, apunta Zabala, quien considera que ningún promotor se ha lanzado antes a la piscina porque es una modalidad que requiere una inversión mayor que un hostel al uso.

“Buscamos que cuando se pruebe esta opción prácticamente se olviden las demás. Hay que verlo como una experiencia”, asevera Iñaki Zabala. ¿Y en qué consiste? Caballero afirma que el formato está adaptado para que el usuario realice nada más entrar un recorrido “tipo Ikea”. De esa forma, el check-in se realiza en la entrada, desde donde se pasa a una sala común, una zona más distendida donde se puede hablar con otros usuarios. “Luego entras en una zona más privada, donde están los baños y las duchas. No es como en un gimnasio, tienes privacidad para ducharte y puedes ir con tu maleta para cambiarte tranquilamente”, apunta. De ahí se transcurre a la zona de taquillas, con capacidad para maletas grandes, donde cada usuario tiene una que solo se abre con su tarjeta. Y finalmente el cliente llega a las cápsulas.

Servicios adicionales

“Hemos incidido en el confort”, expone Zabala, quien defiende que han optado por colocar incluso colchones viscoelásticos en las 36 cabinas individuales y catorce dobles que ofrecen. “Queremos al cliente que se quiera ahorrar un hotel, porque el precio es bastante más económico, pero que tampoco sea el típico mochilero”, afirma Iker Caballero. De esa forma, afirman que la cápsula individual estará disponible a partir de 24,95 euros y la doble desde 34,95 euros por noche. “Todo el mundo nos dice que es muy barato. Son precios de temporada, aunque cuando lleguen momentos puntuales como el Bilbao BBK Live o la Aste Nagusia se adaptarán”, indica Zabala. “Teníamos claro que no queríamos competir en precio con otros hostels porque hay determinadas épocas del año en el que bajan los precios y puedes encontrar camas por 12 euros”, añade Caballero.

Todas las cabinas cuentan con diversos servicios que ejemplifican el uso de la tecnología más puntera, como la posibilidad de seleccionar una ventilación constante pulsando un botón en el mando, televisiones con streaming para ver series y películas, un tocador con espejo iluminado con luces led, puertos de conexión para USB y auriculares o una caja fuerte para guardar pequeños objetos de valor. “Además tenemos delimitados varios servicios extras que se pueden añadir”, puntualiza Iñaki Zabala. De esa forma, por un sobreprecio de 5 euros más los clientes pueden alargar el check-out hasta las 14.00 horas, recibir un kit de limpieza dental o un mapa de Bilbao con recomendaciones.

Optimi Rooms no ofrece servicio de comidas ni de desayuno dentro del hostel. “No nos queremos meter en el tinglado que supone destinando las instalaciones a ello, preferíamos centrarnos en el descanso”, cuenta Iker Caballero, quien agrega que no se permitirá comer en el interior de las cápsulas, aunque puntualiza que en la sala común, donde sí se podrá comer, habrá una máquina expendedora y un microondas. Los promotores esperan llegar a un acuerdo con hosteleros de la zona para ofrecer desayunos. Dentro de los servicios extras individualizados Zabala y Caballero también mencionan la lavandería, a la que se podrá optar bajo previa petición.






°

lunes, 29 de abril de 2019

El Marrón de Altsasu

Con respecto al Caso Altsasu traemos a ustedes este texto publicado por Noticias de Navarra:


Luis Ignacio González Katarain

Ha corrido ya bien de tinta con lo de Alsasua, pero como supongo que a los que se están comiendo semejante marrón no les importará que corra todavía más, aquí van algunas nuevas gotas. Vaya por delante, para los que necesiten poner en contexto este artículo, que utilizo números rojos para medir la simpatía que me producen los libertadores que anteponen la libertad de un pueblo a la de los individuos que lo componen. Detalle este, que en cualquier caso no me hace confundir patos con elefantes ni a ver libertadores de esos hasta debajo de las piedras como constantemente se empeñan en hacer muchos medios de comunicación y muchos políticos impresentables e irresponsables. Quien necesite contextualizar más puede recurrir a las hemerotecas de hace 32 años, pero sustancialmente las cosas son parecidas.

La ingenuidad no tiene lugar aquí, todos sabemos que las megamentiras no son un invento nuevo, aunque ahora se les llame fake news, pero por momentos uno siente que en los últimos tiempos estas suben un peldaño en la escalera del descaro. Innumerables veces a lo largo de este ya largo proceso uno enciende la tele y se encuentra en la pantalla con pseudopolíticos chupando como sanguijuelas sangre de otros y queriendo exprimir hasta el infinito la inacabable naranja vasca. Entonces, asqueado, coges el mando a distancia, cambias de canal y te encuentras a una banda, y digo banda porque es lo que son, una banda de tertulianos, en ocasiones pagados con dinero público, honorablemente presentados ante las cámaras, y todos ellos con cara de personas responsables, razonables y respetables llenándose la boca de gilipolleces y mentiras sobre la santa imparcialidad de la justicia y sobre la gravedad de unos hechos que todos, y digo todos, si bien no saben lo que fue (y me incluyo, ya que yo tampoco estaba allí) saben perfectamente lo que no fue.

El caso sería realmente de risa, si no fuese porque hay gente pudriéndose en la cárcel a cuenta de la gracia esta. Los políticos, periodistas y otros actores públicos que denuncian de diferentes formas la desproporcionalidad de las penas, tal vez por su condición deban hablar guardando las formas y con cierta moderación, pero a otros no nos toca más remedio que hacer el papel del que dice eso de que “el rey esta desnudo”. ¿Pero quien c... se puede creer que de una agresión de energúmenos a las tantas de la mañana se sale así? si de una simple pelea contenida se sale demacrao. Ahora va a resultar que se trató de un altercado a lo James Bond de los que se sale con la camisa impoluta. Ataque por delito de odio... ¿dónde se ha visto que en una pelea te ataquen al tobillo? ¡Qué sarta de ridiculeces y absurdos en los solemnes juzgados! Durante aquellos días hubo un altercado grave, sí. Unos niños dieron una paliza a un compañero de colegio. No recuerdo cuantos días estuvo ingresado en la UVI o en la UCI, cualquier periodista puede ayudarme con la hemeroteca. Ese hubiese sido el desenlace de un altercado grave.

Todos lo saben, todos saben lo que no pasó, pero todos mienten descaradamente, lo saben los jueces, que también saben que han reventado de paso la confianza de muchos miles de personas en la ya tocada justicia, incluida hasta la confianza de los que aplauden sus decisiones, que tontos no son y se dan perfecta cuenta de lo que está pasando aunque ello les favorezca. Lo saben los tertulianos que siguen con su charlatanería, su bla, bla, bla y su inquebrantable respeto a las decisiones judiciales. Y lo saben mejor que nadie los irresponsables pseudopolíticos que, a falta de ideas, siguen queriendo sacar provecho como sea de la inagotable ya mentada naranja vasca y son capaces para ello de plantarse a tocar los c... y a dar mítines en la misma villa, y en el sumun del surrealismo y el sarcasmo a grabar una entrevista en el mismísimo lugar de los hechos. En definitiva, todos saben que están jodiendo a unos inocentes, pero se la suda, les viene a huevo y punto.

Y hasta aquí hemos llegado. La mentira existía, claro, ¿pero así de descarada y sin consecuencias negativas para sus usuarios? Tell me lies, decía la canción, y sí, ese es el problema, si a tus seguidores no les importan tus mentiras y a ti te benefician, pues todos a mentir. Y si quedaba algún resquicio sobre esto de la mentira, va y se nos planta Fernando Savater hace un par de meses ante las cámaras de una televisión nacional y esto ya parece la canción del autobús -aquella que cantábamos cuando nos llevaban de excursión en el cole-. Se pone a hablar sobre hechos que ocurrieron en Ordizia hace ya más de 30 años... miente... nos calumnia de paso a todos los hermanos de Yoyes... -según lo que digas la mentira puede ser algo más que lo opuesto a la verdad- y se queda tan pancho. Y uno se queda atónito y se pregunta: ¿cómo es posible que un filósofo, capaz de escribir Ética para Amador, entre también al trapo de las mentiras con semejante desparpajo? Uno lo escucha alertando con sólidos argumentos sobre el peligro de los nacionalismos en innumerables manifestaciones por todo el país -y digo lo de sólidos sin segundas intenciones- y se queda estupefacto al cuadrado viendo agitarse delante de el según habla una multitud de banderas que solo se diferencian de las que representan a los nacionalismos que está criticando en el tinte que le han dado a la tela y en el tamaño del territorio que reivindican para sí sus portadores. Y sí, y él se queda tan pancho, debe de ser eso lo que expresa su cara. Cuando lo ves además alimentando in situ la gran mentira de Alsasua uno ya solo pide que Shakespeare intervenga.

No soy periodista ni novelista, es decir, me cuesta escribir, pero no me he tomado este trabajo para expulsar la rabia, para eso hay otras técnicas. El motivo ha sido la inquietud que produce observar que fácilmente se imponen en el espacio público actitudes de confrontación reforzadas con falsedades de catálogo frente a la obligatoria actitud de reflexión y razonamiento, además y sobre todo, de las consecuencias que esto puede tener en el futuro. Y el objetivo, que es muy simple, como no soy político lo voy a decir claramente. No me dirijo a los que con sus más y sus menos pueden estar previamente ya de acuerdo con el contenido de esta carta y a los que por otra parte no les aporta gran novedad. Tampoco a los que sé ya de antemano que nunca van a llegar a leerla. Me dirijo a los españoles de buena fe que han llegado hasta estas líneas. Tanto a los patriotas, a los que se sienten orgullosos de serlo, como a los que aun sabiendo sentirnos orgullosos de lo que conseguimos por nuestro propio esfuerzo no terminamos de pillarle el rollo a eso de sentirse orgulloso por algo que te han dado hecho, como el sexo, la raza, la nacionalidad o el color del pelo. En definitiva, me dirijo a personas con DNI nacionalidad española y con el denominador común de de buena fe para que reflexionen si han dado el voto a individuos irresponsables que en el logro a cualquier precio de sus intereses particulares no vacilan en redirigir la historia de España hacia el muro de los garrotazos de Goya.






°

Lo Que Ganó Euskal Herria el 28A

Aquí un comentario editorial por parte de Gara con respecto al 28A. De tono un tanto cuanto triunfalista, sobre todo visto lo visto en Nafarroa:


Parecía un día en el que solo cabía perder... y Euskal Herria lo ganó todo. El neofranquismo que venía en tropel y a careta quitada –desde la irrupción de Vox al angustiado intento de suma navarra, pasando por los exabruptos de Maroto– ha sido derrotado como nunca antes. Su desplome en el escenario post-ETA era una evidencia desde 2011, que se tapaba con propaganda española y bravuconadas vascas. Desde ayer, saben cuántos son: 290.000 entre un censo de 2,3 millones. Ni menos, ni más. Ni un diputado en la CAV, cero marotero, y un tropiezo serio para recuperar el poder en Nafarroa.

Este 28A había quedado encajado en el calendario exactamente entre el aniversario del bombardeo de Gernika y el del fin de ETA. Son dos acontecimientos que dan sentido al resultado y perspectiva a la evolución de este pueblo, con sus subidas y bajadas de tensión, acelerones y parones como cualquier otro. Pero no es solo cuestión de historia, también hay un factor generacional en todo esto: no se explica de otro modo que EH Bildu supere hoy en Araba al PP, que le sacaba un tercio incluso en el mejor resultado de Amaiur en 2011 (45.891 frente a 32.267) o que la derechona navarra pase hoy a duras penas de los 100.000 votos cuando en tiempos de Aznar sumó 150.000.

Hay otra victoria; las urnas vascas no solo han resistido al fascismo, también han frenado la asimilación. Estas elecciones de 2019 reproducían las de 2015-16; el único horizonte posible era español, entonces en clave ofensiva, intentar sondear una histórica vía democratizadora (ola de Podemos), y ahora a la defensiva, en modo «no pasarán» (ola del PSOE). En una campaña sin perfil vasco alguno, este volumen de voto abertzale es casi un milagro.

Resultó que la tan cacareada reconquista no ha sido facha, sino vasca. La diferencia es que Euskal Herria no quiere conquistar España, solamente que la dejen en paz (en el peor de los casos) o liberarse a sí misma (en el mejor). Este resultado no cambia sustancialmente el marco español –a la espera de con quién decide gobernar Sánchez, la Zarzuela, el IBEX35 o quien sea que mande allí–, pero sí limpia y fortalece el marco vasco. Y el siguiente paso está a la vuelta de la esquina, en mayo.






°

Y el Trifachito... Triunfó

Antes de pasar a la muy ejemplificante nota publicada por Naiz con respecto a los resultados electorales del 28A, queremos puntualizar que al final de cuentas, dados los resultados obtenidos por el PNV y el PSOE, los pensionistas, por mucho que los queramos y admiremos.... votaron por los partidos que los están abriendo en canal, así de sencillo. Sus advertencias fueron vanas, simplemente no se reflejaron en las urnas. Lo decimos porque ya no daremos seguimiento a sus movilizaciones.

Realmente llegamos a pensar que lo suyo iba a ser trascendental, que realmente iban a dar el ejemplo de insumisión ante el sistema. NO VOTARON por el único partido que les garantizó luchar por el 1,080.

Establecido lo anterior, aquí la información:


Como en anteriores citas a las Cortes españolas, el resultado varía mucho si de la ecuación estatal quitásemos a Euskal Herria y Catalunya. De hecho, sin ambas naciones, la suma de PP, Ciudadanos y Vox hubiese superado a la de PSOE y Podemos.

@zalduariz

Si hace tres años los buenos resultados de Podemos se fundamentaron en gran medida en los espectaculares resultados que la formación obtuvo en Catalunya y Euskal Herria, este año ha sido el freno a la derecha el que ha destacado en las dos principales naciones sin Estado. Hasta el extremo de que, si retirásemos a Catalunya y Hego Euskal Herria de la ecuación estatal, el trifachito tendría la mayoría absoluta en el Congreso.

En un Estado español con ambas naciones independendizadas, PP, Ciudadanos y Vox hubiesen logrado 140 diputados de un total de 279, mientras que PSOE y Podemos sumarían 135. Una distancia que no podría subsanarse ni metiendo en ese saco a los dos diputados de Coalición Canaria, el de Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

Por contra, si sumamos los resultados de Hego Euskal Herria y Catalunya, el panorama da un vuelco notorio: la suma de las derechas españolas solo llega a los nueve diputados, mientras que PSOE y Podemos se elevan hasta los 30 escaños. Las fuerzas netamente independentistas (EH Bildu, ERC y JxCat) se encaraman hasta los 26, un grupo al que podría sumarse, bajo el abrigo del soberanismo, a los ses diputados del PNV.






°

Euskal Herria y el 28A

El proceso electoral convocado por Pedro Sánchez ha llegado y se ha ido, dejando en su estela un panorama al que todavía le falta desarrollarse plenamente y que necesitará de las próximas horas e incluso días para materializarse.

Por el momento, les dejamos con este comentario editorial de Naiz:


La realidad española y la vasca se muestran radicalmente diferentes a diario y durante las 24 horas, pero es en las campañas electorales estatales cuando esa divergencia se vuelve más visible todavía. No hay que ser experto en semiótica para constatar que nada tuvieron que ver los debates realizados lunes y martes en las televisiones estatales con los producidos estas dos semanas en las vascas, por poner un ejemplo. Una gran parte de la ciudadanía vasca ve fascista pero también ridículo a Abascal, histriónico y a la vez vacío a Rivera, demagogo e impresentable a Casado, leve y timorato a Sánchez, bienintencionado pero un tanto ingenuo a Iglesias.... Es una sensación mutua: tampoco muchos de esos políticos españoles entienden, ni quieren entender, qué son Errenteria o Altsasu, ni tampoco Iruñea, Bilbo o Baiona.

Esas diferencias de formas apuntan al fondo, que es lo realmente divergente. En esos debates de campaña españoles se ha hablado, no se puede negar, de cuestiones que interesan a Euskal Herria, como las pensiones o la inmigración. Pero los parámetros de la discusión, y el listón, están políticamente a años (en ocasiones a años-luz) de cómo se conciben y desarrollan en la sociedad vasca o catalana. Si se habla de jubilaciones, por ejemplo, la pregunta clave en este país no es ya si se deben actualizar en función el IPC, sino si cabe llegar a los 1.080 euros mínimos; este fue, de hecho, el punto de fricción en la negociación presupuestaria de la CAV entre el Gobierno Urkullu y EH Bildu. Si se habla de inmigración, mientras en Madrid se sigue discutiendo si se quitan las sangrientas concertinas de Ceuta, en Euskal Herria un atunero reconvertido atiende en las costas griegas a los heridos en esa odisea transmediterránea... y es Madrid quien le impide rescatarlos. Se podría seguir tema a tema, hasta el infinito. No es casual que las leyes vascas bloqueadas en el Tribunal Constitucional español sean mayoritariamente sociales.

De la expectativa a la contrarrevolución

Aunque la iniciativa política en Euskal Herria aparezca ciertamente muy bloqueada, el impulso social no pierde fuelle y aumenta esa disociación entre el norte y el sur del Ebro: las movilizaciones feministas o de pensionistas superan con creces a las del Estado hasta quedar como referencia principal para medios internacionales. Lo mismo ocurrió en Catalunya hace unos años con las protestas contra la guerra de Irak o más recientemente por los derechos humanos de las personas inmigrantes. El «procés» es la consecuencia lógica de ese desencaje absoluto, de un país que no cabe en otro drásticamente distinto. En Euskal Herria, un proceso independentista con éxito partirá también inevitablemente de ese punto, más allá de las indudables diferencias identitarias e históricas.

La pulsión reformista o incluso revolucionaria de estas dos naciones bien podía haber contagiado a España, pero ha desencadenado justo lo contrario: contrareforma y contrarrevolución, en forma de autoritarismo, machismo, racismo... Euskal Herria y Catalunya crean en España dinámicas centrífugas, que se repelen, sin efecto imán posible. En la doble cita electoral consecutiva de 2015 y 2016, esta evidencia histórica pareció en duda por la irrupción del unionismo democrático y de izquierdas representado por Unidas Podemos. De hecho, su tirón porcentual fue mucho mayor en estas dos naciones que en el resto del Estado. Pero si había realmente una expectativa, no se ha terminado de consumar y hoy lo que emerge en España es una involución brutal.

Lo primero determinante es votar distinto

Con 23 diputados sobre 350 en Euskal Herria, incluso con los 47 de Catalunya o los 70 que da la suma, es aritméticamente complicado argumentar que el voto vasco o catalán va a ser resolutivo hoy en las Cortes españolas. Es muy difícil prever que Euskal Herria y Catalunya acaben transformando España, pero sí pueden salvarse a sí mismas y ese ya es un motivo de peso para votar.

El primer requisito es de permeabilidad, no dejarse envolver en la inercia estatal, votar distinto, radicalmente distinto. No van a contagiar a Madrid, pero sí les es imprescindible –para la supervivencia nacional y la libertad y los derechos de sus gentes– no ser contagiadas. Y, a partir de ahí, aprovechar ventanas de oportunidad si se abren; coger oxígeno, si no son ventanas sino simples grietas; y acumular fuerzas para derribar puertas, si lo que levanta este 28A es un puro búnker.






°

domingo, 28 de abril de 2019

7 Años de Harrera

Mientras el Estado Español se convulsiona a la espera de los resultados finales en las urnas, desde Noticias de Gipuzkoa traemos a ustedes información sustancial acerca de un tema aún por resolverse tras la culminación del DDR de ETA.

Lean ustedes:


La asociación asistencial celebra en Elgeta su asamblea general anual

J. Arretxe y Javi Colmenero

La asociación Harrera, cuyo objetivo es “ayudar a la integración social de las mujeres y hombres de Euskal Herria que han sufrido la cárcel o el exilio”, ha atendido a unas 350 personas y, tras el adiós definitivo de ETA en mayo de 2018, aborda una nueva fase en la que exiliados y huidos regresan a Euskal Herria tras décadas en otros países. En el último año han sido siete las personas que han regresado regularizando su situación jurídica y 36 las que han salido de prisión.

Son datos del balance que la asociación asistencial, que cuenta con unos 3.000 socios y preside Sebastian Barinagarrementeria, ofreció ayer en su octava asamblea anual, que se celebró en Elgeta. Junto a esas cifras, también subrayaron que Harrera ha ayudado a 19 personas a encontrar trabajo (diez de ellas con empleo fijo, siete con temporal y dos en prácticas) y ha contribuido económicamente a la situación de 35 personas, de las que 21 no contaban con recurso económico alguno al salir de prisión.

La asociación se puso en marcha en 2012 y desde entonces ha abordado la situación de unos 350 expresos condenados por delitos vinculados con ETA. El vicepresidente de Harrera, Juan Karlos Ioldi, considera que estos siete años de andadura evidencian que “la asociación ha ganado la solidez y el respeto de la sociedad, y en concreto con las instituciones como el Gobierno Vasco, con las que tenemos relación para afrontar los problemas que se nos presentan”.

En los últimos años asoma una nueva casuística entre las que gestiona Harrera. “Sobre todo en el último año estamos viendo que vienen personas que han estado en el exilio o deportadas”, describe Ioldi “una situación novedosa” para la asociación.

“Una vez regularizan su situación jurídica en las embajadas, llegan aquí y lo hacen por lo general en una situación bastante precaria;en algunos casos sin familiares, en otros casos sin ningún apoyo... Harrera tiene que ayudarles en el día a día: desde buscarles una pensión primero, luego un piso de alquiler, para lo que hace falta un trabajo o una nómina...”, describe Ioldi un proceso que empieza por lo más básico: sacarse el DNI, porque no tienen nacionalidad.

Tras pedir el certificado de nacimiento en el registro civil, acuden a hacerse el DNI. “Cuando vamos con la persona que ha vuelto, ven a agentes uniformados, lo que les genera incertidumbre”, reconoce Ioldi, que asegura que desde Harrera les explican que “después de presentar el expediente, lo mandan a Madrid y pasados unos tres días nos llaman para volver y recuperar el DNI. Ahí se genera una situación de nervios, y cuando salimos, lo primero que hacen es llamar a casa para decir que ya está todo bien y que tienen DNI”. A partir de ahí, lograr la tarjeta sanitaria, un empleo, el carnet de conducir o un piso en alquiler son las necesidades en las que ayuda Harrera.

Ioldi reconoce las “dificultades” de este colectivo “para integrarse en el mundo laboral, porque tienen entre 59 y 68 años. Valoramos su situación y si han cotizado en los países de origen, con los que puede haber algún tratado, pues a ver qué cotización puede quedar”.

Más allá de estos huidos y deportados, el vicepresidente de Harrera se muestra preocupado por los expresos “que están cerca de jubilarse. Vamos a realizar un análisis a ver cómo les podemos ayudar”.






°

La CAV Borra al Trifachito

Dos buenas noticias para Euskal Herria:

a) La extrema derecha se queda sin representantes en la CAV. El voto se ha diluido entre el PNV, Ciudadanos, el PP y Vox. Como resultado, las tres formaciones españolistas se quedan sin representación.

b) La mendaz campaña por la abstención comandada por ATA y sus grupos satélites no ha tenido respuesta sino mas bien al contrario, más gente ha salido a votar, lo cual se ha materializado en un pequeño repunte para EH Bildu en la CAV.

Aquí los resultados según nos informa Público:


La fragmentación del voto en la derecha penaliza a la formación de Casado y el repunte de la participación da aire al PNV, que salve vencedor con seis escaños y revitaliza a los socialistas, que llegan a los cuatro. Podemos pierde dos diputados y empata a cuatro EH Bildu, que gana uno y podría sumar otro en Navarra, muy disputado por el PSOE.

El varapalo ha sido mayúsculo para el Partido Popular en toda España, pero especialmente en Euskadi, donde se queda sin ninguno de los dos escaños que había logrado en 2016. El declive de los conservadores en el País Vasco viene de lejos, pero la coyuntura actual, con el auge de Vox y la consolidación de Ciudadanos ha fragmentado  tanto el voto de la derecha que no se ha podido valer de  la alta participación, que ha llegado al 74,5%, casi diez puntos más que en 2016.

Sin dudas ha sido el PNV el gran vencedor de esta noche electoral con más de 366.000 votos, más del 31%, y llevará a Madrid seis diputados, con Aitor Esteban a la cabeza. Son casi 100.000 votos más que en el los pasados comicios, cuando obtuvieron cinco diputados y 287.000 votos. Si Sánchez, con una holgada mayoría y protagonista de la gran remontada de un PSOE que hace dos años casi hacía aguas, decide mantener distancias con Ciudadanos, puede encontrar en los nacionalistas vascos el mismo apoyo que obtuvo de ellos durante la moción de censura que echó a Mariano Rajoy y al PP de La Moncloa.

El batacazo del PP no puede haber sorprendido. Ya lo advirtió su vicesecretario de Organización, Javier Maroto, candidato al Congreso por Álava, quien en sus intervenciones públicas y en debates televisados pedía —casi rogaba— a los votantes conservadores que no dividieran fuerzas ante las expectativas generadas por Vox y la beligerancia de Albert Rivera. Pero sus plegarias han caído en saco roto. Su partido ha caído alrededor de un 4% y no ha llegado no a los 90.000, apenas un 7,4%. Maroto no ha logrado su escaño, que cae en manos del candidato de EH Bildu, Ruiz de Pinedo. Mientras, Vox ha pasado de menos de mil sufragios (0,08%) a más del 2%, superando los 25.000 votos. Un avance que no les ha servido para nada. Ciudadanos, que tampoco ha obtenido representación en Euskadi, se ha quedado por debajo de los 40.000 que cosechó en 2016.

Además del PNV, ha sido el PSE el más beneficiado del aumento de la participación. Los socialistas vascos han rozado el 20% con más de 240.000 votos, lo que les ha valido sumar un escaño más a la bancada de Pedro Sánchez en el Congreso. En total, cuatro escaños que, sin duda, beben de la caída de Podemos en Euskadi. Los de Pablo Iglesias han perdido más de 100.000 votos y se han quedado en poco más de 210.000 (17%), lo que se traduce que la pérdida de dos escaños, de seis a cuatro.

También ha sido una noche de celebración en el cuartel general de EH Bildu, que ha aumentado un escaño y 50.000 votos. La formación de Arnaldo Otegi ha obtenido un 16,5%, tres puntos más que en 2016, e irán a Madrid a prometer sus cuatro escaños "por imperativo legal", al que están cerca de sumar otro más en Navarra.






°

El Gaztetxe de Gasteiz

En el portal de Hala Bedi se ha publicado este imperdible artículo acerca de un hito muy particular para el movimiento juvenil antisistema de Euskal Herria:


El 28 de abril se cumplen 31 años desde la primera patada. Una patada al edificio de las cocheras del Obispado que pocas podrían pensar que tendría tanto recorrido. Asambleas, ocupaciones simbólicas, mociones o charlas informativas fueron las que labraron el camino de la ocupación del Gaztetxe de Gasteiz.

Año 1986. En mitad de una vorágine de movilizaciones, sonidos punk-rock, los GAL actuando fin de semana si y fin de semana también, enfrentamientos con la Policía Nacional y movimientos obreros y estudiantiles, el movimiento juvenil alternativo continuaba organizándose para hacer frente a las diferentes problemáticas. En una Gasteiz sin recuperarse de heridas como las del 3 de Marzo de 1976, el movimiento libertario tomaba forma a una velocidad más acelerada que el resto de Euskal Herria.

Hala Bedi Irratia trataba de asentarse, pese a los continuos chapes de sus centros de emisión, y servía de base y altavoz de este movimiento incipiente. También el fanzine ‘Resiste’ era referente del movimiento autónomo en la ciudad. Ese mismo año nació la ‘Asociación Cultural de la Zapa’, entorno a la calle Zapatería de Alde Zaharra, organizando conciertos, exposiciones, actos de protesta… Pero no era suficiente. Las ansias por un local propio sin control institucional eran cada día mayores y fue en el verano de ese año cuando se empezó a juntar un grupo de jóvenes para dar forma a aquella idea.

Junto al fracaso escolar, los índices de paro superiores al 30% en la juventud, la política especulativa de vivienda… condenaban a la juventud gasteiztarra a un ‘No Future’, a vagar por las calles, y a estar tutelados por las instituciones en todas sus actuaciones, imposibilitando su emancipación. En diferentes asambleas, este pequeño pero diverso grupo de jóvenes, autónomo y libertario, sacó diferentes conclusiones tras reflexionar sobre la situación que vivían entonces las personas la capital alavesa.

Una de éstas era la clara necesidad de organizarse en diferentes marcos que pudieran afectar directamente a las personas jóvenes, estuviesen organizadas o no. El elevado coste que tenía entonces la vivienda fue un tema que apareció reiteradamente, asamblea sí y asamblea también, ya que éste impedía la posibilidad de acceder a una casa a la hora de emanciparse.

La autogestión -postulado clave en el movimiento autónomo de Euskal Herria-, una forma de organizarse que comenzaba a sonar con fuerza a mediados de los 80, era otro tema candente. ¿Cómo autogestionarse? ¿Qué es la autogestión? ¿Significa prescindir de cualquier tipo de ayuda exterior? Este debate, que sigue presente 31 años después en los diferentes colectivos del movimiento popular, dejaba muchas dudas, pero también cosas claras. Una de ellas era la innegable necesidad de un local que, en principio, no se planteaba como ‘local juvenil’. Se necesitaba un local autogestionado. Punto.

Otro tema central era el aumento de la represión por parte de la Policía Municipal de Gasteiz, colaborando con la Policía Nacional en tareas represivas contra las continuas movilizaciones a favor de los refugiados políticos y en contra de las actuaciones de los GAL. Si antes se limitaban principalmente a multas de tráfico y control de drogas, comenzaron a realizar acciones conjuntas con la Policía Nacional -que entonces tenía la comisaría en la calle Correría-.

Los problemas eran muy variados, al igual que los debates. Pero se necesitaba algo común y eso sería el local autogestionado. Era hora de ir todas a una.

Al principio, esta idea sólo se propagó entre la gente más cercana al movimiento, pero más adelante se impulsó la participación de cualquier persona interesada en el proyecto. No había miedo: del boca a boca se pasó a avisar por carteles de las asambleas que se realizaban todos los sábados a las seis de la tarde en el local de la junta de desempleados del barrio de Zaramaga. Una, dos, tres, cuatro… La ‘Asamblea juvenil de Gasteiz’ comenzaba a andar a un ritmo frenético, ya que asamblea tras asamblea el número de participantes crecía, pese a las reticencias de algunas familias políticas. En concreto, la izquierda abertzale, que hoy es partícipe del proyecto, pero en su origen no participaba en el mismo.

Del boca a boca a los carteles, de reuniones pequeñas a asambleas anunciadas, y de reflexiones internas a reivindicaciones en los medios de comunicación. Poco a poco, periódicos o radios se hacían eco de las reivindicaciones, que eran acompañadas de charlas informativas en diferentes puntos de la ciudad.

Se desarrolló una labor expansiva y extensiva a grupos sociales de la ciudad, como grupos de tiempo libre. Tan solo dos meses y medio antes de la ocupación, el 13 de febrero de 1988, una kalejira recorrió las calles de Gasteiz exigiendo la necesidad de un Gaztetxe. Eran tales las ansias, que se ocupó de manera simbólica la Asociación de Vecinos Gasteiz Txiki, denunciando la falta de locales para el desarrollo de las inquietudes de la juventud gasteiztarra.

Tan solo 10 días más tarde, llegó la hora de mostrar públicamente quién estaba detrás de estos actos. El 24 de febrero de 1988, se presentaba oficialmente la Asamblea Juvenil de Gasteiz.

Paralelamente, los medios de comunicación no ocultaban la labor de la asamblea. Tanto que se planteó la opción de presentar una moción en el Ayuntamiento, reivindicando la necesidad de que cada barrio tuviera su local, con un funcionamiento libre, autogestionado, abierto a diferentes colectivos, sin horarios ni ‘jefes’ y sin ningún tipo de control policial.

Dicha moción tuvo que hacer frente a diferentes problemas logísticos y de apoyo. No se podía esperar. Había que buscar locales para ocupar y seguir con los proyectos que tenían entre manos de una forma más libre.

Años de asambleas, reflexiones, charlas… Que no terminarían pero que si que tomarían una nueva forma de lucha a partir del 28 de abril de 1988.

Ese día, sobre la una del mediodía y atraídos por unos pasquines, alrededor de 300 personas se juntaron y comenzaron una manifestación que comenzó en Fariñas y que acabaría con la okupación de lo que hoy en día conocemos como Gasteizko Gaztetxea.

Patada y pa’ dentro que esta vez no sería simbólica. A las 300 personas se les siguió sumando gente para realizar obras o limpiar el local de las cocheras del obispado de Gasteiz. Mientras que se sacaban cientos de kilos de basura del interior del edificio, se comenzaban a organizar distintos sistemas de resistencia.

Las primeras semanas estuvieron llenas de tensión y trabajo. Todos los días dormían 20 personas en el interior, ante el altísimo riesgo de desalojo. Reuniones todos los días, acompañadas por visitas diarias de la policía… Pero había tanta gente congregada que no se atrevían a intervenir.

Estaba hecho: el movimiento popular de Gasteiz y la juventud habían ganado una de las partidas más importantes de los últimos años. No tenía vuelta atrás, nacía el Gaztetxe de Gasteiz.

A día de hoy, este proyecto puede presumir de ser uno de los más consolidados de Gasteiz. Pocas personas pueden decir que no han estado, no hayan conocido a alguien que milite, que no se haya pasado por las asambleas o no se haya echado una cerveza en ‘la casa de la colina’. Una casa en la que una asamblea de jóvenes -que no eran casi ni ‘proyecto de vida’ en 1988- sucede a quienes se echaron a un lado, para organizarse en otros marcos pero compartiendo objetivos.






°

Otro Joven de Altsasu Detenido

En lo que parece un ciclo de violencia estatal interminable, EiTB nos reporta que se ha llevado a cabo la detención de otro joven en Altsasu, su nombre, Beñat Zelaia. O sea, igual que sucede en Amurrio, el estado encuentra la manera de continuar violentando la vida diaria de los vecinos de esas localidades.

Aquí la información:


Tras declarar, ha quedado libre a la espera de juicio. Ikasle Abertzaleak ha realizado una concentración en Alsasua. Sortu ha denunciado la detención "casualmente en víspera de las elecciones".

Esta tarde ha quedado en libertad el joven que la Guardia Civil había detenido horas antes en Alsasua en relación a los incidentes ocurridos el 26 de abril de 2016 en el Campus de Leioa de la Universidad del País Vasco (EHU-UPV), según ha denunciado la organización juvenil Ikasle Abertzaleak en las redes sociales. IA ha utilizado también las redes para informar poco después de las 18:30 horas de que el joven ha quedado en libertad, a la espera de juicio.

El 26 de abril de 2016 Ikasle Abertzaleak convocó una manifestación en el campus de Leioa bajo el lema "Ikasleon aurkako erasorik ez" (no a los ataques contra los alumnos) en protesta por las medidas disciplinarias que se habían adoptado contra varios alumnos que habían participado el mes anterior en el encierro contra la LOMCE llevada a cabo en la Universidad de Ingenieros de Bilbao. La manifestación terminó con incidentes y la Ertzaintza identificó a seis personas a las que acusó de intentar entrar a la fuerza en el Rectorado y herir a un vigilante en el asalto. Ikasle Abertzaleak denunció que 15 alumnos también sufrieron diversas lesiones provocadas por los guardas de seguridad y la Ertzaintza.

Los seis jóvenes identificados aquel día iniciaron la dinámica Leioako 6ak aske (libertad para los 6 de Leioa) porque no aceptaban los cargos que se les imputaban: desórdenes públicos, desobediencia, atentado contra la autoridad, daños, lesiones e insultos. "La manifestación en la que participamos fue una iniciativa política, por lo que nos detendrán y juzgarán por un acto político" denunciaron en 2017.

Según ha podido saber Euskadi Irratia, el joven recibió una citación judicial para declarar sobre esta causa, pero no se presentó, ya que "no lo consideran legítimo" al entender que participaron "en una acción política". Hoy ha sido detenido por la Guardia Civil, a las 11:25, en un control rutinario de seguridad ciudadana, por una requisitoria del Juzgado número 4 de Getxo (Bizkaia).

Tras declarar, ha quedado en libertad a la espera de juicio.

Antes de su puesta en libertad, se ha celebrado una concentración en repulsa por la detención a las 17:00 horas delante del Ayuntamiento de Alsasua.

Sortu pide la "inmediata liberación" del joven

Tras conocerse la detención, Sortu ha hecho pública una nota en la que "exige la inmediata puesta en libertad del joven. Euskal Herria ha mostrado reiteradamente su deseo de vivir en paz y libertad. Y hoy de nuevo, la Guardia Civil ha actuado contra la juventud y contra Altsasu. Cuándo, y en la víspera de elecciones. No es casualidad. Esta detención deja en evidencia otra vez el deseo de enrarecer el ambiente político por parte del instituto armado".

"Sortu se reafirma en su compromiso de lucha por la paz y la convivencia democrática. Y para eso, la Guardia Civil tiene que irse de Euskal Herria" han concluido.

Denuncia del gaztetxe de Alsasua y el movimiento Ospa

Por otra parte, la asamblea del gaztetxe de Alsasua y el movimiento Ospa han emitido un comunicado donde han señalado que los estudiantes detenidos decidieron no presentarse voluntariamente al juicio, ya que "no lo consideran legítimo" al entender que participaron "en una acción política".

La asamblea del gaztetxe y Ospa aseguran en el comunicado que, "hasta que no cambiemos de raíz esta sociedad, la represión será una respuesta sistemática y estructural y, hasta que no acabemos con la lacra de la represión, será imprescindible desarrollar mecanismos para defendernos de la represión".






°