miércoles, 26 de octubre de 2016

La Real Politik Borbónico-Franquista

Los sociatas han terminado por aceptar su papel secundario en el gran esquema político del régimen español emanado del levantamiento fascista de 1936 y la refundación de 1978.

Aquí les compartimos este artículo publicado en Naiz con respecto al análisis que de lo anterior hace la izquierda abertzale:


Los diputados de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia y Oskar Matute han atribuido la decisión del PSOE de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy a que «una vez más, ha primado la unidad de España sobre cualquier otra consideración», por lo que han acusado a ese partido de «aceptar convertirse en muleta del PP». La coalición ha reiterado que votará un «no rotundo» a la investidura de Rajoy porque «es una muy mala noticia que vuelva a ser presidente para los que defendemos la soberanía en este país».

Los diputados de la coalición soberanista Marian Beitialarrangoitia y Oskar Matute han ofrecido una rueda de prensa en Donostia en la que han considerado que esta es «una semana de clarificación» y han lamentado que, «una vez más, ha primado la unidad de España para castigar a las clases populares» o para «frenar un desarrollo democrático como el que el pueblo catalán está llevando a cabo».

«El viraje del PSOE se entiende única y exclusivamente» por la «razón de Estado» y la defensa de la «tan cacareada unidad de España», ha dicho Matute, que ha acusado al PSOE de aceptar «ser la muleta del PP, el socio menor de los partidos que sustentan el régimen del 78».

«La Gran Coalición tiene forma de abstención», ha añadido.

A su juicio, un nuevo gobierno del PP resulta perjudicial para los intereses vascos porque significa «más centralización, más ataques al autogobierno y más utilización de los tribunales contra lo que se decida» en Euskal Herria.

Asimismo, ha reiterado que EH Bildu votará un «no rotundo» a la investidura de Mariano Rajoy porque, a su entender, «es una muy mala noticia que vuelva a ser presidente para los que defendemos la soberanía en este país».

De este modo, ha incidido en que el Ejecutivo del PP «va a traer más centralización, más ataques al autogobierno y más imposición con la utilización de los tribunales para dejar sin efecto lo que aquí vayamos construyendo».

Consecuencias

El diputado de la coalición soberanista también ha advertido de las consecuencias sociales y económicas para los vascos, que traerán «más recortes impuestos por Bruselas, más políticas neoliberales y más destrucción del ya menguado estado de bienestar», así como de las referentes a la paz y la convivencia, con «más bloqueo y más sufrimiento».

Matute ha subrayado que EH Bildu no va a «caer en la resignación» y que es posible «hacer cosas para defender los derechos y la dignidad de los vascos».

Por ello, ha apelado a otras fuerzas a hacer una defensa «clara y explícita de los derechos de los vascos» y a que «podamos ser incluso unitarios en la defensa de aquellas cuestiones que desde Euskal Herria puedan decidir sus ciudadanos». «Esa tiene que ser la línea de actuación que guíe en Madrid a las fuerzas que defienden aquí el derecho a decidir», ha señalado.

Además, ha «tendido la mano de manera sincera» al PNV y a Podemos para hacer un «marcaje exhaustivo» al Gobierno del PP y para hacer una defensa conjunta de los intereses de la ciudadanía vasca. En su opinión, la proposición no de ley presentada la pasada legislatura en defensa de las decisiones adoptadas por los parlamentos e instituciones vascas es «un ejemplo a seguir y a incidir» en la presente.

En ese sentido, Beitialarrangoitia ha explicado que «las posibilidades de hacer algo conjunto en Madrid existen y no han dejado de existir en ningún momento». «En la corta legislatura anterior, nos emplazamos a seguir trabajando en esa senda cuando realmente hubiera visos de haber una legislatura en la que se pudieran presentar y decidir cosas y ahora habrá que ver cuál es la siguiente iniciativa», ha concluido.






°